Portaviones estadounidense en costas de Vietnam después de 40 años: ¿Un simple gesto o estrategia encubierta?

Dr Ruvislei González

 

Dr. Ruvislei González Saez

ruvislei@cipi.cu

Recientemente se produjo un suceso que había sido anunciado desde el pasado 2017, la llegada del portaviones estadounidense Carl Vinson a las costas de Da Nang, Vietnam el 5 de marzo de 2018. Es la primera vez desde el final de la guerra en 1975, que un portaviones estadounidense llega a puerto de esta nación asiática, hecho que muchos medios de comunicación han magnificado y con un doble objetivo a favor de Estados Unidos y en contra de China. Sin embargo, la visita fue resultado de las conversaciones entre los presidentes de ambos países tras la gira efectuada por el mandatario Donad Trump a Hanoi a finales de 2017.

El acuerdo se concretó durante el viaje que realizó en enero del presente año a la nación del Sudeste Asiático el secretario de Defensa, James Mattis, en reunión con el ministro de Defensa vietnamita, Ngo Xuan Lich. No obstante, ya desde varios años atrás la nación americana estaba intentando lograr este propósito, mientras la posición vietnamita fue de rechazo. Desde de 2010, las autoridades estadounidense han estado gestionando la entrada de las embarcaciones, pero ahora es cuando se ha hecho realidad, después de un fortalecimiento de Vietnam y de obtener un prestigio en la región por su política independiente y responsable.

El portaviones arribó a las costas de Da Nang acompañado de dos buques escoltas, el crucero USS Lake Champlain (CG 57) y el destructor USS Wayne E. Meyer (DDG 108). El Carl Vinson Strike Group se programa regularmente para su despliegue en la región del Indo-Pacífico según información del Comando del Pacífico. Es cierto, que la visita marca un hito en las relaciones bilaterales, normalizadas en el 2016[1] y conducirá a ampliar las relaciones de Asociación Integral entre ambas partes, pero aún sin llegar a niveles de Asociación Estratégica, ni mucho menos de Asociación Estratégica Integral logradas solo con China, Rusia y la India, los dos primeros fuertes rivales de Washington en su actual política.

Con la llegada del portaviones estadounidense, a los tripulantes se les planificó intercambios culturales y profesionales durante proyectos de servicio a la comunidad, competencias deportivas y recepciones. Además, los músicos de la Marina de la Séptima Flota de Estados Unidos realizaron conciertos gratuitos para el público[2]. Pero lo más interesante, es la visita a un orfanato y a un centro de víctimas del Agente Naranja[3], que tantas secuelas ha dejado a la población vietnamita. El Carl Vinson es el tercer portaaviones de la clase Nimitz estadounidense con un equipo de aproximadamente 5 000 marineros que apoyan y llevan a cabo operaciones aéreas en el mar.

Por un lado, la llegada de la nave marcó un novedoso movimiento militar estadounidense en Vietnam y un fortalecimiento de las relaciones entre ambos países; pero por el otro hay quienes indican que es un solapado comunicado en esta región por la creciente presencia de Beijing en el disputado Mar del Sur de China. La posición del actual gobierno de Estados Unidos ha sido de interferir en el conflicto en su propio beneficio, últimamente la Marina ha realizado despliegues de seguridad marítima en esas aguas que han sido interpretadas como un desafío a China.

La visita del portaaviones estadounidense aunque de manera planificada se produce en momentos en que China anunció su mayor aumento del presupuesto en defensa en tres años. El gobierno chino expresó que el gasto aumentaría un 8,1%[4] en 2018 número que, según estimaciones, llevaría el gasto militar a unos 173 mil millones de dólares, pero aún ni se acerca a los 600 mil millones de dólares destinados para el presupuesto militar estadounidense.

La noticia ha tenido un impacto internacional, la cual ha sido difundida por medios de comunicación del mundo entero y con diversas explicaciones. Interesante es como el medio mexicano Televisa expuso las palabras del Embajador estadounidense en Vietnam, Daniel Kritenbrink, cuando plantea: “Yo creo que la visita del portaaviones estadounidense Carl Vinson demuestra nuestro compromiso en la alianza entre Vietnam y Estados Unidos” (Televisa News, 2018). Tal afirmación puede conducir a interpretaciones erróneas, especialmente porque entre ambas naciones no existe una alianza, independientemente de que el acercamiento pueda ser favorable en relación al conflicto del Mar del Sur de China. Las relaciones militares manifestadas tanto en documentos oficiales estadounidenses como vietnamitas no son consideradas a tal nivel, además la política exterior vietnamita se fundamenta en las no alianzas y ser amigo de todos.

Mientras el sitio (20 minutos, 2018) expone información emitida por la Agencia Vietnamita de Noticias al plantear “que la visita contribuirá a continuar fortaleciendo las relaciones entre Vietnam y Estados Unidos para que coincida con su Asociación Integral y, al mismo tiempo, se mantenga la paz, estabilidad, seguridad, cooperación y el desarrollo en la región”. El diario argentino (El Clarín, 2018) expuso “Le Hong Hiep, investigador del Instituto Yusof Ishak (ISEAS) de Singapur, recalca que "la visita del Carl Vinson a Da Nang puede verse como un movimiento significativo que literalmente acerca a dos antiguos enemigos y marca un mayor nivel de confianza entre ellos". Más adelante añade “En referencia a China, Le Hong Hiep subraya que Estados Unidos y Vietnam deberían considerar este tipo de cooperación militar como "prácticas normales" sin preocuparse de que "ofendan a un tercer país mientras no constituyan una amenaza directa".

En el análisis de la noticia, se dividen dos grupos de información de los medios occidentales, aquellos que se encargan de aprovechar la situación para avivar tensiones en relación a las disputas con China y resaltar las relaciones con Estados Unidos y los que se encargan de repetir la noticia, sin elevar los tonos. Casi todos los enunciados comenzaban con el mismo titular “después de 40 años portaviones estadounidense visita Vietnam”. Se hicieron eco de la noticia medios de comunicación especialmente de Estados Unidos (The new York Times, CNN, Univisión, The Hill, NPR, New 3tv, UPI), Reino Unido (The Telegraph, BBC Mundo, Express), México (Notimex, 20 minutos, Televisa, Azteca tv, Milenio), Argentina (El Clarín), España (ABC), Perú (RPP), multinacional (Telesur), Vietnam (VNA, VOVWorld,). También lo hicieron otros países como Japón, Francia, Venezuela, etc.

En tanto el sitio chino Xinhua en español e inglés no se hizo eco de la noticia. Sin embargo, el Global Times, el seis de marzo anunció: “Hanoi ha estado tratando de evitar que el público interprete que la visita envía señales a China, y espera que Beijing pueda verlo como un intercambio normal entre los dos países (…) La visita del USS Carl Vinson no cambiará la visión estratégica de Hanoi de desarrollar simultáneamente lazos con Beijing y Washington. Por mucho que se mejore la cooperación militar entre Estados Unidos Vietnam, no animará a Hanoi a actuar como un puesto avanzado de los Estados Unidos” (Global Times, 2018).

Aunque los medios de información intenten avivar las tensiones, lo cierto es que las relaciones entre Hanoi y Beijing están en un momento positivo, pese a la existencia de las disputas y ambos Partidos y gobiernos trabajan en por avanzar positivamente los vínculos. Ello se muestra desde la visita del presidente Xi Jinping y líder del Partido Comunista de China, cuando realizó a Vietnam su primera gira como jefe de Estado tras su relección y las visitas en el propio año de los principales líderes vietnamitas del Partido y Estado. A su vez, el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de Vietnam, Le Thi Thu Hang, subrayó que la visita “seguirá fomentando las relaciones bilaterales dentro del marco de la colaboración global entre ambos países, y contribuye a mantener la paz, la estabilidad, la seguridad, la cooperación y el desarrollo en la región”, según señaló South China Morning Post.

El gesto representa más un impulso estadounidense, a partir de la clara intención reflejada en la reciente emitida Estrategia de Seguridad Nacional de a finales de 2017. Por otro lado, Vietnam, si bien percibe de manera positiva el acercamiento con Washington para equilibrar las tensiones con Beijing, también evita dar pasos acelerados para no generar fricciones con este último. Además, existe una política de Beijing de aligerar tensiones y aumentar los niveles de cooperación, al menos al corto plazo. No es casual que tres días antes del arribo del portaviones, los ministros de Defensa de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN) y China acordaron realizar un ejercicio marítimo conjunto este año. El acuerdo se alcanzó durante una reunión no oficial de los líderes de defensa de la agrupación sudesteasiática, celebrada en Singapur. Los países vinculantes acordaron llevar a cabo el Ejercicio Marítimo ASEAN-China en dos oportunidades este año. Se espera que el primero se realice en China en octubre, mientras que el segundo tenga lugar en un país miembro de la ASEAN, posiblemente en Filipinas, a fines de noviembre o diciembre[5].

La estancia de cinco días del portaviones estadounidense en la ciudad centrovietnamita, representa un acercamiento bilateral entre Washington y Hanoi, pero también es cierto, que en el actual período han aumentado las diferencias producto de las demandas vietnamitas ante la Organización Mundial del Comercio por causa de las políticas estadounidenses antidumping a los filetes de pescado vietnamita[6], al pescado pangasius[7] y más aún, al aluminio y acero. Por otro lado, el Departamento de Estado emitió una declaración en febrero pidiendo a "Vietnam que libere a todos los presos de conciencia inmediatamente y permita que todos los individuos expresen sus puntos de vista libremente y se reúnan pacíficamente sin temor a represalias" (Beech, 2018).

Consideraciones finales:

La visita del portaviones estadounidense a Vietnam tiene un sentido simbólico, a la vez que afianza las relaciones ya normalizadas desde el 2016 entre Hanoi y Washington. Aunque este suceso fue coordinado con tiempo por ambas partes, también debe tenerse en cuenta que para Estados Unidos es más que un simple gesto, es parte de la estrategia de fortalecer los lazos con Vietnam como parte de la activación del proyecto del Indo-pacífico en el que China constituye el objetivo.

La prensa extranjera, especialmente la occidental se ha dedicado a sobredimensionar el evento. Por otro lado, Vietnam actúa mesuradamente, como parte de un acuerdo y del proceso de normalización de los vínculos. A su vez, de esta visita sacan ventajas ambas partes.

En los tiempos recientes se visibilizan forcejeos entre Estados Unidos y China, especialmente en el terreno militar. El espacio geopolítico en el que está enclavado Vietnam, le configura retos ante la rivalidad de dos grandes potencias. Beijing avanza con el desarrollo de su portaviones que hará que la Armada china pueda mantener una presencia importante en toda la zona del Indopacífico, sin dejar de tener en cuenta los otros proyectos de portaviones chinos en curso. Para el gigante asiático, la presencia estadounidense es un desafío, a la vez para Estados Unidos, el avance militar chino amenaza su concepto de seguridad nacional, especialmente cuando se considera el policía global.

La visita es realmente parte de la estrategia estadounidense de acercarse a Vietnam teniendo en cuenta los conflictos con China, así como de utilizar al primero contra el segundo. Esta visita no causará efectos negativos en las relaciones China-Vietnam como parte de la política prudente de acercamiento impulsada por los actuales líderes de ambas naciones.

 

Referencias bibliográficas:

 

Bibliografía:

Sullivan, Michael (2018). A U.S. Aircraft Carrier Anchors Off Vietnam For The First Time Since The War. Disponible en: https://www.npr.org/sections/parallels/2018/03/05/590803578/a-u-s-aircraft-carrier-is-docking-in-vietnam-for-the-first-time-since-the-war

 

[1] Aunque algunos planteen que las Relaciones entre Vietnam y Estados Unidos se normalizaron en 1995, fue en el 2016 tras la declaración conjunta emitida entre ambos gobiernos luego de la visita del entonces presidente Barack Obama a Hanoi. Ello se logró tras la eliminación del embargo de armas no letales en 2014 y de armas letales en 2016.

[2] Carl Vinson Strike Group Public Affairs (2017). US Aircraft Carrier Arrives in Vietnam for Historic Visit. Disponible en: http://www.pacom.mil/Media/News/News-Article-View/Article/1458419/us-aircraft-carrier-arrives-in-vietnam-for-historic-visit/

[3] El Ejército estadounidense roció alrededor de 20 millones de galones de este herbicida. Como consecuencia, casi medio siglo después, 5 millones de vietnamitas padecen de los efectos del agente naranja: niños que a la fecha nacen con malformaciones que no existían antes de la guerra, cáncer y otras enfermedades genéticas.

[4] Global Security (2018). China to increase defense budget by 8.1% in 2018. Disponible en: https://www.globalsecurity.org/wmd/library/news/china/2018/china-180305-presstv01.htm

[5] https://es.vietnamplus.vn/asean-y-china-realizaran-ejercicio-maritimo-conjunto/84956.vnp

[6] Ver en: https://www.wto.org/spanish/tratop_s/dispu_s/cases_s/ds536_s.htm

[7] Ver en: https://www.wto.org/spanish/tratop_s/dispu_s/cases_s/ds540_s.htm