Japón en África Subsahariana: cooperación en temas de salud

Dra Sunamis Fabelo                                                  MSc Yoslan Silverio                                                                                                         

 

 

Dra Sunamis Fabelo Concepción  y  MSc Yoslán Silverio González

sunamis@cipi.cu                             yoslan@cipi.cu

 

Japón se ha convertido en un socio estratégico para África por sus programas de inversión y de cooperación multimillonarios, manteniéndose como el quinto mayor donante de Ayuda Oficial al Desarrollo (AOD) en la región. Al multilateralizar las políticas de cooperación a través de la Unión Africana y sus instituciones, los vínculos de Japón con el continente se han consolidado desde 1993. Esto se puede apreciar tanto en las sucesivas Cumbres y reuniones ministeriales de la Conferencia Internacional para el Desarrollo de África (Tokyo International Conference on African Development, TICAD), como en la ejecución de programas concretos a nivel de subregiones y países, los cuales han demostrado los avances de las iniciativas implementadas, enfocadas en promover la transformación de las economías africanas a través de la diversificación. Sin dudas un objetivo bien ambicioso dados los problemas estructurales que estas presentan. Actualmente Japón tiene 36 misiones diplomáticas en la región, lo que es indicativo del nivel alcanzado en las relaciones político-diplomáticas que acompañan esta ofensiva nipona en materia de cooperación.

Durante TICAD VI – la única vez que se ha celebrado en un país africano – en Nairobi (Kenya), en agosto de 2016, Japón anunció que la AOD hacia África sería de 30 mil millones de dólares para el período 2016-2018, para proyectos de infraestructura y capacitación (Japan Ministry of Foreign Affairs, 2019, p. 239). En este sentido, los recursos destinados al mejoramiento de las infraestructuras - 10 mil millones - y a las iniciativas de desarrollo de capital humano beneficiarían a unos 10 millones de personas: formación de unas 30 mil del sector industrial, garantizarles al menos a 2 millones, acceso a servicios básicos de salud y unos 500 millones de dólares en asistencia para salvar la vida a más de 300 mil personas. De igual manera, unas 16 mil personas recibirían formación vocacional y unas 2.5 millones se beneficiarían de mayores oportunidades educacionales (White Paper on Development Cooperation 2017, p. 117). Estas proyecciones eran indicativas del interés de Japón de impulsar la cooperación con África en dichos sectores vitales para el desarrollo socioeconómico del área.

Desde febrero de 2015, Japón había establecido el programa Diseño Básico para la Paz y la Salud (Basic Design for Peace and Health) que perseguía promocionar, a partir de su experiencia en cuanto a servicios médicos – tecnología e insumos médicos –, sistemas de salud que tuviesen la capacidad para dar respuesta a situaciones como la generada por la epidemia del Ébola en África Occidental u otras enfermedades como la malaria, la tuberculosis y el VIH.  Por lo tanto, uno de los puntos principales en la agenda de cooperación de Japón con la región ha sido el relacionado con promover la fortaleza de los sistemas de salud para responder ante emergencias sanitarias. En este punto incluían, de igual manera, la preparación del personal necesario en los servicios básicos de salud. (Japan´s Ministry of Foreign Affairs, 2018, p. 41).

Un cambio sustancial en este sentido fue la epidemia de Ébola (2014-2015), a raíz de la cual se demostró cómo el estallido de una enfermedad infecciosa como esta podía expandirse rápidamente. Esta situación fue solo superada por la pandemia generada por la Covid-19. En aquel momento, la comunidad internacional, incluida Japón, se movilizó con el envío de personal médico y expertos. Japón también ayudó con asistencia financiera, con medicinas, kits rápidos para exámenes y cámaras térmicas. De esta experiencia se derivó la necesidad de fortalecer los sistemas de salud para que fuesen capaces de dar respuesta ante este tipo de amenazas a la seguridad humana. A partir de aquí también se consolidó la idea de contribuir a la formación de personal médico.

Japón ha planteado la necesidad de compartir las experiencias entre los diferentes actores internacionales – organizaciones y países donantes – así como fortalecer la colaboración para mejorar los sistemas de salud en los países en vías de desarrollo. (Ibidem, p. 43). Un aspecto fundamental de los objetivos de desarrollo sostenible de la ONU para 2030 es lograr la cobertura universal de salud (Universal Healthcare Coverage, UHC 2030). En sintonía con esto, el entonces Primer Ministro Shinzo Abe, durante TICAD VI, expresó que Japón daría especial apoyo a aquellos países que fuesen capaces de ser un modelo en cuanto a la promoción de cobertura universal de salud. (Idem, p. 43).

En septiembre de 2017 se realizó en Tokio la Cumbre sobre UHC, en la cual participó el Primer Ministro nipón, el Secretario General de la ONU, Antonio Guterres y el presidente de Senegal, Macky Sall, donde se consolidó el compromiso de Japón en cuanto a promover la cooperación en materia de salud atendiendo a su experiencia, conocimiento y tecnología a través de la asistencia física – construcción de hospitales, suministro de medicinas y aparatos médicos – y la asistencia no física – desarrollo de recursos humanos y de la propia conformación de los sistemas de salud. Todo ello con un alcance multidimensional que incluye a las poblaciones vulnerables, los refugiados y desplazados internos a través de programas alimenticios, nutricionales, vacunación, programas destinados a los niños y la maternidad, así como educación sexual y reproductiva, control de enfermedades infecciosas y cuidados de enfermería. 

Para citar algunos ejemplos concretos de las experiencias de cooperación médica de Japón en África se menciona el caso de Zambia, un país que presenta una situación depauperada en término de salud materna e infantil, así como en el control de enfermedades infecciosas. Aquí Japón creó el Proyecto para el Fortalecimiento de los Servicios Básicos de Salud y Manejo de Sistema Universal de Salud, del cual se beneficiaría la Provincia de Lusaka y la Southern Province en Zambia. En esas comunidades también se prestan servicios de apoyo en el transporte de mujeres embarazadas hacia hospitales de obstetricia, hipertensión arterial y diabetes.  (Idem, p.45). En lo relacionado con la asistencia bilateral para adoptar medidas preventivas contra el VIH/SIDA, crearon el grupo de Voluntarios de Cooperación Internacional de Japón sobre Enfermedades Infecciosas y Control de VIH/SIDA – Japan International Cooperation Volunteers (JOCV) on Infectious Disease and HIV/AIDS Control –. Con respecto a la tuberculosis y en conjunto con JICA, se estableció desde 2008 la Asociación Japonesa contra la Tuberculosis (Japan Anti-Tuberculosis Association) que también se ha desplegado en varios países africanos.

Con respecto al personal de asistencia de Japón, hay cinco tipos de Equipos para el Alivio de Desastres (Japan Disaster Relief Teams): 1ro.  Equipos de Búsqueda y Rescate (Search and Rescue Team); 2do Equipos Médicos (Medical Team) para proveer asistencia médica; 3ro.  Equipos de Respuesta a Enfermedades Infecciosas (Infectious Diseases Response Team); 4to. Grupo de Expertos (Expert Team) y 5to. Unidades de Autodefensa (Self-Defense Force Unit) para llevar a cabo actividades médicas, transportación de suministros de ayuda y de personal médico cuando se trata de desastres de gran escala. Cada uno de estos equipos son desplegados de manera individual o en combinación (Idem, p. 78)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Después de Asia, África ha sido la segunda región con más países en los cuales se han desplegado estas brigadas de asistencia, totalizando (1988-2019) once países y también con la segunda mayor cantidad de ellas (18 veces). Los países fueron: Etiopia, Sudán, Costa de Marfil, Egipto, Mozambique, Argelia, Marruecos, Ghana, Liberia, Sierra Leona y República Democrática del Congo. Con respecto a su composición (como se puede apreciar en la tabla anterior): los Equipos de Búsqueda y Rescate se desplegaron en 3 países; los Equipos Médicos lo hicieron siete veces, dos de ellos en 2019 a raíz del ciclón que afectó Mozambique; los Equipos de Respuesta a Enfermedades Infecciosas, dos veces en la RDC; el Grupo de Expertos en cinco países y las Unidades de Autodefensa, cuando la epidemia de ébola en Ghana en 2014. Japón envió sus Equipos de Respuesta para el Alivio a Desastres y Enfermedades Infecciosas (Japan Disaster Relief Infectious Diseases Response Team) para el enfrentamiento a la epidemia de ébola en Liberia, Sierra Leona y la RDC.   

Otras iniciativas que se han realizado a través del sector privado en el área de la medicina ha sido por ejemplo la compañía Kepple la cual ha desarrollado plataformas de medicina electrónica (e-health plataform) que incluyen servicios de telemedicina, compras de medicamentos online y citas médicas (Velluet, 2021). El concepto de medicina remota ya se está introduciendo en África, en este caso en Lagos – Nigeria – y es un sector con muchas potencialidades de cooperación de experiencias de trabajo.

Con motivo a la crisis generada por la pandemia de la Covid-19 Japón decidió extender la Ayuda de Emergencia a siete países africanos por un valor de 28.9 millones de dólares a través de organismos internacionales como Programa Mundial de Alimentos, la UNICEF y el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, a Burkina Faso, República Centroafricana, Chad, RDC, Mali, Níger y Sudán del Sur. (Ministry of Foreign Affairs of Japan, 2021a). De acuerdo con el Embajador de Japón ante la UA, HORIUCHI Toshihiko, la asistencia nipona en el sector de la salud, gestionada por los acuerdos de la TICAD han ayudado al continente a hacer frente a la pandemia de la Covid-19. Entre los paquetes de asistencia estuvo un proyecto de un millón de dólares para el Centro Africano de Control de Enfermedades (Africa CDC) en 2020 para la compra de equipos y otros suministros. (Japan Mission’s Home Page at AU, 2020). Todo esto es indicativo del rol creciente de Japón en este sector tan sensible cuando se trata de atender a problemas sanitarios.

Referencias bibliográficas

Current Affairs Correspondent Africa (2019). Japan joins world powers in scramble for African Growth.  July 28, 2019. Disponible en: https://www.google.com/amp/s/www.beltandroad.news/2019/07/28/japan-joins-world-powers-in-scramble-for-african-growth/amp/

Japan Ministry of Foreign Affairs. (2017). Japan's International Cooperation 2017. Tokyo: Japan Ministry of Foreign Affairs.

Japan Ministry of Foreign Affairs. (2019). Diplomatic Bluebook 2019. Tokyo: Ministerio de Asuntos Exteriores de Japón.

Japan Mission’s Home Page at AU (2020). Greeting from Ambassador. Available in:  https://www.au-mission.emb-japan.go.jp/files/00_000001_00018.html

Japan´s Ministry of Foreign Affairs (Febrero 2018). White Paper on Development Cooperation 2017. Japan’s International Cooperation. Disponible en: https://www.mofa.go.jp/policy/oda/white/2017/html/index.html

Mbabaziby, Eunniah (2019). Japan Pledges $20 billion (Ksh2 trillion) in Private Investment to Africa. September 11. Available in: https://kenyanwallstreet.com/japan-pledges-20-billion-ksh2-trillion-in-private-investment-to-africa/

Ministry of Foreign Affairs of Japan (2021a). Emergency Grant Aid in response to the humanitarian crisis in seven African countries. MOFA, March 9, 2021. Available in: https://www.mofa.go.jp/press/release/press3e_000184.html

Ministry of Foreign Affairs of Japan (2021b). Foreign Minister Motegi visits Senegal. MOFA, January 10. Available in: https://www.mofa.go.jp/af/af1/sn/page3e_001097.html

Pajon, Céline (2017). France and Japan in Africa: a Promising Partnership. 24 novembre 2017. Availabe in: https://sd-magazine.com/avis-experts/france-and-japan-in-africa-a-promising-partnership

Velluet, Quentin (2021). Japanese venture-capitalists get behind African startups. The Africa Report, 23 February. Available in: https://www.theafricareport.com/67652/japanese-venture-capitalists-get-behind-african-startups/