Los gastos militares mundiales en 2018: no hay esperanzas para la paz

MsC. Enrique Martínez

 

 

 

MSc Enrique R. Martínez Díaz

martinez@cipi.cu

En días pasados fue hecho público el reporte sobre los gastos militares a nivel mundial en el año 2018, por el Instituto para Estudios sobre la Paz Internacional de Estocolmo (Stockholm International Peace Research Institute, SIPRI), un conocido “Think Tank”, ubicado, como su nombre indica, en la capital de Suecia. Esta institución presenta todos los años varios informes relacionados con los asuntos relativos a problemas internacionales, y este reporte sobre gastos militares es uno de ellos.

Los gastos militares constituyen uno de los elementos fundamentales dentro del fenómeno o proceso que es conocido como Carrera Armamentista o Carrera de Armamentos,  y que tiene carácter global, aun cuando también tiene o puede tener connotación regional o incluso bilateral entre determinadas naciones. Existe la tendencia a tratar de circunscribir la Carrera Armamentista a la etapa de confrontación o competencia por la superioridad militar entre la extinta URSS y los EE.UU. (sobre todo en armas nucleares), pero a nuestro criterio esta fue solo una etapa de esta expresión de la lucha de clases.  Tanto si se consulta a los clásicos, como es el caso de Engels y su Tratado de la Violencia en el Anti-Duhring; Lenin en el Imperialismo, Fase Superior del Capitalismo; u otros historiadores, podrá constatarse que en sucesivas etapas, las principales potencias mundiales han competido por alcanzar la superioridad militar; cada gran conflicto militar (y muy especialmente las dos Guerras Mundiales del pasado siglo XX) ha sido precedido por una etapa de reforzamiento de las FF.AA. de los eventuales contrincantes.

Los gastos militares tienen una influencia fundamental en la Carrera Armamentista debido a que, para desarrollar y producir armas y medios de combate; para organizar, preparar y emplear ejércitos; y para las otras muchas cuestiones correspondientes a la guerra, es necesario dinero, mucho dinero. Obviamente, hay quienes encuentran en esto una fuente de enriquecimiento: las empresas que se dedican al desarrollo y producción de armas y medios de combate; ellas son el componente principal de los llamados Complejos Militares Industriales, cuyo máximo exponente es el estadounidense.

Uno de los elementos más significativos que se señalan en el informe al que nos referimos es el que destaca que durante el año 2018 continuó la tendencia al incremento de los gastos militares a nivel planetario, los cuales desde el año 2008 han rebasado los niveles alcanzados durante la etapa histórica conocida como “Guerra Fría”.

De acuerdo a la base de datos de esa institución, consultada por quien escribe estas líneas, en el año 1988 el gasto militar global ascendió a un billón 488 mil millones de dólares. A partir de ese año, los gastos militares mundiales mantuvieron una tendencia hacia la baja hasta el año 1998, en el cual el gasto militar planetario fue de un billón 14 mil millones de dólares; eso representó una reducción casi de un 30% en ese rubro.

A partir de 1999,  comenzó un ascenso en los fondos invertidos a nivel mundial en la esfera militar; más significativamente a partir del año 2002, cuando el entonces presidente de EE.UU. George W. Bush declaró la llamada “Guerra contra el Terrorismo”, y que representó que las FF.AA. de esa nación, con algunos de sus aliados, invadieran Afganistán e Irak, amén de otras fechorías ya conocidas. En el último año de su mandato, los gastos militares globales se elevaron a un billón 573 mil millones de dólares, superando los niveles de la “Guerra Fría” (aproximadamente unos 85 mil millones de dólares más que en 1988, un incremento de un 6 %; y, comparados con el año 1998, los 559 mil millones de dólares de incremento constituyeron un 55% adicional).

Esa tendencia se mantuvo durante el gobierno del presidente Barack Obama; alcanzó un pico en el año 2011, cuando los gastos militares a nivel global se elevaron a un billón 723 mil millones de dólares; hubo entonces una relativa reducción hasta el año 2017, con le arribo a la presidencia de EE.UU. de Mr. Trump, cuando se alcanzó un nuevo tope, un billón 727 mil millones de dólares.

En el pasado año 2018, de acuerdo a los datos del SIPRI, los gastos militares a nivel planetario alcanzaron la cifra de un billón 816 mil millones de dólares; esto representa unos 323 mil millones de dólares más que en 1988 (un 22% de incremento), y 802 mil millones de dólares más que en 1998 (79% de incremento).

Es posible que algunos lectores se pregunten por qué comparamos las oscilaciones de los gastos militares mundiales con las etapas de gobierno de las sucesivas administraciones norteamericanas. La respuesta es simple: el gasto militar de EE.UU. siempre ha sido el mayor a nivel planetario, y la mayor parte de los incrementos en ese importante rubro le han correspondido a la superpotencia anidada en Washington.

Durante la etapa de la ya mencionada “Guerra Fría”, existió una gran competencia entre la desaparecida URSS y los EE.UU. por el predominio militar a nivel mundial; esa fue una etapa importante dentro de la Carrera Armamentista. Entre ambas naciones (y sus aliados, organizados en los dos bloques, la OTAN y el Pacto de Varsovia)  gastaban más de la mitad de todo el dinero que se invertía en el planeta relacionado con los asuntos militares.

Después de 1991, e inexistente la URSS, los gastos militares se redujeron en una etapa, como hemos dicho antes, y luego retornaron a la tendencia de incremento.  Nótese en la tabla que exponemos a continuación, como la proporción de los gastos militares de EE.UU. respecto al resto del mundo ha aumentado notablemente (queremos destacar que el gasto militar de EE.UU. es superior a la sumatoria de los gastos de los siete países que le suceden en ese “ranking”)

 

 COMPARACIÓN GASTOS MILITARES MUNDIALES Y LOS DE EE.UU.

(AÑOS SELECCIONADOS) (MILES MILLONES USD)

AÑO

GASTO MILITAR MUNDIAL

GASTO MILITAR EE.UU.

%

1988

1493

293

19

1998

1014

274

27

2008

1573

621

39

2011

1723

711

41

2018

1816

649

36

NOTA: Los datos tomados de la base de datos del SIPRI

 

Si se comparan los datos que ofrece el SIPRI con los que aportan otros organismos internacionales, como son el Banco Mundial,  ó el Instituto de Estudios Estratégicos Internacionales de Londres (IISS por sus siglas en inglés), se puede notar que hay coincidencia en señalar que es EE.UU. el país que mayor influencia tiene en el comportamiento de los gastos militares a nivel planetario, independientemente de que otras naciones han tenido en los años recientes incrementos notables, como son los casos de la República Popular China o Arabia Saudita.

No obstante, queremos significar algo: con el mayor respeto a los especialistas del SIPRI, que consultan o tienen acceso a gran cantidad de datos, encontramos que existe una discordancia entre la información que ofrece el gobierno de los EE.UU. sobre su presupuesto militar, y los datos sobre los gastos militares que aporta el reporte presentado por la institución académica sueca.

De acuerdo a los informes públicos del gobierno de los EE.UU., el  gasto para defensa nacional aprobado para el Año Fiscal 2018 (que transcurrió desde el 1 de Octubre de 2017 hasta el 30 de Septiembre de 2018), en el Acta de Autorización de Defensa Nacional (National Defense Authorization Act FY 2018) ascendía a 692 mil 99 millones 431 mil dólares (página 1111).

Otras fuentes, como el sitioweb US Goverment Spending (Gasto del Gobierno de los EE.UU.), ofrece la siguiente información:

GASTO DE DEFENSA DE EE.UU. (Dólares)

AÑO FISCAL

GASTO MILITAR

VETERANOS

AYUDA EXTERIOR

TOTAL DEFENSA

2017

598,7  BILLONES

177,3  BILLONES

46,3  BILLONES

822,3  BILLONES

2018

631,2 BILLONES

179,5 BILLONES

49,0 BILLONES

859,6 BILLONES

2019

684,6 BILLONES

201,1 BILLONES

54,3 BILLONES

940  BILLONES

2020

737,9 BILLONES

218,1 BILLONES

53,1 BILLONES

1009,1 BILLONES

NOTA: Un billón, de acuerdo a la norma estadounidense, son mil millones

 

Como pueden apreciar los lectores, los gastos llamados “de defensa” por el gobierno de EE.UU. son superiores a los que presentan en su informe los académicos del SIPRI. Respecto a los gastos previstos para el año fiscal en curso, los remitimos a un artículo de este mismo autor, que publicamos en Marzo de este año, denominado:  El presupuesto de defensa de los EE.UU. para el Año Fiscal 2020, mas beneficios para el complejo militar industrial y mayor inseguridad para el mundo.( http://www.cipi.cu/articuloel-presupuesto-de-defensa-de-los-eeuu-para-el-ano-fiscal-2020-mas-beneficios-para-el).

A todo esto podemos sumarle que hay gastos relacionados con determinadas acciones que no son públicos, como son los gastos destinados a acciones de subversión y espionaje por diferentes instituciones en muchos países (entre los cuales ocupa un papel muy destacado la célebre CIA estadounidense); y además, no debemos olvidar el comercio ilegal de armas, en el cual participan en diferentes lugares del mundo organizaciones terroristas, grupos criminales, etc, y en el cual se invierten sumas nada despreciables.

Lo cierto es que, obviando las probables diferencias que cada investigador pueda encontrar al consultar diversas fuentes, es evidente que los gastos militares a nivel planetario, incentivados ante todo por la política militarista de los EE.UU., han continuado aumentando, a pesar de que existen importantes amenazas a la vida humana, como es el cambio climático, que no son enfrentados con la misma cantidad de recursos. Sin mentar los cientos de millones de seres humanos que pasan hambre; que no tienen una educación ni una atención médica adecuada, etc.

Solo queremos terminar citando a nuestro Comandante en Jefe, que siempre se pronunció contra la Carrera Armamentista, cuando pronunció su primer discurso en las Naciones Unidas, el 26 de Septiembre de 1960, del cual reproducimos los párrafos siguientes: Las guerras, desde el principio de la humanidad, han surgido, fundamentalmente, por una razón: el deseo de unos de despojar a otros de sus riquezas.  ¡Desaparezca la filosofía del despojo, y habrá desaparecido la filosofía de la guerra!(…)La historia del mundo ha enseñado trágicamente que las carreras armamentistas han conducido siempre a la guerra; (…)Son enemigos del desarme los monopolios, porque además de que con las armas defienden a esos intereses, la carrera armamentista siempre ha sido un gran negocio para los monopolios (…)   Con todo lo justo estamos y estaremos siempre: contra el coloniaje, contra la explotación, contra los monopolios, contra el militarismo, contra la carrera armamentista, contra el juego a la guerra.  

BIBLIOGRAFIA

Castro Ruz Fidel  Discurso   en la sede de las Naciones Unidas, Nueva York,  26 de  Septiembre de 1960.  (http://www.cuba.cu/gobierno/discursos/1960/esp/ f260960e.html)

SIPRI.  SIPRI Fact Sheet TRENDS IN WORLD MILITARY EXPENDITURE, 2018 STOCKHOLM, APRIL 2019 (https://www.sipri.org/sites/default/files/2019-04/fs_1904_milex_2018.pdf )

SIPRI. Base de Datos (https://www.sipri.org/databases/milex)

U.S. CONGRESS LIBRARY. H.R.2810 - National Defense Authorization Act for Fiscal Year 2018115th Congress (2017-2018), Washington DC.

(https://www.congress.gov/bill/115th-congress/house-bill/2810)  

U.S. Goverment Spending , Tuesday, May 7

(https://www.usgovernmentspending.com/defense_spending)