Cargando...

El abandono del Tratado INF, más peligro para la paz mundial

marzo 26, 2019   0

El 1 de Febrero de 2019  se hizo pública, por el Presidente de los Estados Unidos Mr. Donald J. Trump,   la retirada de esa nación del Tratado  entre los Estados Unidos de América y la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas sobre la eliminación de misiles  de intermedio y corto alcance, más conocido como Tratado INF  (Tratado de las Fuerzas Nucleares de Alcance Intermedio), y que fue firmado en 1987.  Nuevamente la administración actual de EE.UU. actúa contra tratados o acuerdos firmados por gobiernos precedentes.

Posteriormente el Presidente de la Federación de Rusia (que heredó la condición de firmante de dicho tratado) Vladímir Putin informó que su nación también abandonaba el tratado.

Los norteamericanos justifican el abandono de dicho tratado acusando a la parte rusa de desarrollar un mísil crucero con base en tierra denominado 9M729,  que consideran tiene un alcance superior a los 500 kms (el tratado INF proscribía el desarrollo y despliegue de esos medios con alcances entre 500 y 5 500 kms por las partes firmantes); según algunos informes, el 9M729 es una versión terrestre del complejo de misiles navales  3M54_1 Kalibr (SS-N-27 Sizzler según la OTAN; como se conoce, estos mísiles fueron empleados desde buques de guerra rusos  contra posiciones del ISIL en la guerra en Siria).

El alcance evaluado del misil 9M729 es de entre 300 millas (483 kms) y 3 400 millas (5 470 kms), lo que según los norteamericanos violaría el alcance proscripto en el  tratado INF para mísiles con base en tierra; la parte rusa insiste en que el alcance del misil solamente es de 480 kms, lo que no sobrepasaría los límites previstos en el tratado. Según las fuentes consultadas, el misil está construido según el esquema aerodinámico normal con las alas plegadas en el fuselaje del misil en la posición de transporte;  está equipado con un propulsor sólido de arranque, que se desengancha después del lanzamiento y que el motor de crucero comienza a funcionar. El sistema de control y la guía del misil de crucero es presumiblemente un sistema de piloto automático con sensores Doppler con corrección de rumbo empleando sistemas de navegación por satélite GLONASS y/o GPS. En la etapa final puede usar el radar activo para batir el blanco asignado.

Curiosamente, los norteamericanos han anunciado recientemente  que en los próximos meses realizarán la evaluación de dos mísiles también lanzables desde instalaciones terrestres;  en Agosto de este año, sería evaluada una versión de misil crucero naval Tomahawk (BGM-109), con un alcance superior a las 600 millas (1 000 kms) (nota, algunas fuentes aseguran que estos misiles, que ya han sido empleados en combate, tienen un alcance superior a los 1 600 kms) y que podrían ser desplegados en unos 18 meses; el segundo, un misil balístico móvil lanzado desde tierra con un rango de aproximadamente 3 000 a 4 000 km (1 800 a 2 400 millas), se probaría  en Noviembre, y que se calcula estaría listo para su despliegue operacional en un plazo de 5 años. Alguien mal pensado pudiera concluir que desde hace tiempo los norteamericanos estaban creando condiciones para disponer de estos medios tan pronto como anularan el tratado.

Uno de los elementos interesantes  de esta discusión acerca del desarrollo y despliegue de estos medios es el entorno geográfico; la distancia entre el territorio continental de EE.UU. y Rusia  es tal, que ninguno de estos  misiles de alcance intermedio tiene posibilidades de ser empleado contra objetivos en territorio estadounidense o ruso en caso de un conflicto (con la exclusión de las áreas poco pobladas de Alaska y Chukotska). Sin embargo, como es conocido, EE.U.U. tiene desplegadas importantes fuerzas militares en territorio de sus aliados de la OTAN, Japón y Corea del Sur, regiones muy cercanas a territorios rusos,  tanto en la parte europea como del extremo oriente. Caso de ser emplazados estos sistemas de mísiles en algunos de esos territorios,  ello supondría una ventaja estratégica para los EE.UU., ya que, como es conocido, Rusia no tiene bases militares en ningún país cercano a los EE.UU.

El caso es importante, pues el tratado prescribe los mísiles de esas características CON BASE EN TIERRA. Los mísiles emplazados en buques o lanzables desde aviones no se incluían dentro del tratado; conociendo cual es el país que posee más buques de guerra, incluidos portaaviones y submarinos de propulsión nuclear,  bombarderos estratégicos, y unas  514 bases militares fuera de su territorio,  en los 5 continentes habitados, uno no puede dejar de pensar de forma aviesa en que ha existido una plena intensión del dinamitar el tratado INF con fines nada nobles; más bien, se puede pensar en los intereses de la grandes compañías del Complejo Militar Industrial, que seguramente se beneficiarán con la producción de grandes cantidades de esos medios de muerte.

En el propio documento presentado por el presidente estadounidense anunciando su retirada del Tratado INF, se plantea que otros países, no firmantes del tratado, poseen más de 1 000 mísiles con base en tierra con las capacidades prohibidas en el mismo; específicamente menciona a la República Popular China y a la República Islámica de Irán. Curioso argumento el utilizar como excusa para abandonar un tratado el que aquellos que no son parte del mismo no lo cumplan. Más aún cuando cualquiera que se tome la molestia de mirar un mapa podrá ver que la distancia entre esos países y EE.UU. excluye la más mínima posibilidad de que ese tipo de mísiles represente un peligro para los norteamericanos. Pero siempre hay un pero, y es que las FF.AA. de EE.UU. si tienen instalaciones militares cerca de esas dos naciones, en territorio de algunos de sus aliados; además, en el caso de Irán, no debemos olvidar que Israel, un aliado vital para los norteamericanos en el Medio Oriente, si se encuentra dentro del rango del alcance de tales medios, aunque los funcionarios norteamericanos nunca mencionan que ese país tiene cerca de 80 armas nucleares, lo que hace poco probable que sea objeto de una agresión militar, dado el carácter disuasivo de dichas armas; los hechos recientes más bien demuestran que es Israel quien sistemáticamente ha agredido a sus vecinos, e incluso ha realizado ejercicios en el Mediterráneo de un probable golpe aeronaval y coheteril contra Irán.

Un elemento importante es el que, dadas las características de los sistemas de mísiles con base en tierra, del desarrollo y despliegue de tales medios implicará un incremento de las tensiones en regiones importantes del mundo, especialmente en Europa, ya que, como es conocido, las fuerzas de la OTAN se han aproximado cada vez más a las fronteras de la Federación de Rusia.  Debido a que es mucho más difícil descubrir y vigilar los sistemas terrestres de lanzamiento de mísiles, en comparación con los portadores aéreos y navales, esto implicará que tanto las fuerzas militares rusas como las de la OTAN (norteamericanas y de sus aliados) tendrán que incrementar sus acciones de inteligencia y exploración, para prevenir un ataque sorpresivo, así como adquirir los modernos sistemas de defensa contra mísiles desarrollados por las empresas norteamericanas, que se encuentran en servicio en las FF.AA. de EE.UU., como el sistema THAAD, por ejemplo. Nada favorable para la paz y la estabilidad europea, aunque uds.  podrán suponer quienes se beneficiarán más.

El abandono por parte de EE.UU. y la Federación Rusa del Tratado INF no favorece la paz mundial y crea condiciones para que la actual carrera armamentista a nivel global se incremente en esa rama de las armas estratégicas. Más allá de emitir un juicio sobre cuál de las partes es más o menos responsable de tal fracaso, lo cierto es que los grandes perdedores en esto son los miles de millones de pobres en el mundo que necesitan ayuda, y que se beneficiarían si los fondos que se invertirán en el desarrollo, construcción y despliegue de nuevos mísiles tuvieran un mejor destino, especialmente si se dedicaran a la ayuda al desarrollo de los países más pobres, al combate del hambre, de la insalubridad, a planes para escolarizar a millones de niños que no tienen escuelas, a enfrentar las consecuencias del cambio climático, etc.

Finalmente, queremos recordar lo planteado por el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz en la Asamblea  General de la ONU el 26 de Septiembre de 1960: La historia del mundo ha enseñado trágicamente que las carreras armamentistas han conducido siempre a la guerra; (…)Son enemigos del desarme los monopolios, porque además de que con las armas defienden a esos intereses, la carrera armamentista siempre ha sido un gran negocio para los monopolios (…)   Con todo lo justo estamos y estaremos siempre: contra el coloniaje, contra la explotación, contra los monopolios, contra el militarismo, contra la carrera armamentista, contra el juego a la guerra.

BIBLIOGRAFIA

Castro Ruz Fidel DISCURSO   EN LA SEDE DE LAS NACIONES UNIDAS, ESTADOS UNIDOS, EL 26 DE SEPTIEMBRE DE 1960.  http://www.cuba.cu/gobierno/discursos/1960/esp/f260960e.html

Global Security Org. 9M729 – SSC-8. Alexandria, Virginia February 27, 2019

(https://www.globalsecurity.org/wmd/world/russia/ssc-8.htm)

Reif, Winston; Teheran, Shervin. U.S. Plans Flight Tests of INF-Treaty Range Missiles Arms Control Association, Washington DC, March 20, 2019  (https://www.armscontrol.org/blog/2019-03-20/us-russian-nuclear-arms-control-watch-march-20-2019)

The White House Statement from the President Regarding the Intermediate-Range Nuclear Forces (INF) Treaty Washington, February 1, 2019 (https://www.whitehouse.gov/briefings-statements/statement-president-regarding-intermediate-range-nuclear-forces-inf-treaty/)

US State Department Treaty Between The United States Of America And The Union Of Soviet Socialist Republics On The Elimination Of Their Intermediate-Range And Shorter-Range Missiles (INF Treaty), Washington, December 8, 1987 (https://www.state.gov/t/avc/trty/102360.htm )


Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.