El conflicto Israelo-Palestino: una historia recurrente

MsC. Enrique Martínez

 

 

 

MSc Enrique R. Martínez Díaz

martinez@cipi.cu

Los hechos recientes ocurridos en  Israel, Cisjordania y la Franja de Gaza han vuelto a traer a la olvidadiza opinión pública internacional (usualmente enajenada por los grandes medios de desinformación masiva, que la atiborran de chismes de famosos, deportes, música y mil temas “light”) la terrible visión de un pueblo despojado de sus tierras, sin derecho a constituirse en un Estado independiente, y varias veces masacrado por el Ejército de uno de los aliados más importantes de EE.UU. y las potencias europeas.

Después de la Primera Guerra Mundial, la Sociedad de Naciones aprobó el Mandato Británico de Palestina con la intención de la creación de un «hogar nacional para el pueblo judío», de acuerdo a lo que en el año  1917, el Ministro de Asuntos Exteriores británico, Arthur James Balfour, había gestionado mediante la emisión de una declaración en donde se promovía la idea del establecimiento de ese hogar judío en Palestina (documento que se conoce como Declaración Balfour).

En 1920, Palestina fue adjudicada al Reino Unido para su administración como Mandato de la Sociedad de Naciones. Durante el mandato británico se produjo una importante emigración de judíos hacia Palestina, lo cual no transcurrió  sin choques con los árabes palestinos (mayoritariamente musulmanes) que poblaban esa región desde hacía más de un milenio.

Tras la conclusión de la II Guerra Mundial, e influida por las consecuencias del Holocausto, donde más de seis millones de judíos fueron asesinados por los nazis, el asunto se llevó a discusión a las Naciones Unidas, y tras el informe de la comisión internacional Peel, designada para evaluar la situación sobre el terreno, la Asamblea General de la Organización de Naciones Unidas (ONU) aprobó el 29 de noviembre de 1947 un plan que dividía a Palestina en dos Estados, dando a los árabes y a los judíos una extensión similar de terreno. El área  en torno a las ciudades de Jerusalén y Belén fue considerado corpus separatum y sería administrado por las Naciones Unidas. La ONU no adoptó ninguna disposición para ejecutar el Plan y, apenas dos semanas después, en una reunión pública celebrada el 17 diciembre, la Liga Árabe aprobó otra resolución que rechazaba de forma taxativa la de la ONU y en la que advertía que, para evitar la ejecución del plan de la ONU, emplearía todos los medios a su alcance, incluyendo la intervención armada.

El 14 de mayo de 1948 expiró el Mandato Británico de Palestina. Un día antes, los judíos proclamaron la independencia del Estado de Israel en su parte del territorio otorgada por el Plan de Partición de la ONU, debido a la festividad del sabbat. Esta declaración provocó como reacción inmediata la invasión de los ejércitos de la alianza árabe, dando así inicio a la guerra árabe-israelí de 1948.

Fue esta la primera de varias guerras entre los países árabes y el Estado de Israel, el cual, apoyado por las potencia occidentales (especialmente por EE.UU.) salió victorioso.

Por su parte, los palestinos han desarrollado una tenaz resistencia contra las acciones del gobierno sionista, que tras las sucesivas guerras ha incentivado la emigración judía desde Europa, América y otras región, y estableciendo asentamientos con estos emigrantes en territorios que de acuerdo al mandato de la ONU pertenecían a los palestinos, por lo que actualmente estos están confinados en un territorio mucho menor al que inicialmente se les había asignado.

A principios de este año 2021, el estado sionista inició acciones para el desalojo de varias familias judía en un barrio de Jerusalem Este denominado Sheikh Jarrah,  que motivó severas protestas por parte de los palestinos, la consecuente represión del gobierno, e incluso acciones xenófobas por grupos extremistas judíos de Otzma Yehudit y Levana, apoyados incluso por figuras importantes del Estado israelí tales como el teniente alcalde de Jerusalén, Arieh King.

En esa situación de crisis, durante la festividad religiosa musulmana del  Ramadán, el 10 de mayo de 2021, la policía israelí autorizó –en un clima de grandísima tensión social– la marcha nacionalista que conmemora la ocupación israelí de parte de Jerusalén en la guerra de los Seis Días. Como respuesta a la contra-protesta palestina, las fuerzas israelíes hicieron lo que ha sido el punto de inflexión: asaltaron y dañaron la mezquita de Al Aqsa, el tercer lugar del mundo más sagrado para el islam e hirieron a más de 300 civiles palestinos.

Como respuesta, el movimiento islámico HAMAS, con el respaldo de Yihad Islámica Palestina, protestó y envió desde Gaza un ultimátum a Israel, exigiendo que las fuerzas sionistas se retiraran del recinto sagrado de al-Aqsa, o atacarían. Los israelíes no aceptaron cumplir las exigencias de HAMAS (grupo al que ellos y sus aliados norteamericanos califican como terrorista), y como consecuencia,  'la Resistencia' cumplió su amenaza lanzando uno de los mayores ataques con cohetes contra áreas dominadas por los israelitas, con una intensidad superior a acciones anteriores.

Las facciones palestinas continuaron con sus ataques artilleros al mismo tiempo que Israel respondía con operaciones y bombardeos sobre Gaza y en los territorios ocupados. 

Y esta violencia gana simbolismo, porque coincide con la semana de conmemoración de la Dhikra an-Nakba (la Memoria de la Catástrofe 15 de mayo); un proceso paulatino de limpieza demográfica y desplazamiento masivo de palestinos comenzado tras el establecimiento del Estado de Israel. 

En  estos momentos, gracias a intensas gestiones, se ha logrado una tregua, pero es previsible que nuevos hechos de violencia se manifiesten. De acuerdo a datos ofrecidos por la prensa, 227 palestinos han fallecido (de ellos 64 niños), y 1600 heridos. Por la parte israelí, 12 personas  perdieron la  vida.

Consideramos necesario añadir algunos elementos que nos parecen importantes a la hora de analizar la situación actual. Uno de ellos, y que consideramos de importancia, es el hecho de que la situación del gobierno de Netanyahu es bastante delicada, siendo objeto de acusaciones, y no logrando obtener la mayoría necesaria en el parlamento de su país para formar gobierno; por lo tanto, valoramos que una crisis como esta puede favorecer su posición, pues la opinión pública de Israel puede ser manipulada ante la amenaza de los ataques de HAMAS y otros grupos palestinos, y crear un cierto consenso que le permita al primer ministro consolidar su posición, demostrando mano dura ante los adversarios.

Por otra parte, en el caso de los palestinos, esta crisis fortalece lo posición de los grupos que optan por un enfrentamiento más directo contra los ocupantes israelíes, y debilita las posiciones de los grupos que buscan una solución mediante negociaciones, apoyados por sus lazos con diferentes gobiernos árabes, e incluso aludiendo a las supuestas posiciones pro negociación de EE.UU. y los países europeos.

Para el gobierno de EE.UU. es importante fortalecer la posición de Israel en el Medio Oriente, su aliado más importante e incondicional, debido a que, ante el avance de China como potencia global, Washington necesita concentrarse más en la región que han designado como Indo Pacifico (especialmente en el plano militar), y por lo tanto, se verá obligado a retirar una parte importante de las fuerzas que ha mantenido desplegadas en la región mesoriental. Igualmente le interesa que otros países de esa región, como Arabia Saudita, Egipto, los Emiratos, adopten una postura más firme ante Irán y mejoren sus relaciones con Israel. Por ello, actuar como mediador en el conflicto le puede permitir presentarse como un abanderado de la paz y de una solución justa (siempre y cuando sus intereses estratégicos y los de sus aliados de Tel Aviv sean beneficiados).

Por su parte, la mayoría de los gobiernos de los países árabes, aunque nominalmente apoyan a la causa palestina, están más ocupados en solucionar sus propios problemas internos y en buscar complacer los deseos de Washington, su principal abastecedor de armas (sin olvidar que las grandes transnacionales que apoyan la producción petrolera en esos países son principalmente norteamericanas).

CONCLUSIONES

Lamentablemente, para quien escribe estas líneas es evidente que estamos en otro episodio de la larga historia de opresión y despojo a que ha sido sometido el pueblo palestino; muchos pueblos y organizaciones progresistas simpatizan con ellos, pero lamentablemente eso no ha sido suficiente para que el problema se resuelva.

Al respecto queremos concluir este artículo recordando lo expresado por el Comandante en Jefe, Fidel Castro: "Cito en primer término al sufrido y valeroso pueblo palestino. Ningún despojo más brutal de los derechos a la paz y existencia de un pueblo se ha cometido en este siglo. Entiéndase bien que no somos fanáticos. El movimiento revolucionario se educó siempre en el odio a la discriminación racial y los pogromos de cualquier tipo, y desde el fondo de nuestras almas, repudiamos con todas nuestras fuerzas la despiadada persecución y el genocidio que en su tiempo desató el nazismo contra el pueblo hebreo. Pero no puedo recordar nada más parecido en nuestra historia contemporánea que el desalojo, persecución y genocidio que hoy realizan el imperialismo y el sionismo contra el pueblo palestino. Despojados de sus tierras, expulsados de su propia patria, dispersados por el mundo, perseguidos y asesinados, los heroicos palestinos constituyen un ejemplo impresionante de abnegación y patriotismo, y son el símbolo vivo del crimen más grande de nuestra época.

 

BIBLIOGRAFIA

Castro Ruz, Fidel. Discurso pronunciado por el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, Primer Secretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba y Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, en la sesión inaugural de la IV Conferencia Cumbre del Movimiento de Países No Alineados, celebrada en el Palacio de las Convenciones de la Habana, el 3 de septiembre de 1979, "Año 20 de la Victoria". (http://www.cuba.cu/gobierno/discursos/1979/esp/f030979e.html )

Congressional Research Service. Israel: May 2021 Violence, Other Background, and U.S. Relations in Brief. Washington, May 25, 2021. (https://crsreports.congress.gov/product/details?prodcode=R44245)

Concepción Pérez, Elson. Otra tregua, ¿y el genocidio? Granma, Edición única, la Habana, 27 de Mayo de 2021

Rengel, Carmen . Benjamin Netanyahu, la mano que domina Israel. HUFFPOST. 2021 España Prisa. 23 Mayo 2021 (https://www.huffingtonpost.es/entry/perfil-benjamin-netanyahu-israel-gaza_es_60a77625e4b09604b521180e)

Rodríguez Garcia, Alberto. Del desalojo en Sheikh Jarrah al asalto a la mezquita de Al Aqsa: el porqué de la escalada violenta entre Palestina e Israel. RT. Moscú. 14 Mayo 2021  (https://actualidad.rt.com/opinion/alberto-rodriguez-garcia/392114-porque-escalada-violenta-israel-palestina)