China y África: nuevas rutas y nuevas oportunidades estratégicas de mutuo beneficio

MSc Yoslan

 

MSc Yoslán Silverio González

yoslan@cipi.cu

La posición geográfica del continente africano ha determinado históricamente la utilización de sus diferentes puntos para el trasiego del comercio internacional: Estrecho de Gibraltar, Canal de Suez, Mar Rojo y Cabo de Buena Esperanza. El uso de estas rutas comerciales ha definido su importancia geoestratégica, la cual obliga a que este sea uno de los puntos de referencia en los intereses geoeconómicos de cualquier país con proyección global.

La nueva política exterior lanzada por el presidente chino Xi Jinping, conocida como One Belt One Road (OBOR) viene a ser la articulación estratégica de una serie de iniciativas anteriores que China ha estado adoptando en varias regiones, dentro de las cuales África ha aparecido con gran fuerza. Esta nueva proyección, consiste en el lanzamiento de una visión de conjunto para estructurar una política común.

En el caso de África Subsahariana (ASS), la presencia de Beijing se ha fortalecido desde el inicio del nuevo siglo. Los antecedentes más inmediatos del resurgimiento de una política china más proactiva hacia el continente africano pueden verse desde el año 2000, en el cual se instrumentalizó toda una nueva relación política y económica con la creación del Forum on China Africa Cooperation (FOCAC) que buscaba aumentar la influencia en esta región. Desde entonces, se ha mantenido una relación multidimensional, enfocada en sectores estratégicos, con beneficio para ambas partes: suministro de materias primas por parte de China y construcción de amplias redes de infraestructuras para los países africanos.

La primera ruptura y con carácter irreversible, se produjo en el 2009 cuando el comercio chino desplazó al estadounidense, y en varios países, incluso al que se producía con los países europeos ex metrópolis. Esta tendencia se ha mantenido por más de una década y las proyecciones apuntan a un incremento sustancial. Dicha situación ha estado acompañada también por el impulso de un ambicioso plan de inversiones para el fomento de las capacidades productivas de los países africanos: construcción de infraestructuras de diferentes tipos como puentes, carreteras, autopistas, vías férreas. Todo ello acompañado del empresariado chino tanto privado como estatal.

Para el año 2016, el comercio bilateral chino-africano alcanzó la cifra de 149,1 billones de dólares. Según el portavoz del Ministerio de Comercio chino, Sun Jiwen, el total del volumen del comercio y las inversiones en África, solo en el primer trimestre del 2017 aumentaron del 16.8% al 38.8%. Mientras que las importaciones procedentes del continente alcanzaron el 46% en ese mismo período por un valor de 18,4 billones de dólares. Según el portavoz chino estas cifras han sido el resultado de la implementación de la VI Conferencia Ministerial de la FOCAC celebrada en Johannesburgo en diciembre de 2015[1]. Lo anterior sigue evidenciando que la tendencia creciente del intercambio comercial entre ambas regiones no ha sido revertida, ni siquiera por los efectos de la crisis económica internacional.

Por estas mismas razones, la amplitud de los proyectos en ejecución y los ya desarrollados con países del ASS, les permite a los chinos poder entrelazar estos programas de desarrollo local y subregional con esta nueva política (OBOR) que busca relanzar las posiciones chinas a nivel mundial a través del estrechamiento de los vínculos con los diferentes espacios geopolíticos.

Al respecto se podría adelantar que no todas las subregiones africanas serán conectadas de la misma manera con este proyecto chino, puesto que la posición geográfica será determinante, aunque no debe hablarse de un “determinismo geográfico”. Aun así, habrá una diferenciación en el nivel de inserción de cada una de las subregiones económicas. Las más privilegiadas serán las ubicadas en la costa africana del Índico, desde el norte de África – epicentro en Egipto – hasta el África Austral, con su centro en Sudáfrica.

África Oriental y el Cuerno serán las que más se impliquen directamente con la Ruta marítima de la Seda del siglo XXI.  Entre las obras ya implementadas se encuentran por ejemplo el ferrocarril entre Djibouti y Addis Abeba por un valor de 4 mil millones de dólares, el cual permite aumentar la seguridad y el aumento del flujo del comercio exterior de Etiopia. Si bien muchas de las infraestructuras han sido planificadas y ejecutadas con otros objetivos, la cantidad de estos programas que de manera asilada China ha venido adoptando con varios países, les permite tener una base ya creada para el lanzamiento del OBOR, en lo que a África respecta.

Por su parte, la costa atlántica se beneficiará indirectamente, en la medida que la ruta se extienda hacia América Latina y el Caribe, puesto que sus diferentes enclaves serán utilizados como puntos de tránsito. Durante una visita de Estado del Presidente togolés Faure Gnassingbe a China, planteó la disposición de su país de convertirse en el anchor point de la Ruta en su paso por el África Occidental[2]. En esta subregión existen importantes ciudades portuarias que estarían en condiciones de beneficiarse del tránsito comercial impulsado por la Ruta Marítima en su cruce por el Atlántico sur y en dirección hacia América Latina y el Caribe.

En África Centro-Oriental[3] ya se están desarrollando numerosas obras de infraestructuras con participación china que apuntan a una mayor conexión con los enclaves en los litorales. Este ha sido el ejemplo de Ruanda, un país que sirve de conexión entre el África Central y Oriental. En este sentido, el Embajador de Kigali ante el gobierno en Beijing, Charles Kayonga, expresó que la iniciativa OBOR es una plataforma para el crecimiento de África junto con el resto del mundo y que está en armonía con la Agenda 2063 de la Unión Africana, en términos de desarrollo infraestructural e integración económica subregional[4].

Otro de los países de esta subregión que se beneficia ya de las relaciones con China es Uganda. El descubrimiento de petróleo en el Lago Alberto ha fomentado los intereses de empresas chinas como la China National Offshore Oil Corporation (CNOOC) la cual adquirió parte de las licitaciones por un valor de 2,9 mil millones de dólares[5]. Finalmente, el gobierno de Uganda entregó a diferentes empresas las licencias de producción petrolera, entre ellas la CNOOC. En total, se tendrán que invertir más de 2 000 millones de dólares en el proceso de producción.[6]El inicio de la explotación se previó para el 2017-2018 con un ritmo diario de 60 mil barriles diarios.

Los gastos de capital en la edificación de la primera refinería de petróleo serán de 3 mil millones de dólares. Esta cantidad incluye también los costos de la construcción del gasoducto de 205 kilómetros hacia la capital ugandesa: Kampala.[7] Un oleoducto se tiene proyectado construir a través del territorio ugandés, para conectarlo con los ya existentes en Kenya, por donde saldrá al mar. El oleoducto tendrá una longitud de 1500 km desde el distrito de Hoima en Uganda pasando por la región de Lokichar en Kenya hasta el puerto de Lamu[8], creándose así toda una infraestructura que permitirá también extraer el petróleo descubierto en Kenya en 2010 así como previsiblemente el petróleo de Sudán del Sur con otro oleoducto preconcebido que saldría también por el puerto de Lamu, en el cual ya existen tres embarcaderos en proceso de construcción (figura 6).

Está además el proyecto de una refinería con capacidad para los 60 000 barriles diarios. Se deben construir carreteras de acceso, pistas de aterrizajes e instalaciones de diferentes tipos. Entre estas obras están la carretera de siete kilómetros entre el pueblo de Ikamiro al de Buhuka Parish, así como un oleoducto de 50km desde Buhuka hasta la zona de Kabaale, donde debe estar la refinería. La etapa constructiva previa debe estar concluida en el 2017.[9]

África en la estrategia China: “Un Cinturón Una Ruta”

Cinturon

Fuente: http://www.merics.org/en/merics-analysis/infographicchina-mapping/china-mapping/

A pesar de que no se ha firmado un acuerdo con la Unión Africana en lo relativo a OBOR, China ha manifestado que todos los países pueden participar, de una manera u otra, dejando abierta la negociación para futuras incorporaciones. Sudáfrica firmó un acuerdo para cooperar con la OBOR desde diciembre de 2015.

África Oriental: centro neurálgico de la ruta china

El puerto de Mombasa en Kenya está destinado a ser uno de los puntos fundamentales en la Ruta marítima de la Seda del siglo XXI en su paso por la costa africana, a su vez será un enclave para el comercio exterior de los países sin salida al mar. Para ello, ya los empresarios chinos tienen proyectado la construcción de un ferrocarril que debe conectar al este de la República Democrática del Congo (RDC), Ruanda, Uganda con Kenya. Este megaproyecto se denomina Standard Gauge Railway (SGR) y tiene como objetivo sustituir la vieja infraestructura británica del siglo XIX e interconectar las economías de estos países de manera más eficiente. Ya se ha materializado el tramo que une al puerto de Mombasa con Nairobi, con una longitud de 485km[10] y la segunda fase entró en construcción desde octubre de 2016.

http://cdn09.allafrica.com/download/pic/main/main/csiid/00401460:0971f2c38d3b4ddeef335e1cea403f08:arc614x376:w285:us1.png

Figura 7:  Presidente Uhuru Kenyatta en el Foro para la Cooperación Internacional de Un Cinturón Una Ruta.

En el primer Fórum para la Cooperación Internacional del Cinturón y la Ruta (Belt and Road Forum for International Cooperation) celebrado el 14 de mayo de 2017 en el China National Convention Centre de Beijing, participaron también representantes de países africanos. Entre ellos estuvieron presentes el Primer Ministro de Etiopía Hailemariam Desalegn, así como el Ministro de Transporte sudafricano Joe Maswanganyi, el Ministro de Comercio e Industria de Egipto y el Ministro de Cultura de Túnez. 

También participó el Presidente de Kenya Uhuru Kenyatta, el cual sostuvo conversaciones con las autoridades chinas para la negociación de los fondos para la tercera fase del SGR de Naivasha a Malaba a través de Kisumu. En el país también se está proyectando la construcción de una Zona Económica Africana de 1 767 acres en torno al poblado de Eldoret.

Tanzania sería el otro enclave en la ruta estratégica china no solo por su posición geográfica favorable sino también por el nivel de las relaciones comerciales entre ambos países. Según el Dr. Lu Youqing, Embajador de China en Tanzania, su país es el principal proveedor de inversión extranjera directa y ha desarrollado varios proyectos de infraestructuras como el puente Nyerere, un gasoducto y otras industrias como parte de la cooperación con China[11].

En un artículo publicado en Global Times, Xue Li[12] planteaba que desde el punto de vista económico, China tiene vínculos mucho más estrechos con los países africanos que con muchas de las naciones asiáticas a lo largo de la ruta OBOR, pero según él, la mayor preocupación de estos países es si serán incluidos en esta nueva estrategia china y cuáles serán sus roles[13]. Cualesquiera sean los niveles de vinculación del resto de los países africanos que no sean geográficamente “tocados” por las “nuevas” rutas proyectadas, los impactos serán más positivos que negativos teniendo en cuenta el principio esbozado por China de ganancia mutua entre países históricamente excluidos del proceso de globalización dominado hasta el momento por las potencias occidentales.

Los centros de poder tradicionales se oponen a esta nueva jugada estratégica de China, puesto que su implementación significará una recomposición de las alianzas en los diferentes espacios geopolíticos, cambios en los flujos comerciales y en el control, gestión y supervisión de estas nuevas vías “alternativas”. En su campaña de descrédito ya la califican como el “Plan Marshall Chino” o como una reminiscencia de las antiguas redes de comercio del Imperio Británico diseñadas para extraer los recursos naturales. Toda esta propaganda está atribuida a que no serán los poderes hegemónicos tradicionales los que controlen o frenen dicho plan geopolítico chino.

En comparación con el resto de las regiones en las cuales se está proyectado OBOR, pareciera que África no tendría un papel significativo en esta estrategia, pero para el continente, los programas que se están implementando sí tienen gran importancia y esta nueva orientación china tendrá implicaciones positivas para las economías africanas directamente relacionadas con la ruta marítima. Al menos, la proyección de estas rutas tendrá en cuenta necesariamente a las costas africanas, como lo hicieron – las del África Oriental – en la etapa de la Ruta histórica. El rol de esta región será más importante y sus posibilidades de interconexión aumentarán. Mientras los grandes megacuerdos que se negocian no incluyen a ninguna de las economías africanas, la estrategia china será más inclusiva y por ende positiva para los africanos, en búsqueda de una mayor diversificación de la orientación geográfica de sus exportaciones. 

Bibliografía 

Africa to benefit from China’s $124 billion plan for “One Belt, One Road” project. May 16, 2017. Disponible en: http://aquilatimes.com/africa-to-benefit-from-chinas-124-billion-plan-for-one-belt-one-road-project/

China's CNOOC wins $2bn Uganda oil field contract. 26 de septiembre de 2013. Disponible en: http://www.bbc.com/news/business-24279582

El Gobierno de Uganda ha elegido un proyecto de Rostec. 3 de julio de 2014. Disponible en: http://rostec.ru/es/media/pressrelease/4513871

Fabricius, Peter. Africa: Is China's Belt and Road Initiative Just a Bedtime Story? Institute for Security Studies, ISS, Tshwane/Pretoria, 8 de junio de 2017. Disponible en: http://allafrica.com/stories/201706090641.html

Kenya Set to Gain From China's Infrastructure Projects. The Nation, Nairobi, 14 May 2017. Disponible en: http://allafrica.com/stories/201705150009.html

Li, Xue. China Needs to Develop Detailed Africa Strategy. Global Times, May 14, 2017. Disponible en: http://www.globaltimes.cn/content/1046911.shtml

Malingha Doya, David y Angelina Rascouet: Kenyan oil-pipeline accord with Uganda paves way for exports. 10 de agosto de 2015. Disponible en: http://www.bloomberg.com/news/articles/2015-08-10/kenya-uganda-agree-to-build-oil-pipeline-through-kenya-s-north

Olive Burrows. Kenya: what Kenya Hopes to Gain From China Belt and Road Forum Capital FM, Nairobi, 14 May 2017. Disponible en: http://allafrica.com/stories/201705150209.html

Ruhimbana, Richard. Africa: One Belt and One Road Initiative Is Good for Africa - Amb. Kayonga. The New Times (Kigali), 16 May 2017. Disponible en: http://allafrica.com/stories/201705160111.html

Togo Intends to Be Anchor Point for New Silk Road in West Africa – President. Lome, Xinhua, 31 May 2016. Disponible en: http://allafrica.com/stories/201606091144.html.

Uganda emite por primera vez licencia de producción petrolera a CNOOC. 26 de septiembre de 2013. Kampala, Agencia Xinhua. Disponible en:  http://spanish.peopledaily.com.cn/31620/8410936.html

Uganda: El paraíso oculto del petróleo. Disponible en:  http://comunicacionpopular.com.ar/uganda-el-paraiso-oculto-del-petroleo/

Youqing, Lu. Tanzania - the Belt and Road Initiative. 11 de mayo de 2017. Disponible en: http://allafrica.com/stories/201705110195.html

 

Imágenes

Foto: Presidente Uhuru Kenyatta en Belt and Road Forum for International Cooperation en el China National Convention Centre de Beijing. Disponible en: http://allafrica.com/stories/201705150009.html

 

 

[1] Aquilatimes (2017). Africa to benefit from China’s $124 billion plan for “One Belt, One Road” project. May 16, 2017. Disponible en: http://aquilatimes.com/africa-to-benefit-from-chinas-124-billion-plan-for-one-belt-one-road-project/

[2] Xinhua (2016). Togo Intends to Be Anchor Point for New Silk Road in West Africa – President. Lome, 31 May 2016. Disponible en: http://allafrica.com/stories/201606091144.html

[3] Debe tenerse en cuenta que los países mediterráneos ubicados en la región de los Grandes Lagos interlacustres dependen de las zonas costeras del Índico para sus exportaciones

[4] Richard Ruhimbana (2017). Africa: One Belt and One Road Initiative Is Good for Africa - Amb. Kayonga. The New Times (Kigali), 16 May 2017. Disponible en: http://allafrica.com/stories/201705160111.html

[5] Ver: Uganda: El paraíso oculto del petróleo. Disponible en:  http://comunicacionpopular.com.ar/uganda-el-paraiso-oculto-del-petroleo/

[6]Ver: Xinhua (2013). Uganda emite por primera vez licencia de producción petrolera a CNOOC. 26 de septiembre de 2013. Kampala, Agencia Xinhua. Disponible en:  http://spanish.peopledaily.com.cn/31620/8410936.html

[7]Ver: El Gobierno de Uganda ha elegido un proyecto de Rostec. 3 de julio de 2014. Disponible en: http://rostec.ru/es/media/pressrelease/4513871

[8] Malingha Doya, David y Rascouet, Angelina (2015). Kenyan oil-pipeline accord with Uganda paves way for exports. 10 de agosto de 2015. Disponible en: http://www.bloomberg.com/news/articles/2015-08-10/kenya-uganda-agree-to-build-oil-pipeline-through-kenya-s-north

[9]Ver: China's CNOOC wins $2bn Uganda oil field contract. 26 de septiembre de 2013. Disponible en: http://www.bbc.com/news/business-24279582

[10] Peter Fabricius. Africa: Is China's Belt and Road Initiative Just a Bedtime Story? Institute for Security Studies, ISS, Tshwane/Pretoria, 8 de junio de 2017. Disponible en: http://allafrica.com/stories/201706090641.html

[11] Lu Youqing. Tanzania - the Belt and Road Initiative. 11 de mayo de 2017. Disponible en: http://allafrica.com/stories/201705110195.html

[12]Director del Departamento de Estrategia Internacional del Institute of World Economics and Politics  de la Academia China de Ciencias Sociales.

[13] Xue Li. China Needs to Develop Detailed Africa Strategy. Global Times, May 14, 2017. Disponible en: http://www.globaltimes.cn/content/1046911.shtml

 

NOTA: Ponencia presentada en el panel “La Nueva Ruta de la Seda y las implicaciones para los diferentes espacios geopolíticos”, en el IV Seminario ALADAA, 14 de diciembre de 2017, Casa de los Árabes, La Habana