Cargando...

2022

Estados Unidos a inicios de 2022

enero 6, 2022   0

Durante el pasado año 2021 ocurrieron en EE.UU. acontecimientos importantes, algunos incluso inéditos para esa nación; uno de ellos fue el asalto al Capitolio por una horda enardecida que protestaba por un supuesto fraude en las elecciones presidenciales; la asunción de la presidencia por el demócrata Joe Biden; la catastrófica retirada de Afganistán tras 20 años de ocupación; la tensa situación creada por la pandemia del coronavirus, etcétera.

El nuevo año 2022 parece que será igualmente tenso, enmarcado en su inicio por una nueva ola pandémica; fuertes nevadas e incendios forestales; y unas previsiblemente disputadas elecciones de medio término, que pudieran poner en situación complicada al gobierno actual, de obtener el Partido Republicano la mayoría en ambas cámaras.

EE.UU. es la principal potencia imperialista a nivel global, tanto por su poder económico, como por su poderío militar, su desarrollo tecnológico y su capacidad informacional.  Sus grandes empresas transnacionales, auténticas detentoras del poder en esa nación, tienen extendidos sus tentáculos por todo el planeta. Como parte de su política en interés de alcanzar y mantener ese status, a lo largo de su historia, la clase gobernante de esa nación ha empleado la violencia, y particularmente su expresión máxima, la Guerra, como un instrumento de expansión,  dominación y consolidación  de su poder, envuelto en los llamados Objetivos de Seguridad Nacional, aun cuando no siempre con los resultados esperados, como demuestran los ejemplos de Vietnam y Afganistán.

En ese marco, EE.UU.,  aun cuando  ha visto reducido lo que ellos denominan en sus principales documentos LIDERAZGO respecto a las demás naciones imperialistas, fundamentalmente en lo que respecta a su preponderancia económica a nivel global, mantiene y refuerza su papel como gendarme global, garante de que la globalización continúe siendo el escenario en el cual las grandes transnacionales disfruten de todas las facilidades para obtener cada vez mayores beneficios de la explotación irracional de los recursos del planeta.

No obstante,  aun dentro de la visión de los estrategas de Washington es perceptible que consideran tienen ventajas. En el documento presentado en Marzo de 2021 por el gobierno del presidente Joe Biden denominado Orientación Estratégica de Seguridad Nacional Provisional (Interim National Security Strategic Guidance) (INSSG) (documento previo a la emisión de la nueva Estrategia de Seguridad Nacional  por el gobierno de Biden), se plantea en la página 8 lo siguiente:

… the United States’ enduring advantages—across all forms and dimensions of our power—enable us to shape the future of international politics to advance our interests and values, and create a freer, safer, and more prosperous world. This work is urgent, because the alliances, institutions, agreements, and norms underwriting the international order the United States helped to establish are being tested.[i]

O sea, que los detentores del poder, representados por el actual gobierno asentado en la Casa Blanca, consideran que las ventajas que poseen les permiten enfrentar las supuestas amenazas, y aprovechar sus relaciones con las demás naciones imperialistas para mantener el status favorable a  sus intereses a nivel mundial, ante el avance de otras potencias.

Ello está en consonancia con lo planteado por importantes teóricos norteamericanos, como Robert Kagan (A Superpower, Like It or Not. Why Americans Must Accept Their Global Role), que plantean que EE.UU. debe reconocer  que es una superpotencia, y no adoptar una política aislacionista, como la que consideran aplicó la administración Trump.

En lo que respecta a sus intereses a nivel planetario, señalan que:  

We will recognize that our vital national interests compel the deepest connection to the Indo-Pacific, Europe, and the Western Hemisphere (INSSG, página 10)[ii].

Uno de los aspectos en que el actual gobierno ha actuado de forma un tanto diferente al anterior ha sido precisamente en la consolidación y trato a las diferentes alianzas y asociaciones; durante ese año trataron de incrementar su papel en la OTAN, incluyendo renunciar a la anunciada reducción de tropas en Alemania; elevaron el nivel de asociaciones como el QUAD; e incluso crearon una nueva alianza, la llamada AUKUS (aunque esta le generó fuertes asperezas con un aliado tan importante como Francia).

Y a finales de año el presidente Biden convocó a una conferencia virtual sobre la  Democracia, con la intención de consolidar el apoyo de diferentes estados y organizaciones internacionales a la visión norteamericana al respecto, amén de los fines propagandísticos de tal reunión.

El constante ascenso de la República Popular China en el plano económico, que hace vislumbrar a importantes teóricos que la misma superará a los EE.UU. como mayor economía mundial antes del año 2030, así como el crecimiento de la India y otras naciones, fundamentalmente de la llamada región del Indo Pacífico, es un fenómeno que parece inevitable. No obstante, es importante destacar que ambas naciones tienen una población varias veces superior a EE.UU, e incluso al total de los países de la Unión Europea, lo cual permite valorar que el per cápita de riqueza sigue siendo superior en esas naciones llamadas “occidentales”.

Es importante destacar que la RPCH además forma parte del mayor bloque económico del planeta, el llamado RCEP, que entró en vigor el 1º de Enero de 2022, lo que le beneficiará en sus relaciones con varias de las principales economías del Indo Pacífico; igualmente, el desarrollo de su proyecto de la Franja y la Ruta le permitirá incrementar sus intercambios económicos con países de Europa, Africa y América Latina, Todo ello beneficiará su economía y su papel político a nivel internacional.

Tal situación no ha escapado a la vista de los amos del imperio, y de sus asesores académicos. Los más recientes documentos estratégicos de EE.UU. como son las Estrategias de Seguridad Nacional (NSS) de 2015 y 2017, así como la más reciente INSSG, se identifica a la RPCH como el principal rival estratégico de EE.UU. a nivel mundial.

Al respecto, en la página 8 del INSSG se plantea lo siguiente:

China, in particular, has rapidly become more assertive. It is the only competitor potentially capable of combining its economic, diplomatic, military, and technological power to mount a sustained challenge to a stable and open international system.[iii]

 (Nota: sistema internacional abierto y estable que los norteamericanos consideran favorable a sus intereses).

También consideran a la Federación de Rusia (FR) como un rival a considerar; al respecto plantean lo siguiente en la propia página 8 del INSSG:

Russia remains determined to enhance its global influence and play a disruptive role on the world stage.[iv]

En lo que no ha habido grandes diferencias respecto a la política de la administración Trump ha sido el mantener un clima de tensión con respecto a la RPCH y la FR; el caso del gigante asiático, la situación referente a Taiwán; el Mar Meridional de China; y la situación en la región autónoma de Sinkiang (poblada por la minoría uigur) han sido objeto de declaraciones y veladas amenazas por parte de funcionarios norteamericanos asi como un incremento de la presencia aeronaval en esas áreas.

La situación en Ucrania, con un apoyo abierto al gobierno de Kiev, y el despliegue de fuerzas de la OTAN cerca de las fronteras de Rusia han sido elementos que han generado fuertes intercambios entre los gobiernos estadounidense y ruso. Otro elemento a destacar fueron los intentos norteamericanos de hacer fracasar el despliegue del gasoducto Nordstream 2.

Otro elemento de continuidad lo es el incremento de los gastos militares; la administración de Biden ha continuado la tendencia de los últimos años de aumentar los presupuestos del Departamento de Defensa; precisamente  al finalizar el año 2021 el ocupante de la oficina oval firmaba el presupuesto “de defensa” para el año fiscal 2022 (FY 2022), que había sido presentado, tras intensas discusiones en el Congreso estadounidense, y que ascenderá a 768 mil millones de dólares, superior en más de 28 mil millones al del año anterior, ya de por si el mayor del planeta (de acuerdo a datos del SIPRI, EE.UU. durante los últimos años ha tenido un gasto militar superior a la sumatoria de ese mismo rubro de los 10 países que le siguen en ese “ranking”)

CONCLUSIONES

Tras una etapa histórica en la cual EE.UU. se concibió a si misma como la única superpotencia,  (y que motivó que alguno que otro iluso vaticinara el “fin de la historia”), la actual etapa de la sociedad humana presenta características particulares.

EE.UU. continua siendo la principal potencia imperialista a nivel global, especialmente en el plano militar, pero su preponderancia se ha reducido notablemente, y se perciben signos de un declive, tal como le ha sucedido  a otros imperios (descrito por el historiador norteamericano Paul Kennedy); otros  países han ascendido en sus capacidades económicas, y se vislumbra que el futuro nos presentará un mundo multipolar y policéntrico, donde será necesaria una mayor cooperación internacional y prudencia para evitar una nueva conflagración internacional, que pondría en peligro la propia existencia de la humanidad.

No obstante, es bueno decir que  consideramos que esta situación evolucionará de forma paulatina, y no como sucedió en 1991 con el derrumbe de la URSS y el campo socialista europeo;  creemos que la declinación del poderío norteamericano y la pérdida de su liderazgo a nivel de los países imperialistas será un proceso que puede durar algún tiempo. Queremos destacar y recordar que en los años sesenta y setenta del pasado siglo, los teóricos de la antigua URSS y algunos países socialistas canonizaban, sin lugar a debate,  el próximo derrumbe del sistema capitalista; los mismos no admitían las críticas a los errores internos, y no valoraban las capacidades del sistema capitalista, que por aquel entonces, aún no había alcanzado su máxima expresión. No abundaremos en señalar lo que sucedió después.

Consideramos que será importante la actividad, la voluntad, la inteligencia y la tenacidad de todas las mujeres y todos los hombres del planeta  para evitar una catástrofe; recordamos ahora esta palabras de nuestro Comandante en Jefe:

Luchar por la paz es el deber más sagrado de todos los seres humanos, cualesquiera que sean sus religiones o país de nacimiento, el color de su piel, su edad adulta o su juventud.

BIBLIOGRAFIA

Campbell Kurt M. y Rush Doshi The China Challenge Can Help America Avert Decline. Foreign Affairs, December 3, 2020 (https://www.foreignaffairs.com/ articles/china/2020-12-03/china-challenge-can-help-america-avert-decline)

Castro Ruz Fidel. Luchar por la paz es el deber más sagrado de todos los seres humanos La Habana, 2016 (http://www.cubadebate.cu/reflexiones-fidel/2016//02/21/luchar-por-la-Paz-es-ei-deber-mas-sagrado-de-todos-los-humanos/)

Kagan, Robert. A Superpower, Like It or Not. Why Americans Must Accept Their Global Role, Foreign Affairs, New York, March/April 2021 (https://www.foreignaffairs.com/articles/united-states/2021-02-16/superpower-it-or-not )

 SIPRI Military Expenditure Database. Stockholm, 26 Abril 2021 (https://sipri.org/sites/default/files/Data%20for%20world%20regions%20from%201988%E2%80%932020%20%28pdf%29.pdf)

The White House. Interim National Security Strategic Guidance. Washington, March 2021. (https://www.whitehouse.gov/wp-content/uploads/2021/03/NSC-1v2.pdf)

The White House. National Security Strategy of United States of America. Washington, December 2017, (https://www.whitehouse.gov/wp-content /uploads/ 2017/12/NSS-Final-12-18-2017-0905.pdf)


[i]  Las ventajas duraderas de Estados Unidos -en todas las formas y dimensiones de nuestro poder- nos permiten configurar el futuro de la política internacional para promover nuestros intereses y valores, y crear un mundo más libre, seguro y próspero.

Esta labor es urgente, porque las alianzas, instituciones, acuerdos y normas que sustentan el orden internacional que Estados Unidos ayudó a establecer están siendo puestas a prueba.

[ii] “reconoceremos que nuestros intereses nacionales vitales obligan a una conexión más profunda con el Indo-Pacífico, Europa y el hemisferio occidental”. 

[iii] China, en particular, se ha vuelto rápidamente más asertiva. Es el único competidor potencialmente capaz de combinar su poder económico, diplomático, militar y tecnológico para plantear un desafío sostenido a un sistema internacional estable y abierto.

[iv] Rusia sigue decidida a aumentar su influencia global y a desempeñar un papel perturbador en la escena mundial.


Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.