Cargando...

Estados Unidos

Proyección política y económica de la administración Biden hacia Irán

Otros autores: Lic. Laura Malagón Sotero
marzo 18, 2022   0

Antecedentes

Desde la caída del Shah en 1979 en Irán, las relaciones con el gobierno de Estados Unidos comenzaron en declive, hasta quedar oficializada la ruptura de los nexos diplomáticos entre ambas naciones en abril de 1980. A partir de ese momento las políticas llevadas a cabo por los dos países en la región del Medio Oriente han sido tema de contradicciones que, directamente, influyen en el escenario regional e internacional.

Disímiles han sido las administraciones estadounidenses que se han proyectado hacia la nación persa apoyándose en métodos de hostigamiento. La inclusión de Irán como Estado patrocinador del terrorismo, luego formó parte del denominado por George W Bush “Eje del Mal”, mientras que abogar por un cambio de régimen en la nación persa son muestra de algunos ejemplos.

Un punto de inflexión fue el proceso de acercamiento que hubo durante la administración de Barack Obama.  En este contexto se firmó el Acuerdo Nuclear en 2015 y se realizaron varias reuniones bilaterales. Con la llegada de Trump, el escenario dio un giro al salir del acuerdo en 2018 y aplicar un régimen de sanciones contra la nación iraní que tensaron aún más los escasos nexos.

Ascenso de Biden

 Con la llegada de Biden a la presidencia de los Estados Unidos, la idea de un alivio de las relaciones entre ambos países fue manejada. Luego de una agresiva política aplicada por su predecesor, parecía abrirse un camino menos inestable. Desde la campaña electoral del entonces candidato, afirmó que la política de Máxima Presión dirigida hacia Irán durante el periodo de mandato de Trump no había sido exitosa. Planteó su interés por revertir el escenario hostil que se había generado y dentro de sus objetivos estaba lograr un acercamiento con el país persa. De acuerdo con lo anteriormente mencionado el mandatario norteamericano expresó:

“Ofreceré a Teherán un camino creíble de regreso a la diplomacia. Si Irán vuelve a cumplir estrictamente con el acuerdo nuclear, Estados Unidos volvería a unirse al acuerdo como punto de partida para las negociaciones de seguimiento”. Al mismo tiempo también dijo: “continuaremos utilizando sanciones selectivas contra los abusos de los derechos humanos de Irán, su apoyo al terrorismo y el programa de misiles balísticos”.

Katzman (2021)

Es ambiguo su pronunciamiento, primero anuncia allanar el camino para establecer un vínculo menos hostil, pero bajo condiciones.  Luego, anuncia claramente que no dejará de imponer sanciones en tanto Estados Unidos lo considere pertinente.

  Actualmente, el vínculo oficial entre ambos países es mínimo.

“Irán tiene una sección de intereses en Washington DC bajo los auspicios de la Embajada de Pakistán. La ex embajada de Irán cerró en abril de 1980 cuando los dos países rompieran relaciones y permanece bajo el control del Departamento de Estado. La Misión de Irán ante las Naciones Unidas en Nueva York dirige la mayor parte de la diplomacia de Irán dentro de los Estados Unidos. La sección de intereses de Estados Unidos en Teherán, bajo los auspicios de la embajada de Suiza, no tiene personal estadounidense. Además, los funcionarios y empleados del gobierno de los Estados Unidos, incluidos los miembros del Congreso, generalmente no reciben visas de Irán para realizar visitas”.

Katzman (2021)

Al mismo tiempo, continua la polémica con respecto a varios temas, donde sobresalen el histórico cuestionamiento por parte de Estados Unidos hacia el sistema político de la República islámica, al cual caracterizan de autoritario y de violar los derechos humanos. Mientras, la expansión del programa nuclear iraní constituye el principal asunto por resolver en la agenda política de ambas administraciones.

El Pacto Nuclear

Desde los mecanismos diplomáticos se entiende el Pacto Nuclear como un acuerdo para controlar la producción energética de Irán y con ello prevenir conflictos que afecten la estabilidad y seguridad a nivel regional e internacional. En tanto, existe un marcado interés en lograr un acuerdo definitivo con respecto al tema y parece ser la tarea más difícil. Está en discusión si la administración Biden logra manejar con eficacia el asunto. La amenaza que implica la proliferación nuclear iraní junto con el aumento de la producción de uranio son algunas de las afirmaciones que ha empelado Estados Unidos para que Irán cumpla con el acuerdo. A su vez, el gobierno estadounidense deberá levantar las sanciones impuestas a Irán que, en contexto de Covid-19 han agravado el escenario económico de la nación. Además, la nación islámica exige ser compensada por las pérdidas ocasionadas por la imposición de las sanciones y que el gobierno norteamericano otorgue garantías para evitar otra salida unilateral del Acuerdo. Dentro de estos términos se fueron moviendo las controversiales conversaciones que se desarrollaron a finales de 2021 y que aún no arrojan un resultado concreto. 

Sanciones económicas

La llegada a la presidencia de Biden abrió las puertas para un retorno a las negociaciones nucleares y se apostó por un cambio de rumbo con respecto a las políticas de su predecesor. En 2021 se retomaron las negociaciones para el regreso de Estados Unidos al JCPOA como prometió el mandatario durante su campaña, sin embargo, mantiene las sanciones económicas que Trump impuso a Irán a partir de 2018, lo que ha representado un obstáculo para el desarrollo objetivo de las conversaciones en Viena con vistas a retomar el Acuerdo Nuclear. 

A mediados de febrero de 2021, la Administración Biden retiró la afirmación de que las sanciones de la ONU sobre Irán habían retrocedido. Sería el inicio de un cambio de política que hasta ahora solo forma parte de la retórica, ya que las medidas unilaterales impuestas por Trump no han sido quebrantadas en su conjunto.  Se han dado pasos hacia la flexibilización de alguna que otra medida como medio para conseguir objetivos específicos; tal es el caso del levantamiento de las sanciones dirigidas al Grupo Industrial Mammuty a su filial Mammut Diesel a principios de octubre de 2021. (Al Mayadeen Español, 2021)[1]

Las sanciones a dichas entidades fueron aplicadas originalmente en septiembre de 2020 como parte del paquete de medidas de máxima presión impuestas por Trump para socavar la República Islámica. El levantamiento de las mismas se produjo mientras la Administración Biden buscaba reiniciar una nueva serie de conversaciones indirectas con Teherán. La última ronda fue suspendida a principios del año 2021 debido a las elecciones presidenciales en Irán.

Durante el discurso en la 76 Asamblea General de ONU, que a su vez representó la primera intervención internacional del presidente de Irán Ebrahim Raisi desde su ascensión al poder en junio de 2021, el mandatario se refirió extensamente a las sanciones económicas reimpuestas a su país unilateralmente por Estados Unidos. En el evento hizo alusión a las consecuencias que estas imposiciones han provocado en la economía y el pueblo iraní, sobre todo durante la etapa de pandemia.

Las sanciones en tiempos de emergencia sanitaria son crímenes contra la humanidad”; expresó el mandatario iraní en su discurso ante la Asamblea. (France 24, 2021). Las medidas coercitivas contra Irán afectaron su capacidad para adquirir e importar vacunas y otros insumos médicos necesarios para combatir la pandemia de coronavirus.  El Gobierno iraní, así como otros países que también sufren las sanciones estadounidenses, han tenido una tarea doblemente difícil para contrarrestar los efectos de la pandemia.

Habría que señalar que la administración del demócrata ha sido menos agresiva con respecto a la imposición de nuevas sanciones hacia Irán; pero ha dejado claro que la única vía para el levantamiento de las restricciones heredadas de la época Trump es que Teherán cumpla con lo acordado en el Pacto Nuclear. Una imposición que resulta ser contradictoria puesto que no existe tal pacto, ya que Estados Unidos lo abandonó de forma unilateral desde 2018.

Mientras Irán exige que Estados Unidos abandone la campaña de “máxima presión”, Europa continúa demostrando supeditación política a las posiciones estadounidenses. El escaso interés de la UE para mantener los beneficios económicos del acuerdo, a pesar del cumplimiento de Irán con el JCPOA durante el primer año de la retirada estadounidense, ha provocado el giro continuo de los iraníes hacia el Este, ampliando las relaciones comerciales no solo con China, también con Corea del Norte y Japón.

En la reciente ronda de conversaciones indirectas que tuvo lugar desde el 27 hasta el 30 de diciembre de 2021 las partes estuvieron centradas en concertar mecanismos para el levantamiento de las sanciones ilegales. También se discutieron algunos asuntos referentes a las restricciones bancarias y financieras. Si Irán consigue mejorar su posición financiera a pesar de las sanciones será un problema para el actual mandatario, quien debe conseguir frenar las capacidades nucleares iraníes. Aun así, Washington tendrá que admitir el fracaso de las políticas de sanciones económicas y máxima presión ejecutadas contra el pueblo de Irán y su Gobierno.

Mientras, a pocos días de reanudar las últimas conversaciones efectuadas entre Irán y Estados Unidos para negociar el Pacto Nuclear, la administración Biden recurrió a la política de sanciones contra Teherán. Fueron sancionados ocho personas y cuatro entidades iraníes bajo el pretexto de los derechos humanos a inicios de diciembre del pasado año.

Finalmente, Biden ha tenido que lidiar con un escenario complejo en Medio Oriente, fruto de la gestión gubernamental anterior. Una de sus frases pronunciadas: America will be back (América volverá) nos brinda una idea del objetivo que persigue. Reposicionarse en la región, es tarea pendiente para quien busca a través de la diplomacia asegurarse un espacio de mayor influencia que está siendo ocupado por otros actores como China y Rusia.

La política exterior de la actual administración estadounidense busca proyectarse hacia el restablecimiento de las alianzas multilaterales que, durante el mandato de Trump fueron afectadas. El discurso oficial anuncia el interés de revertir las tendencias aislacionistas y a su vez reanudar los acuerdos echados por tierra durante el gobierno anterior, aunque en la práctica, la administración Biden no ha logrado avanzar mucho en materia político-diplomático con respecto a Irán. No debemos pretender que de un día a otro se logren avaneces significativos, cuando existen otros poderes ejerciendo influencia dentro del Congreso. En tanto, las relaciones se mueven en una balanza de poder que no logra encontrar el equilibrio para el entendimiento.

Como expresara el ayatolá iraní Jamenei:

“La actual administración de Estados Unidos no es diferente de la anterior porque, aunque usen otras palabras sobre el tema nuclear, exigen a Irán lo mismo que Trump. Detrás de la escena de la política exterior estadounidense hay un lobo depredador que, a veces, se convierte en un astuto zorro”.

TeleSUR (2021)

Referencias bibliográficas

Castro Torre, José Ignacio. Negotiate with Iran: New hand in an old game. Disponible en: https://www.ieee.es/Galerias/fichero/docs_analisis/2021/DIEEE18_2021_JOSCAS_Negociar_ENG.pdf

   Conte de los Ríos, Augusto. Las implicaciones de la llegada de Biden para Irán. Disponible en: https://www.ieee.es/Galerias/fichero/docs_opinion/2021/DIEEE023_2021_AUGCON_BidenIran.pdf

   Esfandiary, Dina. The Impact of the Iran Deal on International Politics in the Middle East.Consultado en: http://www.iemed.org

   García, Caterina y Josep Ibáñez. Nuevo Internacionalismo en la política exterior estadounidense de la Administración Biden. Balance de 100 días de gobierno. Disponible en: http://www.ceipaz.org

       France 24. El presidente iraní arremete contra EE. UU. y las sanciones impuestas a su país, ante la ONU. Septiembre, 2021. Disponible en:https://www.france24.com/es/medio-oriente/20210921-iran-asamblea-onu-estados-unidos-sanciones

   Haass, Richard. Iran´s Nuclear Choices and Ours.Disponible en: https://www.redint.isri.cu/publicaciones/irans-nuclears-choices-and-ours/

Katzman, Kenneth. Iran: Internal Politics and U.S. Policy and Options. 29 de julio de 2021. Disponible en: http://sgp.fas.org.

  Meneses, Rosa. La Administración Biden ante el legado de Trump en Oriente Medio. Disponible en: https://www.ceipaz.org

 Perkovich, George. A Ticking Time-Bomb?Disponible en: https://www.carnegie-mec.org/diwan/85988 teleSUR. Irán acusa a Joe Biden de seguir la misma política de Trump. Disponible en: www.telesurtv.net/amp/news/iran-acusa-joe-biden-seguir-misma-politica-trump-20210828-0005.html


[1]A su vez, durante el primer año de mandato de Biden han sido impuestas nuevas sanciones por supuestas violaciones de los derechos humanos; fueron sancionados altos miembros del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria de Irán y empresas afiliadas a la producción y suministros de misiles y equipamiento militar.


Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.