Cargando...

El conflicto en el Sahara Occidental: contradicciones entre los actores

junio 22, 2021   0

El 13 de noviembre de 2020 Marruecos y el Frente Polisario habían reanudados los combates después de un enfrentamiento en el cruce de Guerguerat. Dicha zona había sido durante mucho tiempo una fuente de tensión entre los dos bandos, ya que representa una carretera de importancia estratégica por la que circulan todas las mercancías desde Marruecos y el Sahara liberado hacia Mauritania. La vía no estaba completamente bajo el control marroquí, algo que Rabat tiene intenciones de cambiar.

Las eventuales tensiones en torno a esta “zona de amortiguación” se deben al interés de Marruecos de extender una carretera más allá de su zona ocupada para conectar con Mauritania y de esta forma dominar nuevos territorios del Sahara liberado. Según fuentes saharauis, el ejército marroquí ha sembrado hasta 12 000 minas en el paso fronterizo de Guerguerat (El Periódico, 2020). De hecho, durante 2017 sucedieron varios momentos de tensión entre las partes por una posible ruptura del cese al fuego igualmente por fricciones con respecto al puesto fronterizo.

Marruecos y el Frente Polisario habían mantenido un alto al fuego acordado desde 1991 por mediación de la ONU. La Misión de Naciones Unidas para el Referéndum de Autodeterminación en el Sahara Occidental (MINURSO, por sus siglas en francés) no ha podido cumplir su objetivo debido a las constantes negativas por parte del Reino de realizar las votaciones. Más de dos décadas de negociación infructuosa parece indicar que si Marruecos no ha celebrado el referéndum es porque está seguro de perderlo, lo que explica su deseo de omitirlo o su pretensión de celebrar un referéndum manipulado como único medio de obtener la victoria.

El Frente Polisario ha dado este paso después de 29 años de alto al fuego debido a la congelación del conflicto durante décadas, que ha generado que la situación del Sáhara Occidental esté cada vez más olvidada en el panorama mundial. La declaración de guerra es un intento por romper el statu quo, que por el momento sólo ha beneficiado a Marruecos. El Reino alauita obtiene beneficios del estancamiento del conflicto ya que aunque no exista un reconocimiento por parte de la comunidad internacional de la soberanía marroquí sobre el Sáhara Occidental, Rabat sabe que cuanto más tiempo pasa, más se afianza su posición.

La vuelta al conflicto armado ha permitido a Marruecos el avance estratégico de tomar el control del paso de Guerguerat y construir una barrera a través del estrecho corredor que lo conecta con Mauritania, una extensión de la berma de arena – muro de 1 700 millas – que había construido para separar sus áreas controladas de las que están bajo la autoridad del Polisario. Sin un enviado especial de la ONU, ya que el puesto continúa vacante desde abril de 2019, no hay nadie que facilite una acción rápida sobre el tema o incluso que condicione la opinión internacional, que sigue consumida por la pandemia de coronavirus.

A partir de la declaración del estado de guerra por parte del Frente Polisario, este informó sobre enfrentamientos y ataques a lo largo de la berma. La organización saharaui afirmaba haber sufrido cuatro bajas y aseguraba la caída de tres soldados y un suboficial marroquí (Peregil, 2021). Por su parte, las fuentes marroquíes, principalmente a través de su Agencia Nacional de Prensa, y muchos medios de comunicación, minimizaron la transcendencia de este hecho y sobre todo, atribuyeron la proclamación del estado de guerra a una estrategia del Frente Polisario para desbloquear el conflicto.

El Frente volvió a las armas en parte por la decepción y la frustración de generaciones de saharauis que han vivido en el exilio, en campamentos o bajo control marroquí y por ende de su fuerte sentimiento nacionalista y patriótico. La voluntad del Polisario de declarar la guerra contra Marruecos en un contexto global caracterizado por la crisis económica y social a consecuencia de la pandemia de coronavirus ha formado parte de una estrategia para obligar al Reino a sentarse nuevamente en la mesa de negociaciones y resolver el problema del Sáhara Occidental.

El principal aliado del Polisario, Argelia, ha sufrido grandes cambios durante el 2019 y 2020. El país magrebí se enfrenta a fuertes presiones económicas debido a la disminución de los ingresos por concepto de las exportaciones de petróleo y gas, y las demandas de una población que pide una reforma generalizada. En medio de esta difícil situación, los argelinos han mantenido su inquebrantable apoyo a la RASD y no es probable un escenario en el que este se modifique. Como era de esperar ha condenado la normalización marroquí-israelí y expresó que el reconocimiento de Estados Unidos de la marroquinidad del Sahara Occidental aumenta el potencial de inestabilidad en la región. Argel podría aumentar su apoyo al Polisario, pero una escalada del conflicto en su frontera no le es conveniente, así como tampoco enfrentarse directamente con Marruecos.

Hasta ahora se han producido muy pocos enfrentamientos entre las partes. Sin embargo, no es descartable que la situación pueda recrudecerse debido a las posiciones arraigadas de cada bando; el Frente Polisario no renunciará a la autodeterminación del pueblo saharaui, mientras que por su parte, Marruecos continuará insistiendo en su propuesta de autonomía para el Sahara Occidental. Todas las artimañas marroquíes para sabotear la realización del referéndum no hubieran dado fruto de no haber contado con el beneplácito de las grandes potencias, sobre todo Estados Unidos y la Unión Europea. Los intereses geopolíticos han preponderado sobre el derecho internacional, lo que lleva a que se prolongue la rivalidad mediante apoyos moderados, ambigüedades, lobbies, y cálculos políticos que les llevan a ser complacientes con Marruecos.

El 10 de diciembre de 2020, después de haber perdido las elecciones presidenciales de noviembre, y en un escenario de reactivación del conflicto armado entre Marruecos y el Frente Polisario, Donald Trump anunciaba el reconocimiento por parte de Estados Unidos de la soberanía de Marruecos sobre la región del Sahara Occidental y la apertura de un consulado estadounidense en la ciudad de Dakhla. Claramente, esa decisión unilateral y sin precedentes –anunciada a través de Twitter– no tenía la intención de avanzar en una solución duradera para este prolongado conflicto, más bien abrió un nuevo capítulo de contradicciones.  El anunció dio un vuelco al apoyo estadounidense al proceso de la ONU –estancado hace varios años- para dar solución al conflicto. El presidente electo Joe Biden deberá decidir si revertir o no la decisión de su predecesor.

Pasado los primeros 100 días del gobierno de Biden, la Casa Blanca continuaba sin aclarar su postura, lo que no podrá mantener por mucho tiempo debido a las presiones internas por parte de los sectores proisraelíes, así como del Senado. Un grupo de 27 senadores -13 republicanos y 14 demócratas- enviaron en febrero de 2021 una carta al presidente con el fin de exhortarlo a revertir la decisión de Trump. (Pascual, 2021) Todo indica que no dará marcha atrás, sin embargo, parece que en el corto plazo no tomará ninguna medida que haga realidad la proclamación de su antecesor, así lo demuestra la actitud llevada a cabo por EEUU durante las maniobras del African Lion 2021. Con la nueva administración demócrata, el Pentágono modificó el escenario de las maniobras al excluir los territorios del Sahara ocupados. Aun así, el logotipo del African Lion 2021 sigue incluyendo el territorio saharaui como parte de Marruecos.

Rabat está dispuesto a actuar con mano firme en lo que respecta al Sahara Occidental. El envalentonamiento del Reino ha tenido mucho que ver con las concesiones de Trump; y hará lo posible para que la UE lo siga. Esto se evidenció al desatar una crisis con Alemania el pasado mes de marzo, al suspender todos los contactos con la Embajada, las fundaciones políticas y agencias de cooperación alemanas en Marruecos. Un aviso para asegurarse de que Berlín no se incline hacia el Frente Polisario o Argelia.

Además, también están los episodios de este nuevo capítulo de la crisis diplomática con España, cuando Marruecos decidió flexibilizar la vigilancia en la frontera con Ceuta.  Esto provocó la entrada de millares de inmigrantes en territorio español. El detonante fue la presencia en España del Secretario General del Frente Polisario, Brahim Ghali, por cuestiones de salud. Marruecos lanzó una campaña para criminalizar a Ghali, también presidente de la RASD, con el fin de desacreditar al Frente y aislarlo internacionalmente.

La presión diplomática ejercida por Marruecos tiene que ver con el hecho de que este año está prevista una nueva sentencia del Tribunal de Justicia de la UE – relativa a la legalidad de las exportaciones marroquíes del Sáhara Occidental a la UE – y que dicha sentencia podría sacudir las relaciones de Marruecos con Europa. Lo más probable es que la decisión del Tribunal sea desfavorable para Marruecos y afecte por tanto su estrategia para que se reconozca a nivel internacional su soberanía sobre el Sahara Occidental. Es una sentencia que incluye solo aspectos económicos, pero sin duda, comprende  importantes implicaciones políticas.

Los países europeos que durante mucho tiempo han considerado beneficioso mantener el statu quo pueden enfrentarse a una incómoda decisión. Tendrán que decidir entre unas relaciones temporalmente difíciles con Marruecos, a cambio de alcanzar una solución duradera a un conflicto que representa una amenaza para la estabilidad en el vecindario sur de la UE. Europa debería reevaluar sus posiciones y coordinar esfuerzos para impulsar una solución política al conflicto. Así como es esencial un impulso común por parte de los actores del Consejo de Seguridad y Argelia.

El conflicto saharaui continúa caracterizándose por la ausencia de una búsqueda por parte de la comunidad internacional de mecanismos y procedimientos eficaces para forzar la realización del referéndum de autodeterminación del pueblo saharaui. La solución al conflicto debe basarse en el respeto al principio de libre determinación de los pueblos. El territorio del Sahara Occidental constituye en la actualidad un “Territorio no Autónomo” y su condición jurídica internacional definitiva tiene que ser escogida por la voluntad libremente manifestada del pueblo de ese territorio, es decir el pueblo saharaui.

Referencias

Cembrero, I. (2021). EEUU frena a Marruecos, sin apoyar a España, al excluir el Sahara de las maniobras African Lion, El Confidencial, Junio, https://www.google.com/amp/s/www.elconfidencial.com/amp/espana/2021-06-06/eeuu-marruecos-sahara-maniobras-africa-lion_3118128/

El Periódico. (2020). Los saharauis denuncian la colocación de 12.000 minas por parte de Marruecos, Noviembre, https://www.google.com/amp/s/amp.elperiodico.com/es/internacional/20201124/saharauis-denuncian-colocacion-12-000-8218915

El Periódico. (2021). Marruecos cierra la frontera en Ceuta tras dos días de oleada migratoria, Mayo, https://www.google.com/amp/s/amp.elperiodico.com/es/politica/20210519/ceuta-frontera-crisis-migracion-asalto-espana-marruecos-frente-polisario-11739858

González, M. (2021). Marruecos busca aislar al Frente Polisario criminalizando a su líder, El País, Mayo, https://www.google.com/amp/s/elpais.com/espana/2021-05-25/marruecos-busca-aislar-al-frente-polisario-criminalizando-a-su-lider.html%3foutputType=amp

Lovatt, H. (2021). Así debería la Unión Europea aclarar sus relaciones con Marruecos y Sahara Occidental, El Confidencial, Enero, https://www.google.com/amp/s/www.elconfidencial.com/amp/mundo/2021-01-02/asi-deberia-ue-aclarar-relaciones-marruecos-sahara_2891332/

Pascual, B. (2021). Biden afronta más presión para definir su política hacia el Sahara Occidental, EFE, Mayo, https://www.efe.com/efe/espana/mundo/biden-afronta-mas-presion-para-definir-su-politica-hacia-el-sahara-occidental/10001-4541006

Peregil, F. (2021). Muere un mando militar del Frente Polisario alcanzado en un ataque con el uso de un dron, El País,  Abril, https://www.google.com/amp/s/elpais.com/internacional/2021-04-08/muere-un-mando-militar-del-frente-polisario-alcanzado-por-un-dron.html%3foutputType=amp

The North Africa Post. (2021). Biden willnot reverse US recognition of Morocco’ssovereigntyover Sahara – Axios, Mayo, https://northafricapost.com/49454-biden-will-not-reverse-us-recognition-of-moroccos-sovereignty-over-sahara-axios.html

Télam. (2021). EEUU y Marruecos anuncian ejercicios militares en una zona disputada con el Frente Polisario, Junio, https://www.telam.com.ar/notas/202106/556264-eeuu-y-marruecos-frente-polisario.html

Trump, D. (2020). EEUU reconoce la soberanía de Marruecos sobre el Sahara Occidental, Red Voltaire, Diciembre, https://www.voltairenet.org/article211995.html


Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.