Japón: formación de Recursos Humanos en África Subsahariana

Dra Sunamis Fabelo                                                  MSc Yoslan Silverio                                                                                                         

 

 

Dra Sunamis Fabelo Concepción  y  MSc Yoslán Silverio González

sunamis@cipi.cu                             yoslan@cipi.cu

 

Uno de los pilares importantes en las políticas de cooperación niponas hacia la región subsahariana ha sido la formación de los recursos humanos necesarios para impulsar el desarrollo socioeconómico como parte de su enfoque social de la cooperación. Buena parte de los recursos son destinados a programas de capacitación a diferentes niveles, desde el mejoramiento y/o construcción de centros educativos en zonas rurales o desfavorecidas, el envío de profesores e instructores japoneses de enseñanza elemental hasta el otorgamiento de becas de formación técnica o universitaria para estudiantes africanos en centros académicos japoneses. Esto quiere decir que la cooperación de Japón con África va más allá de los tradicionales programas de inversión en mega infraestructuras, préstamos financieros en varias modalidades y las relaciones políticas.

Japón también apuesta por la capacitación y formación profesional de las contrapartes. Se ha concentrado en la educación elemental, la educación superior y en la vocación técnica. En consonancia con la Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible, Japón adoptó desde 2015 una nueva estrategia de cooperación en materia de educación denominada “Learning Strategy for Peace and Growth”, la cual estaba respaldada por la Carta de Cooperación al Desarrollo aprobada en ese mismo año por al gabinete nipón. Esta estrategia está destinada a lograr una educación con calidad a través de tres principios:

1. Cooperación en materia de educación para lograr la enseñanza inclusiva y equitativa.

2. Cooperación en materia de educación para el desarrollo de recursos humanos en los sectores industriales, científico y tecnológico.

3. Establecer y expandir redes globales y regionales para la cooperación en materia de educación. (Japan´s Ministry of Foreign Affairs, 2018, p.52)

Con tal propósito, en el Fórum de Alto Nivel de la ONU celebrado en julio de 2017, el entonces Ministro de Relaciones Exteriores de Japón, Fumio Kishida (2012-2017), se centró en el tema de los niños y jóvenes, y expresó la voluntad por parte de Japón de otorgar mil millones de dólares hasta 2018 para los sectores de educación, salud, reducción de desastres e igualdad de género. Desde entonces, Japón ha incrementado sus programas para garantizar la educación de niños en situaciones de vulnerabilidad, y brindar educación vocacional. Solamente la contribución general de Japón para el Global Partnership for Education (GPE) destinado a la educación primaria entre el año 2007 y 2016 fue de 24.76 millones de dólares (Íbidem, p.52)

Japón ha sido uno de los principales contribuyentes en materia de Ayuda Oficial al Desarrollo en África, con cifras multimillonarias dirigidas a la implementación de varios programas de desarrollo socioeconómico, en la cooperación técnica - technical assistance - y la formación profesional - capacity building - tanto en países africanos como en el otorgamiento de becas para estudiar en Japón.  Un ejemplo en el plano de la cooperación técnica en materia de educación puede ser el implementado con ayuda japonesa en Burkina Faso: Proyecto de Apoyo a los Comités de Administración de Escuelas (School Management Committee Support Project, COGES) entre el 2009 y el 2013. En mayo de 2014 se lanzó su 2da fase, donde expertos japoneses estuvieron implicados junto con el Ministerio de Educación del país para mejorar la calidad de la enseñanza a través de la planificación y la implementación de actividades basadas en las necesidades de los estudiantes, así como para la distribución de los subsidios escolares (Íbidem, p. 116).

A raíz de la quinta edición de TICAD, celebrada en 2013, Japón reconoció la importancia del desarrollo de los recursos humanos en el sector público y privado, por lo que anunció que proveería ambientes de educación con calidad a unos 20 millones de niños en el periodo de 2013 – 2018.  Para lo cual se ampliarían proyectos para mejorar la educación en matemáticas y ciencias, así como en el asesoramiento en cuanto a mejorar los procesos de dirección educativa. Un ejemplo concreto de esto puede ser el caso de los Voluntarios para la Cooperación de Japón en el Extranjero (Japan Overseas Cooperation Volunteers, JOCVs) los cuales laboran en Kenya desde 2014, principalmente en escuelas primarias (Íbidem, p.33).

En la sexta edición de TICAD también se decidió que la parte japonesa entrenaría aproximadamente a 20 mil profesores de matemáticas y ciencias, en un período de tres años a partir de 2016 para fortalecer sus habilidades académicas en ciencia y tecnología (Íbidem, p.52). Este acuerdo daba continuidad a los objetivos en materia de educación establecidos en TICAD V. De esta etapa puede ser citado por ejemplo Ruanda. En este país del África Central, desde noviembre de 2016, JICA ha estado implementando un programa - JICA Partnership Program, JPP) - para la formación de profesores ruandeses de matemáticas en escuelas primarias. Otro de los programas se denomina Think About Education in Rwanda y consiste en invitar a Japón, a profesores de la Escuela Primaria Umuco Mwiza School así como a personal administrativo del Distrito de Gasabo para llevar a cabo un programa de entrenamiento de acuerdo a los métodos japoneses de enseñanza y que a su regreso al país, ellos puedan diseminar estos conocimientos a otras escuelas. También profesores japoneses viajan a Ruanda para efectuar estas capacitaciones docentes (Íbidem, p. 118).

Otras iniciativas han estado dirigidas a mejorar las condiciones en los centros educacionales, como ha sido el caso de Botsuana, un país eminentemente rural, con una población en crecimiento y gran cantidad de migrantes. Cerca de Gaborone, la capital – a media hora en carro –, se ubicaba una escuela pública de primaria – Serameng Primary School – en muy malas condiciones infraestructurales. Ante el crecimiento de la cantidad de estudiantes, la escuela no tenía fondos ni para mejorar las condiciones de las aulas ni para ampliarlas. Ante esta situación, Japón, a través del Grant Assistance for Grass-Roots Human Security Project financió la construcción de un nuevo bloque de aulas, entre febrero de 2016 y febrero de 2017. Este proyecto, de impacto local, benefició a unos 140 estudiantes (cuatro grupos) que se alternaban en dos aulas y mejoró la calidad de la enseñanza elemental en este distrito (Íbidem, p.117). Japón también ha compartido sus experiencias en materia de educación en ciencias y tecnología con varios países africanos y del medio oriente, como es el caso de Egipto, donde desde 2008 funciona la Egypt-Japan University of Science and Technology (E-JUST).

En el caso de la educación superior destaca el Programa de Becas de JICA que fue sucedido en 2014 por la Iniciativa ABE (African Businees Education Iniciative) para jóvenes universitarios. Este plan de cinco años tenía el propósito de ofrecer becas para estudios de postgrado en Japón a más de mil estudiantes - 1 200 - en universidades japonesas entre 2014 y 2018 (Japan Ministry of Foreign Affairs, 2019, p. 242) a través de un amplio programa de maestrías y doctorados.  Los becarios debían regresar al término de sus estudios para contribuir al desarrollo de sus respectivos países. También Japón he llevado a cabo inversiones en diferentes instituciones de educación superior como en Kenya. Uno de los ejemplos más significativos fue la creación, en 1981, de la Jomo Kenyatta University of Agriculture and Technology (JKUAT) como resultado de un acuerdo técnico de cooperación bilateral entre Japón y Kenya. En la actualidad, JKUAT se ha convertido en un centro de referencia para la formación profesional en dicho país del África Oriental. Además de la JKUAT, está la Kenya Medical Research Institute. (Current Affairs Correspondent Africa, 2019).

Otra de las políticas en materia de educación ofrecida por Japón a países africanos está relacionada con sus contribuciones como parte de la asistencia humanitaria en escenarios de conflictos. Estas crisis generan grandes volúmenes de desplazamientos forzados de personas – desplazados internos y refugiados – que se ven obligadas a abandonar sus áreas de residencia, de una región a otra, dentro de su propio país o a cruzar las fronteras. En estos contextos es muy importante poder proveer educación a los niños y jóvenes que se encuentran en esta situación. A través de la educación y el entrenamiento vocacional se garantiza que estas personas estén en condiciones de reintegrase a sus sociedades cuando regresen. (White Paper on Development Cooperation, 2017, p.15).

En la sexta reunión de las Oficinas Centrales de Promoción de los ODS llevada a cabo en diciembre de 2018 en la Oficina del Primer Ministro, se acordó el “Plan de Acción de los ODS 2019”. En este documento se establecen las principales iniciativas del gobierno nipón para su implementación basado en tres pilares, entre ellos: lograr la dinamización regional y el empoderamiento de la siguiente generación y de las mujeres. Con este Plan de Acción, Japón mantiene sus propósitos de contribuir con el desarrollo de los recursos humanos a nivel internacional, de lo cual África también se seguirá beneficiado.

En estos momentos, las bases programáticas de esas políticas de cooperación están bajo los auspicios de los acuerdos suscritos bajo la Séptima Cumbre de la TICAD, efectuada entre el 28 y el 30 de agosto de 2019 en Yokohama, donde estuvieron representados 50 Estados africanos. En esta oportunidad Japón ofreció 20 mil millones por concepto de inversión privada en África. Se mantienen los mismos principios del desarrollo de infraestructuras con calidad, diversificación industrial, apoyo a la agricultura y seguir avanzando en la educación y sistema de salud universal (Mbabaziby, 2019). Como se puede apreciar estos dos últimos temas siguen estando dentro de las prioridades de las relaciones de cooperación de Japón con el continente.

La Declaración de Yokohama reiteró la necesidad de impulsar las reformas del Consejo de Seguridad de la ONU, un tema en el cual Japón coincide con las posturas de la Unión Africa, ya que el continente también aspira a tener al menos un puesto permanente en ese órgano de las Naciones Unidas. Esta reforma es una aspiración de buena parte de la comunidad internacional.

El Ministro de Relaciones Exteriores de Japón, MOTEGI Toshimitsu, realizó una gira por países africanos entre el 11 y el 13 de diciembre de 2020 que lo llevó a Mozambique, Sudáfrica y Mauricio. Luego visitó Senegal el 10 de enero de 2021. En cada caso se pasó revista al estado de las relaciones entre Japón y dichos países y sobre todo, una actualización de los programas de cooperación bilaterales. Por ejemplo, en el caso de Senegal estuvieron los relacionados con la producción de arroz en el valle del río Senegal y en otras áreas como la educación y la salud, en particular el apoyo nipón al enfrentamiento a la pandemia de Covid-19 tanto en Senegal como en Sudáfrica (Ministry of Foreign Affairs of Japan, 2021b). En el caso de Senegal existe incluso una escuela de enfermería donde se forman trabajadores de la salud de otros países del área. También se confirmaba que la próxima Cumbre de la TICAD VIII se efectuaría en Túnez en 2022 y se mantendrían los temas relativos al fortalecimiento de los sistemas de salud y el apoyo médico como ha venido siendo la tendencia en las políticas de cooperación de Japón con la región.

Japón tiene grandes experiencias de cooperación con África a nivel multilateral con las transferencias de fondos a los órganos e instituciones que conforman la Unión Africana. Cuba por su parte tiene programas de cooperación a nivel bilateral con países africanos y además posee una excelente relación política con la UA de la cual es Estado observador.  La historia de las políticas de cooperación de ambos países con el continente son elementos comunes – potencialidades – que pueden ser útiles para la adopción de proyectos de cooperación conjuntos tomando de las experiencias de cada uno y poder adoptarlas a las circunstancias que más se ajusten.  En este sentido hay áreas en las cuales existen puntos de conceso y confluencia en los que se puede trabajar de manera mancomunada.

 

Referencias bibliográficas

Current Affairs Correspondent Africa (2019). Japan joins world powers in scramble for African Growth.  July 28, 2019. Disponible en: https://www.google.com/amp/s/www.beltandroad.news/2019/07/28/japan-joins-world-powers-in-scramble-for-african-growth/amp/

Japan Ministry of Foreign Affairs. (2017). Japan's International Cooperation 2017. Tokyo: Japan Ministry of Foreign Affairs.

Japan Ministry of Foreign Affairs. (2019). Diplomatic Bluebook 2019. Tokyo: Ministerio de Asuntos Exteriores de Japón.

Japan Mission’s Home Page at AU (2020). Greeting from Ambassador. Available in:  https://www.au-mission.emb-japan.go.jp/files/00_000001_00018.html

Japan´s Ministry of Foreign Affairs (Febrero 2018). White Paper on Development Cooperation 2017. Japan’s International Cooperation. Disponible en: https://www.mofa.go.jp/policy/oda/white/2017/html/index.html

Mbabaziby, Eunniah (2019). Japan Pledges $20 billion (Ksh2 trillion) in Private Investment to Africa. September 11. Available in: https://kenyanwallstreet.com/japan-pledges-20-billion-ksh2-trillion-in-private-investment-to-africa/

Ministry of Foreign Affairs of Japan (2021a). Emergency Grant Aid in response to the humanitarian crisis in seven African countries. MOFA, March 9, 2021. Available in: https://www.mofa.go.jp/press/release/press3e_000184.html

Ministry of Foreign Affairs of Japan (2021b). Foreign Minister Motegi visits Senegal. MOFA, January 10. Available in: https://www.mofa.go.jp/af/af1/sn/page3e_001097.html

Pajon, Céline (2017). France and Japan in Africa: a Promising Partnership. 24 novembre 2017. Availabe in: https://sd-magazine.com/avis-experts/france-and-japan-in-africa-a-promising-partnership

Velluet, Quentin (2021). Japanese venture-capitalists get behind African startups. The Africa Report, 23 February. Available in: https://www.theafricareport.com/67652/japanese-venture-capitalists-get-behind-african-startups/