Cargando...

Balances Africanos: Procesos Eleccionarios en el 2019. (Parte 2)

noviembre 19, 2019   0

ELECCIONES PRESIDENCIALES EN NIGERIA

La República Federativa de Nigeria es sin dudas la economía más importante de la subregión del África Occidental, no solo por ser el mercado más grande – con un potencial de casi 180 millones de personas como consumidores – sino también por el volumen de sus exportaciones de petróleo. Desde el 2014, fuentes occidentales como el FMI y el BM, están empeñados en mostrar al país como la “primera” economía de África, incluso por encima de Sudáfrica, atendiendo estrictamente solo a cifras macroeconómicas como el PIB y sin tener en cuenta la diversificación de su estructura económica. El país ha sido afectado, no solo por la caída de los precios del petróleo en el mercado internacional sino también por el terrorismo y la corrupción institucional. Estos temas han estado en el centro de los últimos procesos electorales como en el de 2015.

En esta ocasión se produjo la alternancia política a manos de una nueva fuerza partidista, el Congreso de Todos los Progresistas (All Progressives Congress,APC) y su líder Muhammadu Buhari.De los 36 estados, 24 pasaron a estar controlados por el partido de Buhari (APC), mientras que 11 estados tenían gobernadores del PDP (People’s Democratic Party) y solo un estado estaba controlado por un partido regional en el sureste: el All Progressives Grand Alliance (APGA). En los cinco años del primer mandato de Buhari, parte de estos problemas disminuyeron. No obstante, también estuvieron en el centro de las agendas de los candidatos que se presentaron a los comicios de 2019.

En este nuevo ciclo electoral, el presidente nigeriano, Muhammadu Buhari, de 76 años, buscaba un segundo mandato frente a su antiguo aliado y ahora principal adversario, Atiku Abubakar de 72 años. Abubakar había ejercido el cargo de vicepresidente entre 1999 y 2007. Se presentaba en esta oportunidad como el candidato del histórico Partido Popular Democrático (PDP).

Entre los temas a discusión estaban:

  • Lucha contra la corrupción
  • Adversa situación socioeconómica: 60% de la población – de 190 millones de habitantes – sufre la pobreza.
  • Aumento del desempleo.
  • Freno al desarrollo de la clase media.
  • Continuidad de las acciones terroristas en el norte a manos de Boko Haram y el Estado Islámico en el África Occidental (IEWAS).

El 16 de febrero era la fecha escogida para efectuar la primera vuelta de los comicios generales. Un total de 72 candidatos se presentaron como aspirantes a la presidencia. No obstante, solo dos fuerzas políticas: el APC y el PDP, tenían el alcance nacional como para que sus respectivos candidatos se disputaran la presidencia. Los comicios estaban llamados también a renovar el Senado (Cámara alta) y la Cámara de Representantes (Cámara baja).

Según la Comisión Electoral Nacional Independiente (INEC) se registraron 84 004 084 votantes comparados con los 67 422 005 de los comicios de 2015. Este incremento se debió no solo a un mayor interés por participar en los comicios, sino además, al aumento de la propia población nigeriana. La región del North-West registró un total de 20 158 100 electores mientras que la zona del South-West que incluye los estados de Ekiti, Lagos, Ondo, Ogun, Osun, y Oyo se colocó en segundo lugar con 16 292 212 electores. Solo en Lagos se registraron 6 048 156 y en Kano – segundo lugar – fueron 5 149 070.  El estado de menor número de votantes fue Bayelsa con 754 394.  Según la INEC, 91 partidos políticos participaron en estos comicios. Para la elección del Senado, conformado por 109 escaños, se presentaron 1 904 candidatos y para los 360 puestos de la Cámara de Representantes (House of Representatives), lo hicieron 4 680 candidatos. Un total de 116 grupos de observadores nacionales y 28 grupos extranjeros fueron acreditados por la INEC (1).

Tanto Buhari del APC (75 años) como Abubakar del PDP (72 años) eran candidatos septuagenarios, musulmanes y procedentes del norte. Este hecho hizo que un por ciento de los nigerianos clamasen por un cambio generacional debido a que se esperaban candidatos más jóvenes, pero éstos no se organizaron bien como para hacer frente a estas dos maquinarias políticas.

Para que hubiese un ganador en la primera vuelta, un aspirante debía recibir la mayoría de los votos y situarse por encima del 25 % en al menos 24 de los 36 estados nigerianos; de lo contrario, los dos aspirantes con más votos tendrían que enfrentarse en segunda ronda. Teniendo en cuenta la conformación de las regiones que integran el país, se tendría 19 estados en el norte de Nigeria y 17 estados en el sur. El PDP dominaba los estados del sureste y sur-sur (11 estados), mientras que el APC controla los del sudoeste (6 estados). Con estos datos, se planteaba que si Abubakar ganaba en el 45% de los estados del norte, es decir, en 9 de ellos, además del bloque sureste y sur-sur, era probable que ganase la mayoría de los votos.

A su vez, hay cinco estados – los de mayor número de votantes – que son determinantes y los resultados podían modificarse a favor de un partido u otro: Lagos, Kano, Kaduna, Katsina y Rivers State. Quien ganase la mayoría de los votos en éstos, probablemente saldría victorioso. En los pronósticos se planteaba que Abubakar podría ganar en los estados del Cinturón Medio, los más afectados por la crisis de los pastores, bajo el gobierno de Buhari: Plateau, Benue, Kogi y Kwara. Sin embargo, buena parte de los comicios se disputaban en el sur cristiano. Por ello, ambos candidatos escogieron como sus acompañantes a personalidades de estas regiones. Buhari contaba con su vicepresidente, Yemi Osinbajo, un pastor evangelista de Lagos y de la etnia yoruba.  Por su parte, Abubakar se apoyó en la figura de Peter Obi, un empresario católico exgobernador de la región de Anambra y de la etnia igbo, considerado un tecnócrata experto en materia económica.

Muhammadu Buhari

Aspectos positivos

  • Las personas más pobres del norte del país parecían mantener la opinión de que Buhari era un hombre íntegro y honesto. Todavía disfrutaba de la simpatía del pueblo.

  • El APC controlaba todos los estados del sudoeste (South West), con la excepción de Ekiti y Ondo.
  • Los gobernadores del APC en los estados del sudoeste estaban dispuestos a movilizar los votos para mantener a Buhari en el poder y evitar un efecto dominó.
  • Algunos abogaban por la continuidad, citando algunos proyectos de infraestructura que la administración de Buhari había iniciado, argumentando que se le debía dar otro mandato para completar dichos proyectos.
  • Esfuerzos para combatir la corrupción: declaración pública de su patrimonio y el de sus colaboradores más cercanos; destitución de toda la junta directiva de la compañía petrolera nacional por su oscura gestión; recuperación de 10.000 millones de euros por corrupción, y la puesta en marcha de una caja única estatal bajo un férreo control o la introducción de un sistema biométrico de identificación bancaria para un mejor seguimiento de los envíos de dinero.

Aspectos negativos

  • Discreto balance tras cuatro años en el poder
  • Su figura sufrió un enorme desgaste tras una misteriosa enfermedad que lo mantuvo apartado de la presidencia durante seis meses (desde mayo de 2016 hasta mediado de 2017 tuvo que viajar a Londres para recibir asistencia médica)
  • Perfil de hombre enfermo y cansado.
  • La mayoría de las personas que votaron por Buhari en 2015 están decepcionadas.
  • Sus logros en los últimos cuatro años solo pueden describirse como simbólicos.
  • No pudo poner fin a la corrupción del sector público y garantizar que todos los culpables fuesen castigados en todos los ámbitos.
  • Varios sectores no están satisfechos con el manejo que hizo de la crisis de los pastores, que representa uno de los problemas de inseguridad, superando solo por Boko Haram.
  • No pudo derrocar al grupo terrorista Boko Haram como había prometido en 2015.
  • No logró revitalizar la economía.
  • La crisis económica es una razón válida para destituirlo de su cargo.
  • Buhari parece haber perdido popularidad entre la élite nigeriana, especialmente debido a la situación económica actual.

Atiku Abubakar

  • Frente a Buhari emergía la figura de un poderoso y renovado Atiku Abubakar, empresario de éxito con experiencia política.
  • Supo conquistar el respaldo del PDP, de los militares y el de los empresarios, sobre todo de las grandes fortunas del sur del país.
  • Fuertes vínculos con los sectores pudientes de las élites norteñas y no con las masas. 

  • Prometió permanecer en el poder por un mandato y luego entregarlo a una generación más joven.
  • Simbolizaba un supuesto rejuvenecimiento de la economía por ser un líder de la clase media.
  • Multimillonario hombre de negocios, señalado en repetidas ocasiones por problemas de corrupción: casos de favoritismo y tráfico de influencias relacionados con sus empresas y su anterior actividad pública, pero no le pudieron probar ningunas de las acusaciones.
  • No gozaba de la misma reputación de Buhari, a pesar de ser ambos musulmanes y del norte.
  • Planteaba que, de ser elegido, se retiraría de todas las sociedades de su emporio para evitar posibles conflictos de intereses.
  • También había anunciado una amnistía para todas aquellas personas sospechosas de haber obtenido dinero por medios ilícitos y que estuviesen dispuestas a devolver las sumas robadas (2).

Desarrollo del proceso electoral

Los nigerianos acudieron a las urnas con una semana de retraso cuando la INEC anunció que los presidenciales se retrasarían hasta el 23 de febrero. Muchos nigerianos estaban desilusionados con la situación económica del país, debido a que no mostraba signos de mejoría. Otra de las causas del aplazamiento de los comicios fue el incremento de la tensión política.El retraso de los comicios y la posibilidad de que los resultados estuviesen muy ajustados hicieron temer un escenario de violencia postelectoral.

El día de las elecciones hubo problemas con el reparto del material electoral debido a las malas condiciones meteorológicas y al estado deplorable de algunas de las carreteras nigerianas. En solo 20 de los 36 Estados del país se había completado el reparto del material electoral. Hubo denuncias de robos del material electoral48 horas antes de los comicios.La Misión de Observación de la UA en Nigeria (AUEOM) declaró que se pudo constatar retrasos en la apertura de varios centros electorales. Aunque la apertura de las urnas se retrasó, las votaciones se celebraron en relativa paz.

La organización hizo público un informe provisional en el que señaló que los votantes pudieron ejercer su derecho «sin restricciones sistemáticas», aunque sí se produjo un retraso medio de una hora en la apertura de la mayoría de los colegios electorales. La votación se llevó a cabo sin ningún incidente importante, salvo casos aislados de violencia, donde al menos 39 personas murieron por incidentes de este tipo. La violencia fue más intensa en los estados de Rivers y Akwa Ibom, en el sur del país.

Se esperaba que los peores disturbios pudiesen ocurrir después del anuncio de los resultados, pero esto tampoco se produjo.Durante las elecciones generales de 2011, unas 800 personas perdieron la vida y en las de 2015, unas cien fueron asesinadas. Esto indicaba que los comicios de 2019 fueron cualitativamente superiores en cuanto a la organización y en la no generalización de la violencia,ni pre ni poselectoral.

Resultados de las presidenciales

El candidato Muhammadu Buhari (APC) fue reelegido con el 56% de los votos, lo que representó un total de 15 191 847 electores.Este resultado fue superior al que obtuvo en los comicios de 2015 (53%). Su principal rival, Atiku Abubakar (PDP)alcanzó un total de 11 262 978 para el 41% de los votos. En los comicios de 2015, cuando Goodluck Jonathan se presentó a la reelección, el PDP alcanzó el 45%. Como era de esperar, Abubakar refutó estos resultados alegado fraude (3). Desde el punto de vista regional, Buhari ganó en 19 estados – todos los del norte: Kano, Katsina, Kaduna y Kebbi. Mientras, Abubakar quedó primero en 17 de ellos, principalmente los del sudeste – donde se concentra la mayoría de los igbo, el tercer grupo étnico más grande del país.

También ganó en el Territorio de la Capital Federal (FCT), que contrario a los pronósticos se pensaba que aquí ganaría el APC. La victoria en Abuya tenía toda una carga simbólica puesto que aquí radica el gobierno federal y la oposición obtuvo la victoria. Los 17 estados en los que ganó el PDP fueron: Abia, Adamawa, Akwa Ibom, Anambra, Benue, Ebonyi, Edo, Enugu, Imo, Ondo, Oyo, Plateau, Taraba, Bayelsa, Delta y Rivers. En la zona yoruba, el APC perdió el estado de Oyo y el de Ondo, pero venció en el de Ekkiti donde el PDP había ganado en 2015. Otro resultado interesante a destacar es que el partido APGA que había ganado en 2015 el estado de Anambra, quedó sin ninguno, por lo que se reafirma una tendencia casi bipartidista entre el APC y el PDP: los dos con alcance nacional.

Mapa: Resultados elecciones presidenciales

El Senado está conformado por 109 senadores a razón de tres por cada uno de los 36 estados y un representante del Territorio de la Capital Federal. Los comicios legislativos para el Senado (Cámara alta) y la Cámara de Representantes (Cámara baja) indicaron el siguiente resultado: el APC incrementó en cuatro el número de sus senadores y el PDP perdió ocho (4).  Mientras que en la Cámara baja, el APC perdió nueve y el PDP, 11. En todo caso el resultado se debió también a que otros partidos minoritarios también se hicieron presente. El Young Progressive Party ganó un escaño en el Senado. En la Cámara, el All Progressives Grand Alliance ganó diez puestos, el African Democratic Congress, tres y el People’s Redemption Party, dos escaños. Otros cuatro partidos obtuvieron al menos un representante (5). 

Tabla. Nigeria: composición del Senado y la Cámara de Representantes

Estos comicios fueron los sextos que se realizan en el país desde el regreso de los gobiernos civiles bajo la figura de Olesegun Obasanjo (1999, 2003, 2007, 2011, 2015 y 2019). Aunque la cifra de personas registradas – 84 004 084 – fue todo un record nacional, la votación estuvo marcada por una baja tasa de participación (35%) en comparación con los comicios de 2015 (44%). Según la INEC, en Lagos, de los 20 millones de habitantes, solo 1.1 millones ejerció su derecho al voto (6).

Otro elemento a tener en cuenta es el desgaste político que ha tenido el PDP tras dos derrotas consecutivas en los comicios de 2015 y 2019, con una clara disminución de su base electoral, incluso en los estados del south-east y del south-south, considerados como sus bastiones más fuertes. En estas dos macrorregiones solo hubo un total de 5.6 millones de votos válidos contrario a los 7.9 millones de 2015. Frente a esta situación, ha emergido un APC consolidado, a pesar de la heterogeneidad política que lo caracterizó en sus inicios.

La UA desplegó una misión de observación (African Union Election Observation Mission, AUEOM) dirigida por Hailemariam Desalegn ex Primer Ministro de Etiopía y por Minata Samate Cessouma, la Comisaria de Asuntos Políticos de la UA.  La misión estuvo integrada por 50 observadores en 122 estaciones de votación a lo largo de 13 estados de las seis regiones geopolíticas del país. 

Según el Informe emitido por la AUEOM en Nigeria, entre los aspectos positivos de estas elecciones destacan:

  • El ambiente pacífico en el cual se condujo el proceso electoral.
  • El incremento del número de mujeres y jóvenes registrados para votar: 47.14% fueron mujeres y el 51% fueron jóvenes, lo cual representó un notable incremento en comparación con los comicios de 2015.
  • Aumentó el número de jóvenes que fueron reclutados como staff en los colegios electorales, lo que indicaba en buen nivel de movilización política de este sector poblacional. El 50% de ellos eran mujeres.
  • Hubo una participación activa de las organizaciones de la sociedad civil en el proceso electoral.
  • Los partidos políticos y sus candidatos pudieron ejercer sus derechos de asociación, libertad de expresión y reunión sin ningún contratiempo.
  • La presencia de personal de seguridad fuera de las estaciones de votación fue imparcial. 

Entre los aspectos negativos señalados se pudieran citar:

  • Reportes aislados de violencia en algunas regiones, destrucción de material electoral e incendios en algunas estaciones de votación. Algunos de estos incidentes se produjeron en los estados de Plateau y Anambra.
  • A pesar del incremento del número de mujeres candidatas, de los 73 presentados, solo 3 eran mujeres y de ellas dos retiraron sus candidaturas.
  • Elementos aislados de intimidación política verbal contra algunos candidatos opositores.
  • El no uso de manera eficiente de los medios de comunicación para informar correctamente sobre el proceso electoral.
  • El 100% de las estaciones de votación que fueron visitadas abrieron, como promedio, una hora tarde. Sin embargo, el 38% de estas cerraron pasadas las 2pm, permitiéndose el voto a los que esperaban en las colas.

La Misión de la UA, teniendo en cuenta estos elementos, realizó un número de recomendaciones a la Comisión Nacional Electoral Independiente (INEC): resolución pacífica de las posibles disputas, en caso de reclamaciones que los partidos las hicieran a través de los instrumentos legales y el aumento de la capacitación de las autoridades electorales (7). La siguiente fase del proceso electoral sería la elección de los gobernadores y representantes de las asambleas locales.

Elecciones regionales

El 9 de marzo se efectuaron los comicios regionalesen 29 de los 36 estados de la federación nigeriana. El control de las gobernaciones es muy importante porque a través de las mismas se gestionan los recursos destinados a sectores claves como la educación, la salud y la infraestructura, y sus acciones tienen un impacto más directo en la población. En la anterior legislatura, el APC controlaba 22 estados de la federación y el PDP 13.

Según la INEC, en al menos seis estados, los resultados fueron invalidados, debido a irregularidades y brotes de violencia; entre ellos figuraban: Kano y Sokoto (en el noroeste), Bauchi y Adamawa (en el noreste) así como los de Benue y Plateau (en la zona central).El PDP llegó a asegurar que estaban “ganado” las elecciones de gobernadores en los estados donde los resultados fueron anulados, acusando al INEC de “complicidad” con el partido gobernante (8). Según los resultados parciales,el APC ganó 13 gobernaturas y el PDP, nueve, pero cuando se realicen los comicios donde fueron suspendidos, esta correlación puede cambiar (9).

Dado el contexto de inseguridad que ha vivido el país en los últimos años como resultado de las acciones terroristas de Boko Haram en el nordeste del país – reducidas significativamente -, los enfrentamientos intercomunitarios en la zona central y los problemas acumulados en el Delta del Níger, los procesos eleccionarios desarrollados en 2019 en este país, se pueden catalogar como muy positivos. Esta afirmación se comprueba además si se comparan estas elecciones con las de etapas anteriores que estuvieron caracterizadas por la violencia poselectoral, una variable casi ausente en estos comicios generales, avalados además por los organismos africanos. Por lo tanto, se ha consolidado la figura de Buhari al frente del APC – y esta fuerza política –  y Nigeria avanza hacia una institucionalización política mucho más tangible a pesar del flagelo de la corrupción, contra el cual el gobierno ha puesto toda su fuerza.

Referencias

(1) Ver: Kunle Sanni. The Key Figures That Matter in Nigeria’s 2019 General Elections.

(2) Ver: José NaranjoNigeria celebra unas elecciones de alto riesgo marcadas por la incertidumbre. Dakar 23 FEB 2019.

(3) Ver: Le PDP rejette les résultats provisoires au Nigeria.26 février 2019.

(4) Ver: APC forms majority as Saraki, Akpabio, 62 senators, 151 reps fail to return

(5) Ver: Federal Republic of Nigeria. Election for Nigerian House of Representatives. 23 de febrero de 2019.

(6) Ver: Stephanie Busari y Aanu Adeoye. Nigeria’s President Muhammadu Buhari reelected, but opponent rejects results.CNN, February 27, 2019.

(7)Ver: Preliminary Statement: African Union Election Observation Mission (AUEOM) to the Federal Republic of Nigeria 23 February 2019 Presidential and National Assembly Elections.25 de febrero de 2019, Abuja, Nigeria.

(8)Ver: Régionales au Nigeria: la commission électorale invalide les résultats dans six États.Jeune Afrique, 12 de marzo de 2019.

(9) Ver: Governorship Election 2019: Results Across Nigeria.11 de marzo de 2019.

BIBLIOGRAFÍA

APC forms majority as Saraki, Akpabio, 62 senators,151 reps fail to return. Disponible en: https://www.legit.ng/1224894-apc-forms-majority-saraki-akpabio-62-senators151-reps-fail-return.html

Elections au Nigeria: les premiers résultats favorables à Muhammadu Buhari.REUTERS, 23 février 2019. Disponible en: http://www.rfi.fr/afrique/20190226-elections-nigeria-muhammadu-buhari-resultats-favorables

Electoral Institute for Sustainable Democracy in Africa, disponible en: https://www.eisa.org.za/calendar2019.php

Federal Republic of Nigeria. Election for Nigerian House of Representatives. 23 de febrero de 2019. Disponible en: http://www.electionguide.org/elections/id/3101/

Governorship Election 2019: Results Across Nigeria.11 de marzo de 2019. Disponible en: https://www.concisenews.global/2019/03/11/latest-governorship-election-results-from-polling-units-across-nigeria/

Le PDP rejette les résultats provisoires au Nigeria.26 février 2019. Disponible en: https://www.bbc.com/afrique/region-47370219

Naranjo,José. Nigeria celebra unas elecciones de alto riesgo marcadas por la incertidumbre. Dakar 23 de febrero de 2019. Disponible en: https://elpais.com/internacional/2019/02/22/actualidad/1550838443_222317.html

__________. La democracia africana se pone a prueba. Dakar, 4 de enero de 2019. Disponible en: https://elpais.com/elpais/2019/01/03/africa_no_es_un_pais/1546508632_774119.html

Preliminary Statement: African Union Election Observation Mission (AUEOM) to the Federal Republic of Nigeria 23 February 2019 Presidential and National Assembly Elections.25 de febrero de 2019, Abuja, Nigeria. Disponible en: https://au.int/sites/default/files/pressreleases/35702-pr-preliminary20statement20au20zero20draft205.pdf

Régionales au Nigeria: la commission électorale invalide les résultats dans six États.Jeune Afrique, 12 de marzo de 2019. Disponible en: https://www.jeuneafrique.com/748057/politique/regionales-au-nigeria-la-commission-electorale-invalide-les-resultats-dans-six-etats-pour-irregularites-et-violences/?utm9nQ

Sanni, Kunle. The Key Figures That Matter in Nigeria’s 2019 General Elections. Disponible en: https://allafrica.com/stories/201902150020.html

Sibeko, Siphiwe. El 2019 pone a prueba la democracia en África. Reuters, 4 de febrero de 2019. Disponible en: https://mundo.sputniknews.com/firmas/201902041085234750-que-pasara-en-africa-este-2019/

Silverio González, Yoslán. África Occidental: crisis vs estabilidad política. CEBRAFRICA – UFRGS, Porto Alegre, Brasil, 2018, pp. 312.

Wallace,Paul. Nigeria’s Vote: the Numbers, the Surprises, the Market Reaction. 27 de febrero de 2019. Disponible en: https://www.bloomberg.com/news/articles/2019-02-27/nigeria-s-vote-the-numbers-the-surprises-the-market-reaction


Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.