Cargando...

bloqueo

Bloqueo, réplica e injerencia

noviembre 9, 2023   0

Al debatir situaciones, diferendos y probables soluciones a las controversias en los organismos internacionales, los representantes de los países miembros ejercen el derecho a la réplica o explican su posición, motivaciones y cometidos en un ejercicio inherente a su soberanía, ideología y proyección o nexos internacionales.

En 31 ocasiones, desde 1992, la Asamblea General de las Naciones Unidas ha votado el proyecto de resolución presentado por el gobierno cubano sobre la necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por el gobierno de Estados Unidos contra Cuba. Al respecto, una cronología de las votaciones arroja que en 1992 votaron a favor 59 Estados, en contra 71 y se abstuvieron 46. Cinco años más tarde los votos favorables ascendieron a 143, los adversos a siete y las abstenciones a 22; en 2002 en ese orden, las cifras fueron de 173, 4 y 11 y desde 2012 el promedio anual de votación favorable asciende a un promedio de 185 países.

Durante la reciente discusión de la Resolución A/78/L5 en la Asamblea General la votación favorable ascendió a 187, con dos votos en contra y una abstención. La ecuación resulta sencilla, ante la persistencia de los dos Estados votantes adversos: Estados Unidos e Israel, se ratifica su aislamiento, no apocalíptico, pero simbólico de una política hostil, terrorista, genocida y empecinada contra la mayoría planetaria.

Los irrefutables efectos del bloqueo fueron denunciados en el informe circulado en julio de 2023, en las alocuciones de una cincuentena de delegaciones y en el discurso pronunciado por el canciller cubano ante la Asamblea General, en síntesis, citada a continuación:

«Más del 80% de la población cubana actual solo ha conocido una Cuba con bloqueo; del 1ro de marzo de 2022 hasta el 28 de febrero causó daños y perjuicios estimados 4 867 millones de dólares, para una afectación de más de 405 millones de dólares mensuales, más de 13 millones de dólares diarios y más de 555 mil dólares por hora de bloqueo. A precios corrientes, los daños acumulados durante más de seis décadas de aplicación de esta política ascienden a 159 mil 84,3 millones de dólares. Tomando en cuenta el comportamiento del dólar frente al valor del oro en el mercado internacional, el bloqueo ha provocado perjuicios cuantificables por más de 1 billón 337 mil 57 millones de dólares».

A la repercusión numérica habría que añadir tres constantes:

  • El bloqueo es un acto de guerra económica en tiempos de paz, dirigido a: anular la capacidad del gobierno para atender las necesidades de la población, crear una situación de ingobernabilidad y destruir el orden constitucional.
  • Ningún otro pueblo ha debido asumir un proyecto de desarrollo en semejantes condiciones, bajo agresión tan sistemática y prolongada por parte de una superpotencia.
  • Los derechos humanos no se cuantifican: se ejercen. La persistencia del bloqueo más duradero y heterogéneo extiende sus efectos a todos los aspectos del quehacer económico-social de un país. Con la reducción de probabilidades de acceso a la alimentación, salud, educación, cultura y deportes —entre otros— y se instiga la migración, al deprimir las condiciones y expectativas de vida.

Este año la sesión de la Asamblea General de la ONU había sido precedida por infinidad de pronunciamientos y declaraciones contra el incremento de las medidas punitivas durante cumbres celebradas por organizaciones y grupos regionales o temáticos en todos los continentes. Estas anticiparon el resultado en la ONU del reciente 2 de noviembre: el Movimiento de Países no Alineados, las Asociaciones de Cooperación Euroasiática y de Estados del Sureste Asiático, el Grupo de Cooperación Islámica, la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, la Asociación de Estados del Caribe, el Sistema de Integración Centroamericana; los Grupos Africano, de los BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica) y de los Amigos de la Carta de la ONU. Todos objetaron la creciente hostilidad del Norte contra los países del Sur y la mayoría rechazó cualquier medida coercitiva y el bloqueo contra Cuba.

La reciente cumbre del Grupo de los 77 y China celebrada en La Habana fue el marco más amplio para la convergencia de experiencias y propósitos en el rechazo del acoso que sufren infinidad de países del Sur. La 78a sesión de la AGNU remarcó el repudio al bloqueo y a la inclusión de Cuba en la arbitraria lista de Estados patrocinadores del terrorismo, medidas que arrecian los propósitos de estrangulamiento, violación de los derechos humanos y genocidio.

Ante la rotunda votación, la réplica del delegado estadounidense siguió el tradicional guion para insistir sobre acusaciones que históricamente solo reflejan el tradicional espíritu injerencista desde la doctrina Monroe, la injerencia en la guerra de liberación de Cuba contra España, la apropiación del territorio de Guantánamo, las frecuentes intervenciones en la Isla, el apoyo a las dictaduras, los objetivos de la presidencia de Eisenhower y los “consejos” sobre democracia y derechos humanos. El libreto omitió justificaciones a su política de persecución, vesania, terrorismo de Estado y del genocidio resultantes del bloqueo. Como era de esperar, la réplica de Washington repitió falacias como “la ayuda al pueblo cubano” y argumentos repetitivos incapaces de convencer a las naciones menos favorecidas. Sin embargo, prefirió omitir una respuesta sobre sus reales causas e impactos, repudiado por la mayoría de los Estados miembros de la ONU.

En su estilo habitual de cada año, la Unión Europea intentó equilibrar su dicotomía entre el rechazo al bloqueo por su impacto sobre el pueblo cubano, unido a la extraterritorialidad de las medidas estadounidenses contrarias a intereses económico-financieros de empresarios y otros sectores de la UE por una parte y, por otra, sus avenencias ideológicas y estratégicas con Estados Unidos. Esta vez la explicación correspondió a la presidencia temporal española, que acometió un ejercicio “didáctico” para sugerir cómo Cuba debe comportarse en materia de derechos humanos, democracia, proceso judicial, libertad de prensa, manifestación, expresión y culto.

Tanto la réplica de Washington, como la explicación de Bruselas-Madrid al aprobarse la 31a resolución contra el bloqueo anticubano, recuerdan la omisión y transgresión de enunciados de la Carta de la ONU y de otros instrumentos del derecho internacional que propugnan la no injerencia en los asuntos internos de los Estados.

Y si a los delegados ante los debates de la ONU y otros organismos o instituciones internacionales le asiste el derecho a la réplica o a explicar su voto, habría que aspirar a que los cientistas también puedan hacerlo. En ese caso convendría reflexionar sobre situaciones actuales en el polo de poder protagonizado por Bruselas, autoproclamada paradigmática para enjuiciar al resto del mundo, atinente a los derechos humanos, al Derecho Internacional Humanitario (protector de la vida y para mitigar los daños humanos durante los conflictos) y el ejercicio de la democracia occidental.

Respecto a la observancia de diversos derechos humanos protegidos por la comunidad internacional corresponde relacionar algunos acontecimientos en países de la UE que, además, afectan el ejercicio de la presunta impoluta democracia occidental. En este contexto:

Lejos de resolverse, la migración regular, ordenada y segura se complica y su reducción depende de la selectividad y militarización fronteriza, sin que los 27 Estados alcancen el consenso para adoptar una Posición Común. La crisis global impacta sobre el rechazo a la acogida en los países preferidos por inmigrantes, desplazados y solicitantes de asilo, que se clasifican por país de procedencia, etnia y religión (desde Ucrania y no musulmanes, por ejemplo).

Asimismo, la radicalización de las disposiciones migratorias específicas en cada país o grupo de ellos, conlleva el incremento de actos xenófobos, antes más focalizados en las naciones mayores receptoras, pero recientemente en todos los países, con mayor incidencia sobre islámicos, árabes y judíos.

En lo que concierne al culto e igualdad religiosa, si hubiese sido insuficiente la prohibición —un decenio atrás— del uso en lugares públicos de la burka y el nahib (velo púdico musulmán), entre 2022 y 2023, en Francia se aprueba una nueva ley para prohibir la abaya (traje largo) en las escuelas y otros sitios públicos; en Polonia deportan de oficio a los musulmanes; se prodigan manifestaciones antislámicas y antisemitas y se repite el vandalismo público mediante la quema del Corán en Dinamarca y Suecia, que conduce a la radicalización de actos policiales, al reforzamiento de los controles fronterizos ante las protestas contra ofensas al islam y la búsqueda de un mecanismo legal para prohibir las quemas públicas, pero dejando “espacio para la crítica religiosa”.

Los problemas discriminatorios hacia algunas minorías no se atenúan, entre los que persisten la politización y satanización de los catalanes en España, aspirantes a una solución autonómica. Menos represivo, pero evidente, la solución reclamada por los 340 000 habitantes en la isla francesa de Córcega, que se esboza por la actual presidencia con la posibilidad de un cambio en la Constitución “para reconocer especificidades autonómicas” ambicionadas desde 1768.

Manifestaciones, disturbios y penalización. Los representantes de la UE insistieron en censurar a Cuba sobre los acontecimientos del 11 de julio de 2021, de presuntas violaciones de las libertades individuales y sanciones “excesivas” contra los transgresores de la tranquilidad ciudadana, de ataques contra la propiedad social y lesiones, figuras todas legisladas en la Isla, derivadas de la Constitución, aprobada mediante referendo.

En la UE, abundan los actos de fuerza policial, lesionados y detenciones masivas contra participantes en disturbios, ocurridos particularmente en Francia, España, Dinamarca, Suecia y Polonia. Se omiten la violencia contra las manifestaciones públicas, las sanciones adoptadas y las amenazas proferidas hasta contra familiares de los detenidos.

Los eurocomunitarios críticos en la ONU, al censurar las “sanciones excesivas” adoptadas por Cuba contra los comisores de vandalismo, ataques a la propiedad social y lesiones, omitieron también que actualmente la justicia y la ultraderecha española rechazan violentamente la probabilidad de amnistiar a los catalanes prisioneros o exiliados durante un período prolongado.

Todavía el derecho a la igualdad y contra la violencia de género no se corresponde con el desarrollo económico de países de la Unión. Durante el reciente encuentro de alto nivel sobre la garantía efectiva de los derechos sexuales y reproductivos, efectuado en Zaragoza durante la presidencia española del Consejo de la UE, se adoptó una declaración suscrita solamente por 14 de los 27 Estados miembros (Alemania, Bélgica, Dinamarca, Eslovenia, España, Estonia, Finlandia, Francia, Grecia, Italia, Luxemburgo, Países Bajos, Portugal y Suecia). Igualmente, el Consejo de Europa (integrado por 47 países) insiste en que el aborto sea legal y accesible en todo el continente, que todavía se penaliza en Andorra, Malta, Irlanda y Polonia.

Casualmente en España, según datos de la Delegación del Gobierno contra la Violencia de Género, que desde 2003 reporta cifras oficiales ascendentes a 948 de féminas asesinadas como resultado de violencia de género.

En lo concerniente a la normativa del Derecho Internacional Humanitario no es ocioso recordar, además, el comportamiento abúlico y permisivo durante 20 años de Bruselas y las capitales de la UE ante los delitos de lesa humanidad cometidos en la ilegal cárcel instaurada en Guantánamo. Correspondería recontar, a modo de inventario, un resumen anual de acontecimientos y en la Unión Europea prohibidos por las Convenciones vigentes.

  • Su involucramiento en el denominado conflicto ruso-ucraniano, iniciado con una campaña rusófoba en las esferas mediática y cultural (prohibitorios de eventos culturales, deportivos y hasta de obras del acervo ruso y soviético, rememorativa de prácticas del terrorismo de Estado durante la Segunda Guerra Mundial); el silencio sobre el acoso contra fieles de la iglesia ruso-ortodoxa por el gobierno de Kiev; las sanciones económicas contra el comercio e importación de gas, petróleo, de otros productos y de transacciones bancarias; para culminar con el financiamiento, entrenamiento y suministro de equipos y armas a Ucrania, que incrementan las muertes de civiles, exacerban el desplazamiento humano  continental y coadyuvan a la letalidad y prolongación de la confrontación bélica.
  • El apoyo político-moral al sistemático genocidio israelita durante 75 años contra el pueblo palestino (aprovechando el reciente ataque de Hamás), unido a declaraciones en Alemania y Austria de suspender la ayuda humanitaria a Palestina; la advertencia o prohibición de demostraciones públicas o en medios de prensa solidarios con Palestina y varios pronunciamientos oficiales sobre un probable apoyo logístico a Tel Aviv, en detrimento de un centenar de resoluciones en la ONU para la paz en el Medio Oriente, suscritas muchas de ellas por la propia UE.

Resumen

El ejercicio de la réplica y de la explicación del voto por personalidades y delegaciones constituye una práctica internacional en organismos e instituciones, que durante la reciente votación de la resolución contra el bloqueo anticubano visibilizaron que la mayoría casi absoluta de la humanidad se opone a las medidas coercitivas unilaterales, mientras se profundizan las diferencias e inequidades entre los países en desarrollo y los que ejercen la amenaza y el uso de la fuerza.

Investigadores en los centros de pensamiento también pueden arrogarse, ante la respuesta descrita, el derecho a replicar a quienes desatinan sobre la esencia de los problemas originados por el bloqueo anticubano y la inclusión en la lista estadounidense sobre Estados patrocinadores del terrorismo, que rememoran prácticas injerencistas aplicadas desde la época colonial y neocolonial.

Referencias bibliográficas

Carrillo Ramírez, Leyla. Los derechos humanos en la Unión Europea. Editorial Ciencias Sociales, La Habana, 2010.

Carrillo “Antecedentes y proyecciones de la Cumbre del Grupo de los 77 y China”. Pág. www.cipi.cu, fecha: octubre 2023.

Granma. “El bloqueo: una política fracasada e injusta”. La Habana, 20 de octubre de 2016.

MINREX. “Necesidad de poner fin al bloqueo, económico y comercial del gobierno de Estados Unidos contra Cuba”. La Habana. Informe de julio de 2023.

Rodríguez Parrilla, Bruno. Discurso pronunciado en la AGNU, 2 de noviembre de 2023.

AFP 2023 / Oscar del Pozo. Nueva York.  2/11/23.

https://www.defensa.gob.es/gabinete/notasPrensa/2023/07/DGC-230718-reunion-grupo-contacto-def

https://sputniknews.lat/20230405/asi-lucen-los-leopard-2-que-espana-enviara-a-ucrania-obsoletos-y-resucitados-1137764666.html

https://sputniknews.lat/20230403/unos-200-militares-ucranianos-superan-formacion-en-una-academia-de-infanteria-en-espana-1137671997.html

EuroEFE. Zaragoza (España)

http://www.Los tiempos

Russia Today – 4 agosto 2023

(telesurtv.net.Justicia francesa ratifica prohibir abaya islámica en escuelas | Noticias | teleSUR

AP Noticias.Independent en español. Macron propone otorgar autonomía limitada a la isla de Córcega (msn.com)  28/9/23

https://www.msn.com/es-us/deportes/other/francia-traslada-a-las-personas-sin-hogar-fuera-de-par%C3%ADs-mientras-la-ciudad-se-prepara-para-los-juegos-ol%C3%ADmpicos-del-pr%C3%B3ximo-verano/ar-AA1hisqI?ocid=msedg

https://www.telesurtv.net/news/mujeres-asesinadas-espana-violencia-machista-cifras-20180807-0016.html?utm_source=planisys&utm_medium=NewsletterEspa%C3%B1ol&utm_campaign=NewsletterEspa%C3%B1ol&utm_content=16https://www.telesurtv.net/news/mujeres-asesinadas-espana-violencia-machista-cifras-20180807-

Relacionados
DEMOCRACIA A LO U.S.A.
abril 18, 2024   0

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *