Cargando...

Las Grandes Empresas de Armamentos, impulsoras de la Carrera Armamentista

enero 24, 2017   0

Enrique Martínez

 

 

 

MSc Enrique Martínez Díaz

La Carrera Armamentista es un proceso vinculado a las sociedades divididas en clases, en las cuales, el poder de la clase dominante se ejerce por varias vías, pero con la influencia determinante del poder militar, como instrumento de dominio mediante la fuerza, tanto sobre las clases sociales oprimidas como contra otros grupos de poder dentro de la misma clase social y contra las clases que lo ejercen en otros países.

Incluso en la etapa actual del imperialismo, globalizado y transnacionalizado, donde una superpotencia, en nombre de las grandes transnacionales, ejerce el poder casi absoluto a nivel mundial (o al menos pretende hacerlo), la Carrera Armamentista ha alcanzado niveles superiores a los de la etapa conocida como Guerra Fría, ya que, por solo poner un ejemplo, según los datos del Instituto de Estudios Sobre la Paz Internacional de Estocolmo (SIPRI),  los gastos militares en el año 2014 ascendieron a 1 711 mil millones, contra 1 563 mil millones de dólares en 1988. Dentro de la misma ejercen un papel principal las referidas corporaciones dedicadas a la producción de armas, medios de combate y servicios relacionados con las actividades militares o de “defensa”.

Al respecto, recordamos lo expresado por el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz el 19 de mayo de 1961, durante un acto celebrado en la Habana con motivo de que se le otorgara el Premio Lenin de la Paz : (…)Solo necesitan guerra los negociantes de armas, los trusts armamentistas, los monopolios que necesitan defender sus intereses en todo el mundo.

Anualmente, varias instituciones y tanques pensantes hacen informes sobre diferentes actividades relacionadas con la esfera militar. Algunos de estos se refieren a las grandes empresas productoras de armamentos, en particular  las ganancias que obtienen (revenues) y el ranking de las mismas a nivel global.

El más reciente, publicado en julio de 2015 por la revista norteamericana Defense News (que lo elabora desde 1991), brinda datos muy interesantes,  que demuestran el peso de las empresas de la esfera militar dentro de las grandes transnacionales del planeta y lo desequilibrado de su distribución y la de su fuerza monetaria a nivel mundial. Veamos algunos de estos datos:

·         Todas las empresas señaladas en el informe obtuvieron ingresos superiores a los 400 millones de dólares durante el pasado año 2014.

·         En total, las 100 firmas que se incluyen, agrupadas en un ranking (la variable principal utilizada es la de las ganancias o ingresos), obtuvieron retribuciones equivalentes a 385 669.5 millones de dólares durante el año 2014, contra 382 350.4 millones de dólares en el 2013 (3 319 millones más, cerca del 1% de crecimiento). De acuerdo a datos del Fondo Monetario Internacional del año 2013, solo 35 naciones del planeta (de 197 recogidas en el informe) tuvieron un PIB superior a esa cifra.

·         Las casas matrices son de 22 naciones: 42 son estadounidenses; 10, británicas; 7, japonesas; 7, rusas; 5, francesas; 4, de Israel; 4, de Corea del Sur; 3, de Alemania; Turquía, India, Italia y Noruega tienen 2 cada una y otros diez países tienen una empresa dentro del ranking: Brasil, Holanda, Suecia, Suiza, España, Sudáfrica, Canadá, Ucrania, Finlandia y Singapur. Tras EE.UU., Europa Occidental, con 27 empresas, agrupa la mayor cantidad de consorcios militares. Debemos señalar que no se incluyen las compañías  chinas; si sumáramos estas, las cifras pudieran ser mucho mayores.

·         Estados Unidos encabeza, como era de suponer, el listado de las mayores empresas: entre las 10 compañías de mayores ingresos a nivel mundial, 6 son norteamericanas; 14 de las 20 mayores firmas de la industria militar son estadounidenses; los ingresos de las 10 mayores empresas en EE.UU. son encabezados por transnacionales como la Lockheed Martin, la Boeing, Raytheon, General Dynamics y Norton Grumman, entre otras, que alcanzaron la cifra de 167 436 millones de dólares, el 43,4 % del total de ingresos de las 100 mayores firmas del país y el 74% de los ingresos empresariales en este.

·         Las 42 compañías norteamericanas tuvieron durante 2014 ingresos que representaron el 58,5 % de ese renglón (225 674.2 millones de dólares). Solamente 6 países están representados entre las 25 primeras del listado: EE.UU., Gran Bretaña, Rusia, Francia, Italia y Holanda; como puede verse, excepto Rusia, todas miembros de la OTAN.

·         África y América Latina, aparte de que solo tienen un representante cada una en el ranking, no los tienen ubicados precisamente entre las mayores empresas, pues la brasileña Embraer ocupa el lugar 55 y la sudafricana Danel el lugar 100 (es curioso que la región del  Medio Oriente, una de las regiones con mayor peso dentro de las compras de armas a nivel global, solo esté representada por Israel y Turquía, y que ningún país árabe forme parte de este selecto grupo).

·         Hay un alto grado de concentración de los ingresos, pues las diez primeras empresas reúnen más de la mitad de los mismos al quedarse con 201 765 millones de dólares, el 52,3% de los ingresos de las cien primeras compañías. Dicha cantidad representa un auge significativo pues en el 2013 sus ingresos fueron de 182 548.1 millones de dólares; o sea, que los ingresos de las 10 primeras firmas aumentaron en 19 217 millones en el año 2014, un 10,5 % de crecimiento (diez veces más que el conjunto total).

 

Los jugosos contratos del Pentágono estadounidense (el mayor comprador de armas del planeta), sumados a las importantes compras de armas que hacen países como Arabia Saudita, Israel, India, China, Pakistán, entre otros, son los principales estimuladores de este boom financiero; no debe olvidarse que los miembros de la OTAN reciben una fuerte presión por parte de EE.UU. para que aumenten sus gastos militares (el caso de Grecia pudiera ser objeto de estudio, ya que la nación helénica, previo a la crisis actual, era uno de los principales compradores de armas a nivel global, y esos gastos seguramente incidieron en la actual situación financiera del país balcánico; entre los años 2000 y 2014 esa nación importó armamentos por un valor de 11 145 millones de dólares, fundamentalmente de EE.UU., Alemania y Francia).

Como los recursos adquiridos gracias a su negocio son tan amplios, según se ha visto, es obvio que las empresas del llamado Complejo Militar Industrial estadounidense ejercen un importante influencia dentro del gobierno de esa nación, para que continúe encabezando los gastos militares a nivel global (de acuerdo al último reporte del SIPRI, el 34 % de los gastos militares mundiales correspondió a los EE.UU., con solamente el 4% de la población mundial, y el 24 % del PIB planetario; si le sumásemos los gastos militares de los restantes   miembros de la OTAN, los por ciento serían seguramente muy superiores). Son también muy importantes los gastos de países como Rusia, China, India, Arabia Saudita, Japón, etc.

De acuerdo a los datos  aportados por el SIPRI, los gastos militares de las 15 naciones de mayor gasto en el año 2014 representaron el 80% de todo el gasto militar, o sea, que lo gastado por las aproximadamente 157 naciones restantes (el reporte del SIPRI tiene datos de 172 naciones) no son superiores al 20%.

Siguen vigentes las palabras del compañero Fidel en la XI Cumbre de los No Alineados de Cartagena de Indias del año 1995: (…) La producción de armas cada vez más sofisticadas y letales se mantiene; su comercio se incrementa. La competencia es feroz entre los poderosos productores. (…)¿Es que acaso el fin de la guerra fría se ha traducido en el empleo para fines más nobles de los colosales recursos destinados a la carrera armamentista?

Se impone, pues, que los pueblos del mundo se unan para poner fin a estos alocados gastos militares, y se inviertan esas enormes sumas de dinero en financiar el desarrollo de los países más pobres, en  dar educación a los niños, salud y alimentos a los necesitados, a combatir el cambio climático y a todo lo que pueda hacer de este planeta una casa mejor para todos. ¡Un Mundo Mejor es Posible!

 


Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.