La situación en Afganistán. Algunas consideraciones sobre la evolución probable

MsC. Enrique Martínez

 

 

 

MSc Enrique R. Martínez Díaz

martinez@cipi.cu

En días recientes se hizo público que el gobierno de los EE.UU. había llegado a un acuerdo con el movimiento Talibán para poner fin al conflicto en ese país y retirar las tropas norteamericanas y de la OTAN desplegadas en la nación centroasiática desde 2001. Aun cuando se conocía que existían conversaciones, el anuncio se consideró un tanto sorpresivo, y no han faltado los que acusan que este acuerdo tiene un objetivo electorero  por parte de Mr. Donald John Trump.

Con escasos días de diferencia a la firma de tal acuerdo, hecho público en Doha, Qatar, el día 29 de Febrero de 2020, varios hechos muestran que la situación en dicho país no parece ser tan favorable a los intereses norteamericanos, y tampoco para que se logre una pacificación del país.

Un aspecto importante a tener en cuenta es que el tratado firmado el 29 de febrero en Doha, Qatar, no incluye al actual gobierno de Kabul, sino que fue firmado entre el gobierno de los EE.UU. y los Talibanes. Por cierto, algo que llama la atención es que el texto del acuerdo se repite varias veces el hecho de que una de las partes se denomina a sí mismo como Emirato Islámico de Afganistán, pero que EE.UU. lo reconoce como solo como “El Taliban”.  Textualmente:  the Islamic Emirate of Afghanistan which is not recognized by the United States as a state and is known as the Taliban.

A todo esto podemos añadir que en este momento hay dos gobiernos en Kabul, que tomaron posesión simultáneamente, ya que los dos contendientes en las pasadas elecciones se declararon vencedores, aun cuando los norteamericanos reconocen solo al presidente, Ashraf Ghani, declarado como vencedor en las elecciones de septiembre de 2019.

En tanto su rival Abdullah Abdullah, que denunció fraude en los comicios junto con la comisión de quejas electorales, se han negado a resolver sus diferencias y se considera también presidente del país.

Las informaciones más recientes dan cuenta de que, aunque las fuerzas insurgentes han dejado de atacar a los ocupantes extranjeros, sobre todo en las ciudades, aun la violencia en las zonas rurales es notable.

Los  problemas más serios radican en que, primeramente, el tratado se hizo sin la participación del gobierno, supuestamente legítimo, del país. En segundo lugar,  aun cuando EE.UU. plantea no reconocer al Talibán como un “Estado Islámico”, de facto llega a un acuerdo con el movimiento, e incluso se compromete a retirar las tropas norteamericanas y de la OTAN de ese país en 14 meses.

Otro aspecto interesante radica en el compromiso de la parte norteamericana de liberar a un total de 5000 prisioneros talibanes, a fin de facilitar las conversaciones de paz inter afganas. Pero resulta que, supuesta o realmente, quien tiene bajo su custodia y será responsable de tal liberación es el gobierno afgano actual, que no fue parte de las conversaciones.

Tal situación puede tener dos lecturas o consecuencias: la primera, es que el gobierno de Kabul está a tal grado subordinado a EE.UU. que la superpotencia se puede dar el lujo de obligar al gobierno de Ghani a cumplir lo comprometido por sus jefes. Cualquiera puede darse cuenta que esto deja muy mal parado a la administración de Kabul.

Una segunda variante puede provocar que el gobierno afgano no realice tal liberación, o, como está sucediendo, no la está ejecutando de la forma y en los plazos que acordaron los norteamericanos y los afganos, lo cual pudiera llevar a una fase de mayor agravamiento del conflicto, y, por lo tanto, al fracaso del acuerdo.

Ya esto está ocurriendo, pues el gobierno de Kabul anunció que liberará primeramente 1 500 prisioneros, y posteriormente, cuando se estén realizando las conversaciones entre el mismo y los talibanes, liberará a los restantes 3500 comprometidos; inmediatamente un vocero de los talibanes denunció que eso violaba el acuerdo del 29 de febrero, en el cual se plantea que tal número de prisioneros debía ser liberado antes del comienzo de las conversaciones.

El autodenominado  Emirato Islámico por su parte se compromete a que tanto sus fuerzas, como el país no participarán en actividades que amenacen la seguridad de EE.UU. y sus aliados, que no permitirán que ningún grupo u organización (incluido Al Qaeda) operen desde Afganistán, utilicen documentos o medios de ese país, etc. Cuestión que vista por algunos críticos, sobre todo académicos, con muchas reservas.

Otro aspecto destacable en el documento es que se declara enfáticamente (al menos por la parte talibán),  que el gobierno resultante de las conversaciones entre la actual administración de Kabul y el llamado Emirato será un “estado islámico”. Puede interpretarse que para los talibanes tales conversaciones solo tendrán el objetivo de determinar cómo se realizará el traspaso de poder a su favor, una vez que las fuerzas militares extranjeras hayan abandonado el país.

En tanto, la situación en el país centroasiático sigue siendo complicada; continúan los enfrentamientos entre las fuerzas del gobierno y los talibanes, como la ocurrida el 3 de Marzo de 2020, en el cual fallecieron19 militares afganos; esto motivó un golpe aéreo de respuesta por la parte norteamericana. En tanto, la parte talibana expresó que su compromiso era de reducir las acciones, no de un cese al fuego, que, entre paréntesis, es lo exigido por el gobierno de Kabul. Para quien escribe estas líneas no parece que existan por parte de ese Emirato o movimiento una intención real de deponer las armas, sino de buscar una posición de fuerza que le dé ventajas en las futuras conversaciones.

De hacerse con el poder los Talibanes, pudiera representar un regreso a la situación que existía en la nación centroasiática en el año 2001; existen determinados grupos étnicos que no aceptaban el gobierno talibán y se encontraban en guerra contra el mismo, por lo que no sería extraño que la paz necesaria para la reconstrucción del país no se alcance.

La desconfianza hacia los talibanes es tal palpable por parte de los norteamericanos, que recientemente el general Kenneth McKenzie, Jefe del Comando Central de los EE.UU., a quien están subordinadas directamente las tropas desplegadas en Afganistán, declaró lo siguiente ante representantes del Congreso de EE.UU. el día 12 de Marzo de 2020: "No consideraría que lo que están haciendo los talibanes sea coherente con ningún camino para llegar a un acuerdo final de estado con el actual gobierno de Afganistán”.

Los críticos al gobierno norteamericano, que incluyen algunos académicos destacados, señalan que no puede considerarse al movimiento Talibán como un interlocutor fiable, que tal acuerdo puede interpretarse como la aceptación de la derrota por parte de Washington, amén de un esfuerzo del presidente Trump para demostrar que está cumpliendo sus promesas electorales de 2016, envuelto como está en la campaña para las elecciones del 3 de Noviembre de 2020.

CONCLUSIONES. La  situación actual en Afganistán no parece clara tras la firma de los acuerdos del 29 de Febrero de 2020, y será necesario esperar para ver si realmente las partes cumplen sus compromisos y se logran resultados positivos. Esto es deseable para una nación que lleva decenios de guerras y conflictos, y precisa de una paz estable y duradera para labrar un futuro mejor para sus ciudadanos,

 

BIBLIOGRAFIA

Agreement for Bringing Peace to Afghanistan between the Islamic Emirate of Afghanistan which is not recognized by the United States as a state and is known as the Taliban and the United States of America, Doha, Qatar, 29 February 2020  (https://www.state.gov/wp-content/uploads/2020/02/Agreement-For-Bringing-Peace-to-Afghanistan-02.29.20.pdf )

Allen John R. , Riedel Bruce , O’Hanlon Michael E. , Felbab-Brown Vanda , and Afzal Madiha      Around the halls: Brookings experts discuss the implications of the US-Taliban agreement The Brookings Institution, Washington DC  Thursday, March 5, 2020  (https://www.brookings.edu/blog/order-from-chaos/2020/03/05/around-the-halls-brookings-experts-discuss-the-implications-of-the-us-taliban-agreement/ )

Blanc, Janet. Afghanistan’s Election Disputes Reflect Its Constitution’s Flaws Carnegie Endowment For International Peace, Washington DC, March 12, 2020

(https://carnegieendowment.org/2020/03/12/afghanistan-s-election-disputes-reflect-its-constitution-s-flaws-pub-81274?utm_source=ctw&utm_medium=email&utm_content= buttonlink&mkt_tok=eyJpIjoiTURoa09HRmtOR1ZqTnpNeSIsInQiOiJOWXFFRUxMS0xXXC80ZVVtTm45R3A3UzJcL3dXN0FkRVMwY1lZcUcxOE9COVlMdE9sMG9KK1pPSEpuazRXU2JMSFJqekJRMkFJZEZGWVZEZ3ViZzhGS3NLMlh3Mnc2dnd6OHdcLzdFT2ZXakl3elM5UzVNdlA5WXBuU1lwWkV1dEZ1dSJ9 )

Seldin, Jeff  Top US Commander Doubts Afghan Taliban Commitment to Peace Global Security.org, Alexandria, Virginia,  March 12, 2020

(https://www.globalsecurity.org/military/library/news/2020/03/mil-200312-voa03.htm?_m=3n%252e002a%252e2817%252eeg0ao0644z%252e2lnz )