Cargando...

Biden

Inmigración, crisis en frontera y elecciones

febrero 19, 2024   0

Crédito: Reuters.

En la sociedad estadounidense ha estado siempre latente la posibilidad de una reforma migratoria integral por parte del Congreso, que para unos debe contemplar la admisión de una mayor cantidad de inmigrantes y la legalización a la situación de más de 11 millones de indocumentados, mientras para otros la reforma debe ser de corte restrictivo, enfocada en limitar la entrada de migrantes y reforzar la frontera con México.

Durante el presente siglo, el presidente Barack Obama intentó llevar a cabo una reforma migratoria que protegiese a millones de indocumentados y sus familias, permitiéndoles salir de las sombras y obtener empleo sin la amenaza de ser deportados, pero el Congreso de mayoría republicana se lo impidió. Ante ello, el Presidente puso en práctica algunas medidas ejecutivas que a la larga resultaron muy controversiales, ejerció una política de mano dura en la frontera y ejecutó deportaciones de indocumentados en cifras récord, que le ganaron el apelativo de Deportador en Jefe.

A la llegada de Trump a la Casa Blanca en enero de 2017 este puso en práctica una política destinada a detener las migraciones, desatándose una campaña de odio que se tradujo en deportaciones en masa y la construcción de muros en la frontera.

A los pocos meses de asumir Joe Biden la presidencia de los Estados Unidos, se comenzó a producir en la frontera con México, una avalancha sin precedentes de inmigrantes. En diciembre de 2020, un mes antes de que Biden llegara a la Casa Blanca, 73 944 personas habían cruzado ilegalmente la frontera. En diciembre de 2023 fueron 302 034. El 45% de los estadounidenses considera como una crisis la situación que existe actualmente en la frontera sur, y un 30% estima que es algo “muy serio”, mientras una reciente encuesta de PBS NewsHour, NPR y Marist encontró que sólo el 29% aprueba la forma en que la administración Biden ha manejado este asunto.

En otra reciente encuesta de la firma Quinniapac University Poll el 28% expresó aprobación al manejo del tema por el Presidente, mientras el 61% dijo considerar que la situación en la frontera constituye una crisis. El 59% estima que la política migratoria no es suficientemente estricta, el 20% la ve bien y el 15% la cree demasiado estricta.

En relación con los problemas más graves que debe enfrentar el país, el 24% de los estadounidenses dijo que preservar la democracia, el 20% la economía y otro 20% la inmigración. Para los republicanos el más grave es la inmigración y el menos grave preservar la democracia; justamente lo opuesto a lo que estiman los demócratas. Para los independientes, el principal es preservar la democracia (23%), en segundo lugar, la inmigración (19%) y a continuación la economía (18%). En relación con la construcción del muro en la frontera, el 49% de los estadounidenses se opone y el 47% lo favorece.

Con el propósito de intentar aliviar el número de entradas ilegales al país, la administración Biden puso en práctica un sistema para otorgar parole a ciudadanos de los países que en mayor número estaban arribando a los Estados Unidos a través de la frontera. Después de un año de vigencia, y según cifras de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos de diciembre 26 de 2023, se han beneficiado del programa más de 62 000 cubanos, 54 000 nicaragüenses, 81 000 venezolanos y 120 000 haitianos.

Los cubanos

En el mes de diciembre de 2023 llegaron 25 060 migrantes cubanos a Estados Unidos, un promedio de 835 por día, según informó la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de ese país en su más reciente actualización estadística. Con estos 25 060 cubanos de diciembre, ascendió a 153 660 la cantidad de migrantes de la Isla que llegaron a EE.UU. en 2023, un promedio de 420 por día.

En ningún otro mes del año pasado entraron tantos nacionales de la Isla a EE.UU., siendo octubre (18 074) y noviembre (20 074) los otros que acumularon más arribos. Con 168 menores no acompañados, diciembre también fue el mes de 2023 en el que más niños y adolescentes cubanos llegaron solos a la frontera estadounidense.

En los tres meses del año fiscal estadounidense 2024 (que comenzó el 1 de octubre de 2023), 62 023 cubanos llegaron a ese país. Esa cifra representa el 38% de los nacionales de la Isla que entraron a EE.UU. en los 12 meses anteriores. De mantenerse esta tendencia de llegadas (62 000 por trimestre), más de 240 000 cubanos podrían entrar a ese país hasta finales de septiembre, cuando finaliza el año fiscal.

La crisis en la frontera de Texas con México

Ante la incontrolable ola de inmigrantes cruzando ilegalmente la frontera desde México hacia Texas, el gobernador del estado, el republicano Greg Abbott,instaló el pasado año kilómetros de barreras utilizando alambre de púas y boyas a lo largo del Río Grande y envió a la Guardia Nacional de Texas a la región, una movida que le valió acusaciones de que la Guardia estaba interfiriendo en el trabajo de los agentes federales.

Los abogados federales citaron la muerte por ahogamiento de una mujer y dos niños en el Río Grande como un ejemplo de cómo los agentes fronterizos, a quienes no se les permitió pasar una valla instalada por Texas, no pudieron hacer su trabajo y responder al incidente.

Un convoy de cerca de 200 camiones con personas apoyando las decisiones de Abbott, con banderas confederadas y de cristianos nacionalistas, fue desplegado en la región. El congresista demócrata Joaquín Castro acusó a Abbott y los extremistas de derecha de estar originando el más virulento sentimiento anti-inmigrante en una generación, lo que conllevaría una profilaxis racial de latinos en Estados Unidos, y señaló que los participantes en el convoy habían acosado a residentes y realizado amenazas contra instalaciones del servicio aduanero y fronterizo del país.

El Departamento Militar de Texas tomó la extraordinaria medida de impedir que una agencia federal de aplicación de la ley accediese a kilómetros de la frontera entre Estados Unidos y México. El gobernador Abbott señaló que, de hecho, Texas está tomando todas las medidas posibles para abordar la situación de los inmigrantes, salvo disparar contra la gente.

Algunos estados gobernados por republicanos comenzaron a enviar ómnibus llenos de inmigrantes a ciudades demócratas sin aviso previo ni autorización federal. Ello ha traído como consecuencia que muchos demócratas se muestren ahora más favorables a reducir la inmigración ilegal. Gobernadores republicanos de Florida, Oklahoma, South Dakota, Virginia y Georgia, han manifestado apoyo a Abbott en su enfrentamiento contra el gobierno federal. El Speaker Johnson también ha manifestado su total respaldo a Abbott.

Por otra parte, un grupo de gobernadores demócratas hicieron un llamado al presidente Biden y a líderes del Congreso a que llegaran a un acuerdo legislativo que proveyera los fondos necesarios para resolver la situación de los inmigrantes en frontera. Los gobernadores demócratas de New York, Arizona, California, Colorado, Illinois, Maryland, Massachusetts, New Jersey y New México, enviaron una carta en este sentido.

Congresistas demócratas han acusado al gobernador Abbott de incitar a la violencia en la frontera alentando al convoy derechista a acudir a la región y utilizando lenguaje intolerante, mientras que todos los congresistas demócratas por Texas lo acusan de irresponsable y de buscar soluciones de fuerza en lugar de crear un ambiente favorable a las soluciones pacíficas.

Los enfrentamientos en torno a los problemas ocasionados en la frontera por las incontrolables olas migratorias demuestran que republicanos y demócratas siguen muy distanciados en cuanto a cualquier solución en torno a la inmigración y que este será el escenario político que probablemente el país tendrá que enfrentar de cara a las elecciones de 2024.

El intento de impeachment al secretario de Seguridad Nacional Alejandro Mayorkas

En su afán por tratar de evidenciar el fracaso de la Administración en el tema migratorio, los republicanos decidieron hacerle un juicio político (impeachment) al secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, único funcionario de origen cubano con un cargo de primer nivel dentro de la administración Biden, acusándolo de quebrar la ley al rehusar asumir el mandato de preservar la seguridad en la frontera.

El 6 de febrero tuvo lugar la votación en la Cámara de Representantes para decidir si se sometía a Mayorkas al impeachment. Tres republicanos votaron en contra Ken Buck (Colo.), Tom McClintock (Calif.), y Mike Gallagher (Wis.), registrándose una votación final de 214-216, en lo que constituyó un sonado e inesperado fracaso para los republicanos, que estimaban contar con el apoyo necesario para efectuar el impeachment. En una maniobra táctica final, el congresista Blake Moore (Utah), quien presidía la conferencia republicana, cambió su voto a “no” para poder intentar nuevamente llevar el caso a votación en fecha posterior, cosa que no hubiese sido posible de haberse producido un empate.

Justamente una semana después, el 13 de febrero, Johnson presentó nuevamente el proyecto de impeachment ante el Congreso. En esta ocasión había dos demócratas y un republicano ausentes, por lo que el proyecto fue aprobado por 214 a 213, lográndose el objetivo de los republicanos de someter a Mayorkas a juicio político. El líder de la mayoría demócrata en el Senado, Chuck Schumer declaró que el único objetivo de los republicanos con el impeachment era satisfacer a Trump. Considerando el balance de fuerzas del Senado y que se requieren dos tercios de los votos de estos para condenar a Mayorkas, parece imposible que logre una sanción.

Proyecto de Ley sobre inmigración y frontera presentado en el Senado

El 7 de febrero del presente año se presentó en el Senado un proyecto de ley sobre inmigración y frontera que contemplaba el tema migratorio y ayudas económicas a Israel y Ucrania. El proyecto de ley había sido largamente trabajado por tres senadores, James Lankford, un republicano conservador de Oklahoma, Christopher S. Murphy, demócrata por Connecticut y la senadora independiente por Arizona Kyrsten Sinema.

El proyecto constituía un aparente triunfo para los republicanos. Habían unido en este, fuertes medidas de seguridad en frontera con la ayuda económica a Ucrania. Confiaban en que los demócratas no aceptarían los términos de seguridad en frontera y rechazarían el proyecto de ley. Con ello quedaría rechazada también la ayuda económica a Ucrania como ellos querían, al tiempo que quedarían absueltos de ser considerados culpables de que el proyecto no se aprobara. Era sin dudas un importante triunfo para los republicanos con vista a las elecciones de noviembre.

Pero los demócratas hicieron grandes concesiones sin pedir casi nada a cambio, así que tuvieron que ser ellos los que abandonaran el proyecto dejando sin solución los problemas fronterizos, la ayuda a Ucrania e Israel, y a un Congreso mostrándose nuevamente incapaz de encontrar soluciones a los problemas más importantes del país.

La votación final fue de 50-49, muy lejos de los 60 votos necesarios; con 44 republicanos, 4 demócratas y 1 independientes votando en contra.

Sólo cuatro republicanos votaron a favor, Lankford, y además Lisa Murkowski, Susan Collins y Mitt Romney. Los demócratas Alex Padilla, Bob Menéndez, Elizabeth Warren y Ed Markey, junto al independiente Bernie Sanders votaron en contra. Este último por oponerse a los $10 billones que el proyecto contemplaba para Israel. El líder de la mayoría, el demócrata Chuck Schumer (NY), en decisión de última hora también votó “no” en un movimiento de procedimiento para poder presentar de inmediato otro proyecto que contemplase la ayuda económica sin el tema de la frontera. El líder de la minoría Mitch McConnell, de Kentucky, que había alentado las negociaciones sobre el tema de la frontera, terminó votando en contra.

El proyecto no sólo tuvo oposición por parte de los conservadores que lo consideraban insuficiente o débil para con los inmigrantes. Los liberales demócratas también expresaron su desacuerdo con el mismo, pero por considerarlo muy duro para con estos. Mientras el House Freedom Caucus lideró a los primeros en sus quejas, el Progressive Caucus y el Congressional Hispanic Caucus (CHC) encabezaron a los segundos, quienes se quejaban de no haber sido tomados en cuenta para las negociaciones, y porque el proyecto no incluía temas muy importantes como la protección a los que buscan asilo, ni vías para que los indocumentados que llevan años en el país puedan obtener la ciudadanía.

Por su parte, el Speaker de la Cámara de Representantes, Mike Johnson, declaró que si el proyecto llegaba a la Cámara estaría muerto a la llegada, pues ni se acercaba a terminar con la catástrofe que el Presidente había creado en la frontera. Johnson negó que su oposición al acuerdo bipartidista fuese con la intención de ayudar a Trump en su campaña presidencial. En varias ocasiones el expresidente había hecho declaraciones oponiéndose a la aprobación del proyecto.

El 8 de febrero NBC publicó que dos fuentes de la Casa Blanca revelaron que Biden estaría considerando hacer uso de su poder mediante orden ejecutiva y cerrar la frontera sur con México para tratar de detener el caos creado por la avalancha de migrantes que cruzan diariamente. Sin embargo, esta medida pudiera afectar las relaciones del Presidente con el ala más radical de su partido.

La política migratoria de Estados Unidos continúa siendo un tema central en el debate político, especialmente en el contexto electoral. Las acciones de la administración Biden en la frontera sur podrían decidir parte de su futuro en las urnas en noviembre próximo. Todo lo que haga el presidente debe estar basado en un cálculo político de costo-beneficio de cara a su carrera por la reelección en apenas nueve meses.

Cambiando la estrategia

Anticipándose al evidente fracaso, los demócratas prepararon y presentaron de inmediato un segundo proyecto que contemplaba la ayuda económica exterior, sin el tema de la frontera.Los senadores respaldaron una moción de procedimiento por 67-32, superando el umbral de 60 votos necesarios. En lo que constituyó un cambio sorpresivo, 17 republicanos votaron a favor. El proyecto incluye $61 billones para Ucrania, $14 billones para Israel y $4.83 billones para ayudar a socios en la región del Indo-Pacífico, incluyendo a Taiwan. También incluye $9.15 billones en ayuda humanitaria a civiles en Gaza, Ucrania y otras poblaciones en zonas de conflicto.

Se esperaba que el Senado demorase días en tomar algún acuerdo y que los republicanos propusieran algunas enmiendas. Incluso el senador republicano Rand Paul (KY) pretendía utilizar triquiñuelas y complejas reglas para hacer lo más lento posible el proceso de discutir el proyecto de ley. Sin embargo, los demócratas se las arreglaron para presentar el proyecto con prontitud, y el 12 de febrero el Senado lo aprobó con las ayudas económicas solicitadas. La votación fue de 70 a 29, con 22 republicanos votando a favor. Entre estos no estaban Rubio, Cruz ni Scott.

Las perspectivas de aprobarse también en la Cámara de Representantes no están claras, considerando la oposición del ex presidente Trump, a la ayuda a Ucrania, y el casi seguro respaldo a estas posiciones por parte de muchos de sus seguidores, incluyendo el Speaker Johnson. Trump ha abogado por un decrecimiento del conflicto en Ucrania y ha dicho que de ser reelegido resolverá el problema en 24 horas.

El 5 de febrero, la Cámara de Representantes había rechazado, un proyecto de ley que contemplaba $17.6 billones para Israel. Los republicanos intentaban su aprobación desligándolo del paquete que incluye fondos para Ucrania y la seguridad fronteriza. El presidente Biden había amenazado con vetarlo por no considerarse en el mismo la ayuda a Ucrania.

Donald Trump y las Elecciones Presidenciales de 2024

De no producirse una inesperada condena judicial o algún acontecimiento de cierta magnitud que se lo impida, Trump será el candidato republicano que disputará la presidencia en las elecciones de noviembre de este año. En los mítines que ha celebrado hasta ahora, la inmigración ha estado en el centro de sus discursos, y ha dejado claro que este será uno de los principales temas de su campaña.

Trump estuvo presionando públicamente a los republicanos para que se opusieran al acuerdo fronterizo que se estaba negociando en el Senado, ya que ve en este tema una oportunidad de campaña para las elecciones de noviembre. El senador republicano Mitt Romney (Utah) dijo que resultaba espantoso que Trump le dijese a los senadores y representantes republicanos que él no quería resolver el problema de la frontera porque quería culpar a Biden por ello.

El magnate expresidente dijo que no hace falta ninguna ley y que Biden debía cerrar la frontera. Lo mismo dijeron algunos senadores republicanos, incluyendo a Rick Scott (Fl) y Ted Cruz (Tx), diciendo incluso este último, que cuando Trump fue presidente tuvo lugar la menor entrada de ilegales de los últimos 45 años. Trump dijo además que el acuerdo propuesto no era una solución sino una amenaza a sus aspiraciones a regresar a la presidencia, un regalo a los demócratas y una amenaza de muerte al Partido Republicano. “Sería resolver el horrible trabajo que los demócratas han hecho en materia de inmigración y frontera, los absuelve y pone todo directamente sobre los hombros de los republicanos. ¡¡¡No seas estúpido!!!”.

Históricamente los republicanos son percibidos por los estadounidenses más favorablemente que los demócratas en temas de seguridad en frontera. Una encuesta de USAToday/Suffolk University Poll de octubre del pasado año le daba a Trump un margen favorable de 50 a 41 sobre Biden en el manejo de la inmigración.

Referencias bibliográficas

5 things to know about the border bill at the heart of GOP shutdown threats/ THE HILL, BY SAUL ELBEIN – 01/04/24

Tensions at the border grow as the number of migrant apprehensions drops significantly / CNNB y Rosa Flores, Sara Weisfeldt and Jay Croft, 01/12/2024

This Border Deal Is a Political Trap for Democrats/ NYT, By Andrea R. Flores  01/15/2024

¿Cuántos cubanos, venezolanos y nicaragüenses entraron a EE.UU. con permiso de viaje y parole? POR DANIEL SHOER ROTH

Biden promete ‘cerrar la frontera’ con México si el Congreso le da autoridad para ello/ DIARIO DE CUBA, 29.01.2024

Crisis migratoria: 25 060 cubanos llegaron a EE.UU. en diciembre de 2023, un promedio de 835 al día/ DIARIO DE CUBA, 07.02.2024

Democratic governors press Biden, Congress on migrant surge / THE HILL, 01/23/2024, BY SARAH FORTINSKY 

OPINION: The House GOP’s growing dilemma on the immigration bill / THE WASHINGTON POST,01/19/2024,Aaron Blake

GOP governors back Abbott in border standoff / THE HILL,01/25/2024, BY NICK ROBERTSON

Migración, Trump, Biden y lo que vendrá. Dr. José R. Cabañas, CIPI, febrero 1 de 2024

Speaker Johnson backs Abbott’s border ‘invasion’ decree / THE HILL 01/25/2024, BY REBECCA BEITSCH OPINION:

The GOP sure looks like it wants to punt on border crisis to help Trump / THE WASHINGTON POST, 01/25/2024, By Aaron Blake

Speaker Johnson not dismissing border deal to help Trump: ‘That’s absurd’ / THE HILL, 01/30/2024, BY EMILY BROOKS

Impeachment Case Against Mayorkas Ignores Government’s Immigration Powers / THE NEW YORK TIMES

El Congreso estadounidense y Obama: Propuestas, posiciones y acciones ante el fracaso de una reforma migratoria integral, Mónica Verea, Centro de Investigaciones sobre América del Norte-UNAM.

Senate’s border bill faces unexpected problem: Democrats / THE HILL, 02/01/2024, BY MIKE LILLIS

House Dems say Texas’ Greg Abbott inciting potential border violence / AXIOS, 02/04/2024, Russell Contreras

Records: Abbott’s migrant busing has cost Texas $124 million / KXAN (NBC Texas affiliate), 02/04/2024, BY Monica Madden

On the Border, Republicans Set a Trap, Then Fell Into It / THE NEW YORK TIMES, 2/06/2024, By Carl Hulse

Relacionados
DEMOCRACIA A LO U.S.A.
abril 18, 2024   0

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *