Cargando...

Cuba en el 117 Congreso de los Estados Unidos

noviembre 1, 2021   0

INTRODUCCIÓN

En el trabajo titulado «Congreso: Elecciones y Perspectivas con relación a Cuba», concluido en octubre del 2020, se analizaban las posibles variables del rol que podría jugar el Congreso estadounidense en las relaciones con Cuba con posterioridad a las elecciones de noviembre de ese año, en dependencia de cómo quedaran compuestos el Ejecutivo, el Senado y la Cámara de Representantes.

En el trabajo se planteaba que el Ejecutivo jugaría el papel más importante, y que en el Presidente electo recaería el peso fundamental de las relaciones con Cuba, pero que con un Presidente demócrata y un Congreso con ambas cámaras en manos de ese partido, se podría esperar un rol más o menos importante de esta rama en poder avanzar en el proceso de mejorar las relaciones entre ambos países. No obstante, destacaba en una de sus partes: «Un aspecto a tomar en cuenta en el caso de un Senado con mayoría demócrata, independientemente del partido que controle la Casa Blanca, es que el senador demócrata de origen cubano Bob Menéndez probablemente ocupará la presidencia del importante Comité de Relaciones Exteriores y desde allí seguramente tratará de bloquear cualquier avance que se pretenda lograr en lo referente a la política hacia Cuba.»

En las conclusiones se exponía que a tres semanas de las elecciones parecía probable que como resultado de éstas habría un Presidente y una Cámara de Representantes demócratas, e incluso la posibilidad de contar también con un Senado dominado por dicho partido. Que el aspirante demócrata Joe Biden había prometido cambiar las políticas de Trump hacia Cuba y que podríamos aspirar al menos a un retorno a los tiempos de Obama, lo cual debería ocurrir en el transcurso del año 2021, mediante órdenes ejecutivas. Que en el transcurso de los siguientes tres años, especialmente si en las elecciones de medio término del 2022 los demócratas lograban ampliar su mayoría en el Senado, podría esperarse que el Congreso levantase las restricciones de viajes y desmantelase parcial o totalmente el entramado legal que constituye el bloqueo económico, comercial y financiero que aún mantienen contra Cuba. Y terminaban las conclusiones con la siguiente frase: «Veremos cuántos imprevistos habrán de surgir que ratifiquen o cambien en parte o radicalmente este pronóstico.» (Ciaño Zanetti, Carlos, 2020,Congreso: Elecciones y Perspectivas con relación a Cuba).

Joe Biden ganó la presidencia y ambas cámaras del Congreso pasaron a manos del Partido Demócrata; en la Cámara de Representantes por escaso margen y en el Senado con 50 escaños para cada partido pero bajo control de los demócratas al estar éstos posesionados de la Casa Blanca. Han transcurrido ya 9 meses y con ellos el primer gran imprevisto: Joe Biden, aparentemente motivado por intereses políticos relacionados con el voto cubano y las elecciones en el estado de la Florida, ha olvidado por completo sus promesas de campaña, y al menos hasta el día de hoy, no ha movido un dedo para cambiar las cosas, por lo que para Cuba la situación se mantiene exactamente igual a como si Trump fuese aún presidente del país.

Como veremos más adelante, en lo referente a Cuba, en el Congreso han predominado las posiciones y acciones anticubanas tendentes a mantener e incluso intensificar las políticas de sanciones que laceran al gobierno y pueblo cubanos, y profundizan las diferencias entre Cuba y los Estados Unidos. En ello han jugado un rol determinante los congresistas de origen cubano, tanto en la Cámara Alta como en la Baja.

En el Senado los tres muy activos miembros del Comité de Relaciones Exteriores; los republicanos Ted Cruz de Texas y Marco Rubio de Florida, y el demócrata Bob Menéndez de New Jersey. Marcadamente activos los dos últimos, y jugando un rol muy importante Menéndez en su condición de presidente de dicho Comité. En la Cámara de Representantes: Albio Sires (N.J.), Alex Mooney (W.V.), Anthony González (Ohio), Nicole Malliotakis (N.Y.) y los tres de Florida Carlos Giménez, Mario Díaz-Balart y María Elvira Salazar; demócrata Sires y republicanos los demás. Destacándose Salazar y Díaz-Balart por su férreo activismo anticubano.

Veamos a continuación algunas de las acciones más importantes que han tenido lugar en el Congreso con relación a Cuba desde que comenzó sus sesiones el 117avo Congreso. Éstas se expondrán divididas en tres grupos: Proyectos de Ley y Resoluciones, Audiencias y Declaraciones, comunicados, etc.

PROYECTOS DE LEY Y RESOLUCIONES

En el Senado

El 8 de febrero el senador Bob Menéndez presentó la Resolución 37 en el Comité de Relaciones Exteriores, también respaldada por Rubio y los demócratas Cardin (Md) y Durbin (Ill) entre otros, en solidaridad con el Movimiento San Isidro y artistas y activistas independientes, y condenando los ataques a la libertad de expresión y la represión. Solicitan hacer lo mismo a sus contrapartes en Europa, Canadá y Latinoamérica (sitio www.congress.gov, 2021). 

También el 1 de marzo, Menéndez, Rubio, Ted Cruz y Rick Scott (R-Fl) presentaron la Resolución 81 en honor a las Damas de Blanco y solicitando la liberación de todos los presos políticos, que fue aprobada por unanimidad en el Comité de Relaciones Exteriores. (sitio www.congress.gov, 2021).

Rubio, Menéndez, Kaine (D-Va) y Risch (R-Id) presentaron el 17 de marzo una Resolución sobre la 9na Cumbre de las Américas a celebrarse en Estados Unidos, reafirmando el compromiso de Estados Unidos a un hemisferio más próspero, democrático y seguro. En la misma señalan la necesidad de enfrentar la maligna influencia de Rusia, China, Cuba y Venezuela, y las violaciones de los derechos humanos en Cuba, Venezuela y Nicaragua, así como la necesidad de restaurar las democracias en estos países. (sitio www.foreign.senate.gov, 17/3/21).

El 22 de abril el floridano Scott con el copatrocinio de Rubio y Cruz entre otros presentó la Resolución 173 en apoyo a José Daniel Ferrer García y la UNPACU y condenando el brutal régimen comunista autoritario de Cuba.  

En mayo senadores de ambos partidos presentaron un proyecto de ley que busca salvaguardar marcas comerciales y propiedad intelectual estadounidenses relacionadas con bienes confiscados en Cuba. El senador Marco Rubio dijo que la medida garantiza que «los tribunales de EE.UU. no reconozcan, ni validen ningún derecho de marcas, de negocios, o de activos robados por el régimen cubano» y lamentó que, a través de empresas controladas por el régimen cubano, este «se ha beneficiado de la propiedad intelectual que fue robada y que legítimamente pertenece a los cubanos del común y de sus descendientes». Menéndez mencionó el caso del ron cubano y la marca Havana Club. La congresista Debbie Wasserman Schultz lidera la versión bipartidista del proyecto de ley en la Cámara de Representantes. (14 Y MEDIO, 21/5/21, Quieren Proteger en Estados Unidos a los «Verdaderos Propietarios de Bienes Robados» en Cuba).       

El 25 de mayo la senadora Susan Collins presentó el proyecto de ley 1828 con el copatrocinio de senadores de ambos partidos autorizando al Departamento de Estado y la CIA a brindar apoyo financiero a aquellos funcionarios que resulten víctima de ataques como los ocurridos en la Habana a algunos de éstos cuando trabajaban en la embajada de ese país en Cuba. El proyecto fue aprobado por unanimidad y pasado a la Cámara de Representantes donde también fue aprobado. El 8 de octubre el presidente Biden lo firmo convirtiéndolo en ley. Aunque no se trata de un proyecto de ley sobre Cuba ni en él se condena ni ataca directamente a Cuba, la ley fue bautizada oficialmente como The Havana Act, y el senador Rick Scott al celebrar la firma por Biden declaró que «el ilegítimo régimen comunista cubano debe responder por los ataques al personal americano. El régimen de Castro debe rendir cuentas». (sitio www.congress.gov, 2021).

El 26 de mayo Menéndez, Rubio, Cardin, Kaine y otros, presentaron la Resolución 241 sobre las amenazas a la libertad de expresión y de prensa, y reafirmando el valor de la prensa independiente. En la misma se señala a Cuba entre los 11 países del mundo donde existe mayor censura y menciona con nombres y apellidos a 3 periodistas independientes que sufren constante acoso policial en la Isla. Señala también las restricciones a Internet en Cuba. (sitio www.congress.gov, 2021).

El 24 de junio el senador de Florida Rick Scott con el copatrocinio de otros senadores republicanos presentó en el Comité de Servicios Armados la Resolución 286 instando al presidente Biden a darle a los militares los recursos necesarios. Menciona en los argumentos las numerosas amenazas a la seguridad nacional que sufre Estados Unidos, incluyendo terrorismo y redes criminales, que reciben ayuda de enemigos de Estados Unidos como Cuba y Venezuela. (sitio www.congress.gov, 2021).

El 18 de junio Menéndez y Rubio introducen el proyecto de ley 2138 con el propósito de combatir la trata de médicos cubanos sujetos a ese régimen por el estado cubano. Entre otros requerimientos expresados en dicho proyecto está que el Departamento de Estado documente las condiciones en cada país donde existen misiones médicas cubanas. Además, plantea restaurar el Programa de Libertad Condicional para profesionales cubanos derogado por la administración Obama en enero de 2017. (sitio Web del Senador Marco Rubio, 18/6/21).  

Los senadores Cruz, Menéndez, Rubio, Scott, Durbin y Cardin entre otros, reintrodujeron a mediados de junio un proyecto de ley que resultó aprobado el 2 de agosto por el pleno del Senado para cambiar el nombre de la calle al frente de la Embajada de Cuba en Washington por el del disidente cubano Oswaldo Payá. (Babalug Blog, 3/8/21, Senate passes bill to change name of the Cuban embassy street in DC to Oswaldo Payá Way).     

El 21 de julio el senador Menéndez con el copatrocinio de Rubio, Cruz, James Risch(R-Id) y 13 demócratas, presentó la resolución 310 que fue aprobada por el pleno del Senado, expresando solidaridad con los cubanos que se manifestaron pacíficamente el 11 de julio en Cuba, condenando la represión de que fueron objeto y demandando la liberación de los detenidos.  La resolución insta a los gobiernos de Europa, Canadá y América Latina a condenar la represión y apoyar la democracia y la libertad en Cuba.(sitio www.foreign.senate.gov, 28/7/21).           

El 10 de agosto el Senado de Estados Unidos aprobó la enmienda 3097 que pide al Gobierno del presidente Joe Biden facilitar el acceso libre a internet en Cuba con la creación de un fondo que posibilite un servicio abierto y sin censura. La enmienda fue presentada por los senadores republicanos por Florida, Marco Rubio y Rick Scott, y solicita establecer un fondo de reserva para facilitar el suministro del servicio de internet a los ciudadanos cubanos que han sido privados del flujo libre de información por el régimen comunista ilegítimo de Cuba. Rubio señaló que afortunadamente se cuenta con la tecnología para hacerlo. (Agencia EFE, 11/8/21). 

El 18 de octubre Scott, Rubio y otros senadores, republicanos todos, introdujeron el proyecto de ley 2990 en la Cámara Alta para sancionar a Cuba por abusos a los derechos humanos (al tiempo que otra similar, también presentada sólo por republicanos, se introducía también en la Cámara Baja (HR 5557)), llamada Denying Earnings to the Military Oligarchy in Cuba and Restricting Activities of the Cuban Intelligence Apparatus (DEMOCRACIA) Act., o sea Negando Ganancias a la Oligarquía Militar en Cuba y Restringiendo Actividades de los Aparatos de Inteligencia Cubanos. Ésta autoriza al presidente a imponer sanciones, bloqueando bienes e impidiendo la entrada a Estados Unidos, a personas de terceros países involucradas con sectores de la defensa o la seguridad cubanas y a los que cometan abusos de derechos humanos o corrupción en Cuba, mencionando concretamente a los miembros del P.C., del Consejo de Estado, del Ministerio de Justicia, del Minint y las Far, e incluso miembros de los CDR y a las esposas e hijos de todos éstos (Daugherty, Alex, The Miami Herald, 12/10/21, Florida Republicans want Biden to sanction non-cubans who do buisnees with the regime).

Mención aparte, aunque no nos detengamos en sus particularidades, merece el Proyecto de Ley que determina asignaciones de fondos al Departamento de Estado para los diversos proyectos destinados a la subversión en Cuba.

Como positivas hacia Cuba pueden señalarse un par de proyectos de ley destinados a lograr el levantamiento del bloqueo, pero ni una sola resolución.                                                                                El presidente del Comité de Finanzas, Ron Wyden presentó a principios de febrero el proyecto de ley 249 que procura derogar las sanciones obsoletas, incluida la Helms-Burton y restablecer relaciones comerciales normales con Cuba y los viajes. Fue copatrocinada por los también demócratas Leahy D-VT), Durbin y Merkley (D-OR) (Gov Track US, 19,7,21, Freedom to Export to Cuba Act and the United States-Cuba Relations Normalization Act would end 1962 trade embargo).  

El 18 de mayo la senadora Amy Klobuchar (D-MN) introdujo el proyecto de ley 1694 destinado a levantar las restricciones para el comercio y los viajes.  Jerry Moran (R-Kansas) copatrocinó este proyecto dándole carácter bipartidista (Gov Track US, 19,7,21, Freedom to Export to Cuba Act and the United States-Cuba Relations Normalization Act would end 1962 trade embargo).

En la Cámara de Representantes

El 13 de enero, la congresista floridana María Elvira Salazar, presentó en el Comité de Asuntos Exteriores el proyecto de ley 287, con el copatrocinio de Díaz Balart, Malliotakis, Giménez, Mooney y otros, también de procedencia republicana, prohibiendo sacar a Cuba de la lista de países que apoyan el terrorismo hasta que se compruebe que en Cuba se han producido determinados cambios (sitio www.congress.gov).

El republicano Mario Díaz-Balart y la demócrata Stephanie Murphy (D-Fl) presentaron el 20 de abril un proyecto de ley de “Modernización de la Reunificación Familiar para los Cubanos de 2021” para permitir a los ciudadanos cubanos continuar el proceso de reunificación familiar desde dentro de Cuba, el cual había sido suspendido en 2017. De aprobarse, permitirá al gobierno norteamericano utilizar la base naval de Guantánamo para llevar a cabo las entrevistas y completar los trámites. María Elvira Salazar y Carlos Giménez, entre otros, copatrocinaron el proyecto. Declaraciones como: “El pueblo cubano está sufriendo bajo el estrangulamiento del socialismo» y «las familias permanecen separadas por la dictadura castrista», acompañaron el anuncio de la presentación del proyecto de ley. (Agencia EFE, 20/4/21, Impulsan Proyecto Bipartidista en Estados Unidos para Reunificación Familiar de Cubanos).  

El 20 de mayo Debbie Wasserman Schultz (D-Fl) introdujo en la Cámara Baja el proyecto de ley bipartidista 3455 que busca salvaguardar marcas comerciales y propiedad intelectual estadounidenses relacionadas con bienes confiscados en Cuba, similar a una también bipartidista introducida en el Senado. D.W. Schultz declaró al hacerlo que «se debe apoyar a los verdaderos propietarios de bienes robados». (ProPublica, 2021)

El 13 de julio Díaz Balart con el copatrocinio de María Elvira Salazar, Giménez, Malliotakis, González, y otros, todos republicanos, introdujeron la Resolución 527, expresando solidaridad con el pueblo cubano en sus demandas de libertad y respeto por los derechos humanos (sitio www.congress.gov).

El 16 de julio la demócrata floridana Debbie Wasserman Schultz introdujo la resolución bipartidista 534 expresando solidaridad con los ciudadanos cubanos que manifestaron pacíficamente por sus derechos fundamentales, condenando al régimen cubano por sus actos de represión y demandando la inmediata liberación de los arbitrariamente detenidos. (sitio www.govinfo.gov, 16/7/21)   

El Proyecto de Ley 84, que acompaña el Proyecto de Ley 4373, asigna fondos para diversos programas destinados a la subversión en Cuba. En su texto menciona la necesaria democratización en Cuba y plantea, entre otras cosas, su oposición a las prácticas de trabajo forzado como las misiones médicas cubanas, y ordena al Secretario de Estado investigar la participación en las mismas de la Organización Panamericana de la Salud.    

El 21 de julio la congresista María Elvira Salazar, con el copatrocinio de más de 120 congresistas, todos republicanos y ningún demócrata, presenta la Resolución 548 «Denunciando los horrores del Socialismo». Aunque se refiere a varios países, hace especial énfasis en Cuba y los sucesos del 11 de julio. (sitio www.congress.gov, 2021)

El 28 de julio, una enmienda introducida en la Cámara de Representantes por el congresista demócrata por Illinois Chuy García que pretendía eliminar el tope de 1000 dólares por trimestre impuesto por Trump a las remesas a Cuba, fue bloqueada de llegar al pleno de la Cámara para su votación por el propio liderazgo demócrata. (The Nation, 28/7/21, Democrats are Sticking to Trump´s Cuba Policy).

El 31 de agosto María Elvira Salazar con el copatrocinio de una docena de republicanos que incluyen a Mooney y Giménez, presentó el proyecto de ley 5123 llamado Ley de Libertad Estadounidense y Acceso a Internet, que implementa la «Operación Starfall», que consiste en un plan estratégico para desplegar globos estratosféricos, aerostatos o tecnología satelital capaz de entregar rápidamente internet inalámbrico en cualquier parte del planeta desde grandes altitudes. El proyecto hace especial énfasis en la violación de los derechos humanos en Cuba y los cortes a Internet el 11 de julio. (trackbill.com, 2021)  

El 12 de octubre el republicano por Florida Byron Donalds, con el copatrocinio de Díaz-Balart, M.E. Salazar, C.Giménez, A. Mooney , N. Malliotakis y Brian Babin (R-Tx), todos republicanos, presentó el Proyecto de Ley 5557, para imponer sanciones a extranjeros que se involucren en determinadas transacciones relacionadas con Cuba, así como a quienes cometan abusos de derechos humanos y corrupción en la Isla. Entre las múltiples acusaciones que contempla están que en Cuba se cometen ejecuciones extrajudiciales, torturas y desapariciones forzosas. Este Proyecto está hermanado con el proyecto de ley 2990 llamado Democracia Act., introducido en los mismos días en el Senado, y sus textos deben ser idénticos o muy similares. (billsponsors.com, 2021).

Al igual que en el caso del Senado, el proyecto de ley que asigna fondos al Departamento de Estado incluye fondos para las actividades de carácter subversivo en Cuba.

Otras disposiciones en ambas cámaras incluyeron enmiendas que prohibían destinar fondos para el cierre o abandono de la base naval enclavada en la Bahía de Guantánamo, la devolución de su territorio a Cuba o la modificación del tratado de 1934 que la ampara. (S. rept. 116-236-National Defense Authorization Act for Fiscal Year 2021) (González Delgado, Dalia, abril 2021, Demócratas-Republicanos-Demócratas: escenarios de la política hacia Cuba en el 117 Congreso de los Estados Unidos).

De carácter positivo puede señalarse el Proyecto de Ley 198 llamado Baseball Diplomacy Act, introducido el 5 de enero en el Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara Baja por el representante Steve Cohen (D-Tn) con el fin de eliminar las restricciones a peloteros cubanos a viajar a Estados Unidos y jugar beisbol profesional. (Cohen, Steve, 5/1/21, Sitio Web). 

También lo es el Proyecto de Ley 3625 presentado por el congresista demócrata de Illinois Bobby Rush el 28 de mayo con el fin de levantar el embargo a Cuba, copatrocinado por los demócratas Steve Cohen (TN), Donald Payne (NJ), Ilhan Omar (MN), Jared Huffman (CA), Raúl Grijalva (D-AZ) y Jesús «Chuy» García (D-Ill). El proyecto es similar a uno introducido el pasado año por Rush con idénticos propósitos. (govtrack.us, 19/7/21)

AUDIENCIAS

Algunas audiencias que han tenido lugar en el transcurso del presente año, tanto en el Senado como en la Cámara de Representantes, especialmente las destinadas a ratificar en la Cámara Alta los nuevos nombramientos de funcionarios con tareas o actividades que pudieran relacionarse con Cuba, han constituido escenarios de ataques contra el gobierno cubano, y los funcionarios que están siendo examinados, presionados, a veces de manera extrema e irrespetuosa, a pronunciarse y comprometerse a llevar a cabo políticas que se correspondan con las posiciones e intereses de los más recalcitrantes congresistas anticubanos. Aunque no siempre sólo los de origen cubano, sin dudas han sido éstos los que en ambas Cámaras han llevado por mucho la voz cantante. Sin embargo, las audiencias han sido poco aprovechadas por los partidarios de mejorar el clima de las relaciones con Cuba para procurar sus objetivos.

Veamos a continuación algunos casos.

Comencemos por este ejemplo que para muchos seguramente habrá de parecer inaudito: Los congresistas republicanos de Florida Michael Waltz, Carlos Giménez y María Elvira Salazar enviaron una carta el 16 de enero al presidente del Comité de Relaciones Exteriores del Senado y al más rankeado senador del mismo, Bob Menéndez y Jim Risch, respectivamente, solicitando que no se confirme a ningún  funcionario propuesto por la administración Biden que no se comprometa a promover la democracia, la liberalización económica y las libertades civiles básicas en relación con Cuba y Venezuela. La larga misiva abunda en referencias a las brutales represiones, violaciones de derechos humanos, etc. en ambos países y critica la política de acercamiento a Cuba de Obama.

Los senadores republicanos por Florida Marco Rubio y Rick Scott emitieron sendos comunicados que en esencia planteaban más o menos lo mismo. Ambos no votarían para confirmar al propuesto por Biden como Secretario de Agricultura, Thomas Vilsack, porque éste es partidario de tener relaciones comerciales con Cuba, lo cual serviría para enriquecer al corrupto régimen comunista, que viola los derechos humanos, reprime a su pueblo y es la raíz de todo lo diabólico que se observa hoy en América Latina.

En la audiencia del 19 de enero para la nominación de Anthony Blinken como Secretario de Estado celebrada en el Comité de Relaciones Exteriores del Senado, Marco Rubio menciona a GAESA, señalando que pertenece a los militares y controla prácticamente todo lo que proporciona dinero al país; que Cuba es un estado no sólo políticamente totalitario sino también económicamente totalitario. Se refiere de manera elogiosa a las políticas de Trump tendentes a prohibir las transacciones comerciales con compañías controladas por GAESA y le argumenta a Blinken a favor de éstas y en contra de las políticas aplicadas por Obama.

En la audiencia que tuvo lugar el 23 de febrero en el Comité de Finanzas del Senado para la nominación de Adewale Adeyemo para Sub Secretario del Tesoro, el senador Bob Menéndez instó a éste a no realizar ningún cambio significativo al programa de sanciones a Cuba y otros países administrado por el Departamento del Tesoro sin consultarlo previamente con el Congreso.

En la audiencia que tuvo lugar el 3 de marzo en el Comité de Relaciones Exteriores del Senado para considerar la nominación de Wendy Sherman como Sub Secretaria de Estado. El senador Rubio le reprochó a Sherman un artículo que ésta escribiera en julio de 2020 donde señalaba que como fracaso de las políticas de Trump los pueblos de Cuba y Venezuela enfrentaban un amargo futuro. Rubio se extendió hablando sobre las políticas de Trump, sobre las remesas, señalando que el gobierno cubano roba una buena parte de éstas; sobre GAESA y la imposibilidad de hacer negocios particulares en Cuba, etc., y la insta a que diga porque cree que estas políticas son malas. Menéndez por su parte le habla del Movimiento San Isidro y la represión en Cuba, de la falta de libertades en el país, de los militares controlando toda la economía, de que si una compañía norteamericana quiere establecer un negocio en Cuba tiene que dirigirse al hijo o al yerno de Raúl Castro para hacerlo y de hecho el estado cubano se convierte en copropietario, del trabajo esclavo de los médicos cubanos en otros países, que las empresas extranjeras no pueden contratar directamente a los cubanos sino a través de una entidad estatal, que el régimen se queda con el 10 por ciento de las remesas que llegan al país y entrega a cambio pesos cubanos sin valor, etcétera.

El 10 de marzo se celebró una audiencia en el Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes sobre las prioridades de la política exterior norteamericana a la cual asistió el Secretario de Estado Anthony Blinken. El demócrata Albio Sires le preguntó que pensaba hacer para promover libertades, derechos políticos y defender los derechos humanos en Cuba. La republicana Malliotakis plantea más o menos lo mismo y critica las políticas de Obama hacia Cuba. A continuación M.E. Salazar le pregunta si mantendrá la Helms Burton. La respuesta no la satisface e insiste, presionando reiteradamente para obtener una respuesta de sí o no, hasta que Blinken finalmente la complace diciendo que continuarán implementando la Helms-Burton. Salazar le dice que sólo cuando Trump se implementó completamente, que si seguirá así. Blinken reitera que mantendrán la implementación de la ley. A continuación, ella le pregunta si se compromete a consultar con la comunidad cubanoamericana de Miami antes de hacer cualquier cambio de política hacia Cuba y Blinken le dice que sí.

El 16 de marzo se celebró una audiencia en el Comité de Servicios Armados del Senado sobre los Comandos Norte y Sur con la presencia de ambos jefes, Gral. Glen D. Vanherck y Adm. Craig S. Faller respectivamente. El republicano por Florida Rick Scott comenzó diciendo que el problema fundamental de nuestro hemisferio es Cuba, causa de toda la inestabilidad del continente, que aterroriza y roba a sus ciudadanos y apoya a dictadores en Venezuela y Nicaragua. Faller dice estar de acuerdo y señala los peligrosos roles de Cuba, Rusia y China que se involucran en actividades a muchas millas de distancia de sus territorios, y señala la importancia de la Base Naval de Guantánamo en contener esas acciones. Faller resalta la importancia de prevenir que Cuba se siga metiendo en Venezuela para mantener en el poder a Maduro, y agrega que ellos ven a Cuba involucrarse en todo el hemisferio para socavar las democracias y los procesos de elecciones libres. Dijo además Faller que Cuba le da apoyo a Maduro para el narcotráfico y el narcoterrorismo. Scott le pregunta si las presiones han funcionado para parar el flujo de petróleo de Venezuela a Cuba y Faller responde que sí.

En una audiencia que tuvo lugar en el Comité de Relaciones Exteriores del Senado el 24 de marzo sobre Democracia en América Latina y el Caribe donde participó entre otros el Secretario General de la OEA Luis Almagro, el senador Menéndez señaló que la democracia estaba amenazada en nuestro hemisferio y que por ello él había trabajado con sus colegas en una resolución sobre Venezuela y dos sobre Cuba. Señaló que en noviembre el mundo fue testigo de una ola de activismo en Cuba cuando artistas del grupo San Isidro protestaron contra las restricciones y la libertad de expresión. Dijo que hubo un tiempo en que Cuba era la única dictadura en el continente, pero ahora, con la ayuda de Cuba, se unió la criminal dictadura de Venezuela. El senador James Risch (R-ID) se refirió a Cuba y Nicaragua como dos países que tienen los peores records de violación de derechos humanos en el mundo y alertó sobre los efectos malignos de Rusia, China e Irán en el continente. Almagro por su parte se refirió a Cuba como una dictadura que ha tratado de desestabilizar democracias, y del maligno rol que juega en Venezuela con la presencia allí de 20 mil cubanos.

El 14 y 15 de abril tuvieron lugar audiencias en los Comités de Servicios Armados y en el de Asignaciones (Appropiations) de la Cámara de Representantes, respectivamente, sobre actividades militares en las Américas, donde en ambas el Adm. Faller se refirió al ilegítimo régimen de Maduro aún en el poder en Venezuela con el apoyo de Cuba, Rusia, Irán y China, y en su testimonio planteó, entre otras cosas, que Cuba continúa siendo una influencia regional corrosiva que inspira y facilita regímenes autocráticos en el continente, constituye el apoyo fundamental al ilegítimo régimen de Maduro, es el punto de entrada a la influencia de estados externos, y su alcance sobrepasa la extensión de este hemisferio.

El subcomité del Estado y Operaciones Extranjeras (Subcommittee on State and Foreign Operations), del Comité de Asignaciones de la Cámara de Representantes celebró una audiencia el 14 de abril sobre Administración en Agencias Diplomáticas y de Desarrollo (Management at Diplomatic and Development Agencies). En el transcurso de la misma el congresista Díaz-Balart hace referencia a los ataques sónicos de que han sido víctimas algunos funcionarios estadounidenses en la Habana. Por su parte, la Inspectora General en funciones del Departamento de Estado Diana Shaw refiere que Cuba Broadcasting se ha quedado algo atrás en su perfeccionamiento con relación a otras, aunque se ha visto algún progreso.

El 19 de mayo tuvo lugar una audiencia en el Comité de Relaciones Exteriores del Senado para la confirmación de Brian Nichols como Subsecretario de Estado para el Hemisferio Occidental. Durante la misma Menéndez prácticamente acosó a Nichols con preguntas, referencias y argumentos con relación a Cuba, mientras que Rubio y Cruz no intervienen, dejando todo en manos del Presidente del Comité en lo que parece ser una acción previamente coordinada. Menéndez hace referencia a elecciones amañadas, ausencia de libertades, incluyendo de prensa en algunos países, y a autócratas instalados en la Habana, Caracas y Managua. Menciona el Movimiento San Isidro surgido por la necesidad de luchar contra la violación de los derechos humanos. Asegura que es imposible que los ataques sónicos contra funcionarios norteamericanos en la Habana se llevaran a cabo sin conocimiento del gobierno cubano, conocimientos que además no han querido compartir con Estados Unidos. Que el régimen cubano se apropia del 20% de las remesas, entregando el otro 80% en pesos cubanos totalmente desvalorados. Que el envío de médicos cubanos al exterior constituye una práctica de tráfico de personas. Que la economía cubana está militarizada, y hace referencias concretamente al hijo y al yerno de Raúl Castro, a los cuales hay que dirigirse para hacer negocios en la Isla, convirtiendo en socio del estado cubano a quien pretenda hacer negociaciones con Cuba. En esta ocasión también los senadores Risch (R-ID) y Cardin (D-MD) hicieron preguntas o referencias negativas hacia Cuba.

El 7 de junio se celebró una audiencia en el Subcomité del Estado y Operaciones Extranjeras (Subcommittee on State and Foreign Operations) del Comité de Asignaciones de la Cámara de Representantes sobre el presupuesto fiscal 2022 solicitado para el Departamento de Estado. En el mismo la congresista demócrata por California y Presidenta del Subcomité, Barbara Lee, le expresó al Secretario de Estado Blinken su preocupación por la falta de acción con relación a Cuba, y que ésta no estaba teniendo el nivel de prioridad que ella esperaba. Criticó la política de Trump hacia Cuba y expresó la necesidad de regresar a una de negociaciones y diálogo para resolver diferencias y presionar por cambios, y pregunta porque no se ha hecho nada aún por sacar a Cuba de la lista de países que promueven el terrorismo. Díaz-Balart por su parte señala que en Venezuela hay un ejército cubano y que Cuba ha llevado su influencia a Venezuela y Nicaragua.

El Subcomité del Hemisferio Occidental, Seguridad Civil, Migración y Política Económica Internacional celebró una audiencia sobre el Caribe el 23 de junio. Tuvo tres testigos por parte de la Administración, entre ellos Laura Lochman, Subsecretaria Asistente de Estado para Asuntos del Hemisferio Occidental en funciones. María Elvira Salazar fue en esta ocasión quien acosó a Lochman con preguntas sobre Cuba, y mantuvo hacia ella una actitud agresiva e irrespetuosa. Se refirió al vacio Consulado norteamericano en la Habana, a los 100 mil cubanos que esperan por visas de reunificación familiar y los costos de viajar a Guyana para hacer gestiones oficiales, para a continuación referirse al caso de un niño enfermo al que no se le concede visa mientras que a 30 peloteros se les concedió para ir a jugar beisbol a Miami. Dijo que esto es algo grotesco y demandó le dijera quien es responsable de ello. A continuación, preguntó si por fin los cubanos podrán gestionar sus visas en la Base Naval de Guantánamo. Cuando Lochman le dice que trasladará sus inquietudes y preguntas, Salazar le dice que se siente abatida porque ve que ella no sabe lo que pasa en Cuba en relación con Estados Unidos, lo que pasa en la embajada y consulado, lo de los ataques sónicos, y le pregunta: «¿Qué cosa es lo que sabe usted?»

El 8 de junio el Comité de Asignaciones del Senado celebró una audiencia sobre el Presupuesto Fiscal del 2022 solicitado para el Departamento de Estado con la presencia del Secretario de Estado Anthony Blinken. El presidente del Comité, senador demócrata por Vermont Patrick Leahy, quien ha mantenido por largo tiempo una actitud muy positiva con relación a Cuba, se refirió a una política hacia la Isla en términos positivos, siendo ésta una de las tres únicas intervenciones favorables obtenidas que han tenido lugar en audiencias por parte de congresistas. En su intervención Leahy mencionó el caso de Viet-Nam y preguntó a Blinken porqué no se podía tener una relación similar con Cuba, país mucho más cercano y que como Viet-Nam tenía un sistema de un solo partido y problema con los derechos humanos. Que la política actual de Estados Unidos despejaba el camino a Rusia y China. Mencionó que muchos jóvenes en Cuba están iniciando sus propios negocios.

El subcomité de Relaciones Extranjeras y del Estado (Subcommittee on State and Foreign Relations), del Comité de Asignaciones de la Cámara de Representantes, celebró una audiencia el 10 de junio sobre el presupuesto fiscal 2022 solicitado para Programas Internacionales del Departamento del Tesoro. En la misma el representante Diaz-Balart le planteó a la Secretaria del Tesoro Janet Yellen que la administración Trump le impuso fuertes sanciones a Cuba prohibiendo transacciones con los militares cubanos, los que tienen prácticamente un ejército de ocupación en Venezuela y cometen abusos de derechos humanos en Cuba; preguntándole a continuación si está de acuerdo con las sanciones y las mantendrá, y si sancionará igualmente a Venezuela y Nicaragua. Díaz-Balart insiste cuando ella responde que la política hacia Cuba está siendo revisada, y argumenta y dice que nunca ha entendido el doble standard de sancionar a Venezuela y Nicaragua por abusos de derechos humanos y no a Cuba. Esta acción se repite como tres veces más con Díaz-Balart insistiendo y ella repitiendo que la política hacia Cuba está siendo revisada.

El 3 de agosto tiene lugar una audiencia en el Comité de Servicios Armados del Senado para la nominación de Laura Richardson como Comandante del Comando Sur y General de Cuatro Estrellas. El presidente del Comité, Sen. Jack Reed (D-RI) refiere preocupación por la inestabilidad política en la región y menciona entre éstas las protestas en Cuba. El senador Mike Rounds (R-SD) al hablar de su preocupación de enfrentar una ola de refugiados, se refiere a Cuba señalando su fracaso económico, falta de acceso para cubrir necesidades básicas de la mayoría de sus ciudadanos y repuntes de Covid. Los senadores Tuberville (R-Ala) y Blumenthal (D-Conn) mencionan o refieren preocupación por la Base Naval de Guantánamo y el tema «Síndrome de la Habana» respectivamente. El senador Rick Scott le pregunta cuán importante es garantizar Internet a los cubanos y qué puede hacer SOUTHCOM en ese sentido. Le pregunta si utilizará su púlpito para hablar de las atrocidades y torturas a pacíficos manifestantes en Cuba. Finalmente le pregunta si como comandante de SOUTHCOM ha pensado qué puede hacer para eliminar el régimen de Castro, de Maduro, de Ortega o detener los continuos ataques contra Colombia.

El Subcomité del Hemisferio Occidental, Seguridad Civil, Migración y Política Económica Internacional del Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes, celebró una audiencia el 21 de septiembre, donde Emily Mendrala, Subsecrataria Adjunta del Departamento de Estado para el Hemisferio Occidental y Laura Chinchilla, ex presidenta de Costa Rica, respondieron inquietudes y preguntas de los congresistas. Una vez más María Elvira Salazar hizo gala de conducta impropia y falta de tacto en personas de su rango. Le preguntó a Mendrala con cuantas compañías ha contactado para asegurar conexión de Internet a cubanos. «¿Con cuántas compañías?», insiste. Mendrala responde que con varias para promover esfuerzos, y M.E. Salazar le responde que no promover sino proveer Internet a Cuba. «¿Cuántas?, tres, cinco, seis, ¿cuántas?». Mendrala responde que ello es una preocupación especial para ellos, y Salazar le responde que «preocupación especial no» que con cuántas ha contactado. Mendrala responde que con varias, y la congresista insiste en saber cuándo tendrán una respuesta. Le pregunta entonces si se compromete a traerles un informe sobre la situación de la conectividad en Cuba, y tras una respuesta positiva le dice que está dejando constancia en el informe de la audiencia del compromiso de traerles el informe el mes próximo. Luego el congresista demócrata por California Juan Vargas en su intervención se lamenta de que sus electores se quejan de que Castro lleva mucho tiempo y Estados Unidos no ha hecho nada para salir de él.

El 21 de septiembre se celebró una audiencia en el Subcomité del Hemisferio Occidental, Seguridad Social, Migración y Política Económica Internacional del Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes sobre Democracia en Nicaragua titulado «Una Respuesta Internacional a la Destrucción de la Democracia en Nicaragua por Ortega». El demócrata de origen cubano y Presidente del Subcomité, Albio Sires dijo que Ortega cuenta con el apoyo de Cuba, un viejo aliado especializado en detectar y neutralizar oponentes internos. Dijo además que se ha confirmado la presencia de cubanos en las prisiones en Nicaragua, donde se llevan a cabo torturas de asfixia, submarinismo, quemaduras con ácido y torturas físicas. Que cuando Ortega comenzó a sentir la presión internacional llegaron a Nicaragua 5000 «turistas» cubanos, y que es difícil creer que éstos prefieran el polvo de Managua que las playas de Cuba, y sin dudas llegaron a fortalecer el aparato de seguridad. Planteó además que a la Cumbre de las Américas que tendrá lugar en Estados Unidos en el 2022, bajo ninguna circunstancia debe invitarse a los dictadores de Cuba, Venezuela y Nicaragua.

El Comité de Relaciones Exteriores del Senado se reunió el 22 de septiembre con el propósito de celebrar audiencias para la confirmación de cuatro funcionarios propuestos para igual número de cargos, entre ellos tres para embajadores y a Sarah Margon como Subsecretaria de Estado para la Democracia, los Derechos Humanos y el Trabajo. En la audiencia para la confirmación de David Cohen como embajador en Canadá, el senador Bob Menéndez se quejó de que Canadá no actúa a la par de Estados Unidos con respecto a los derechos humanos y la libertad en Cuba, y le pide a Cohen que trabaje en esa dirección. En la de Sarah Margon también fue Bob Menéndez quien se refirió varias veces a Cuba. Mencionó la brutal ola de represión en la Isla después de las protestas sin precedentes del pueblo cubano, encabezados por negros, y le pide a Margon diga pasos concretos que dará para mejorar la situación de los derechos humanos y la libertad en Cuba.  Menéndez expresó sentirse consternado por la presencia de Cuba en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU.

El 5 de octubre se celebró una audiencia en el Comité de Relaciones Exteriores del Senado para la ratificación de tres nuevos embajadores. Uno de éstos fue Julissa Reynoso Pantaleon como embajadora en España y el Principado de Andorra. El senador Menéndez le dice a Reynoso de su preocupación por la falta de colaboración de España, particularmente en el Hemisferio Occidental, con puntos de vista en temas de derechos humanos y democracia ajenos a los que se espera de sus aliados de la OTAN, y que se siente particularmente consternado cuando ve las acciones de España en relación con Cuba y su falta de deseo de marchar con Estados Unidos en sus declaraciones globales. El senador Chris Murphy (D-Conn) le dice a Reynoso que como era predecible España y la U.E. expresaron preocupación por la represión de las protestas en Cuba, pero solicitaron se aliviaran las presiones externas con el fin de promover las reformas en Cuba, y a lo irritante que ha sido la política de Estados Unidos hacia Cuba, tanto en España como en el Hemisferio Occidental, que es un momento de actuar unidos pero que la política de Estados Unidos hacia Cuba lo dificulta.

El 6 de octubre se celebró una audiencia en el Comité del Sistema Judicial (Judiciary Committee) del Senado para analizar la nominación de Armando Bonilla para una corte federal de apelaciones en la que el senador republicano por Iowa Chuck Grassley le pide hable sobre la represión que su familia enfrentó en Cuba.

DECLARACIONES, COMUNICADOS, ETC.

Se contemplan en algunas declaraciones, comunicados, etc., cartas, anuncios, testimonios, noticias a la prensa, publicaciones en sitios web e informaciones de diversa índole de congresistas en la medida que pueden contribuir a dar una imagen más clara de cómo se mueven las cosas con relación a Cuba entre los legisladores estadounidenses, tanto en el Senado como en la Cámara de Representantes; quiénes son los más activos en este sentido y los aspectos o puntos en relación con Cuba y las relaciones de la Isla con Estados Unidos que más les interesa, y sobre los cuales encaminan sus esfuerzos y acciones. Por supuesto son muchos y muy variados los escenarios y vías que utilizan para hacer llegar sus opiniones a los electores y otros auditorios de su interés, y es imposible e innecesario intentar abarcarlos todos. Baste decir que sólo los tuits de Menéndez, Rubio, Diaz-Balart y María Elvira Salazar suman centenares y tal vez miles. Por lo tanto, veremos a continuación algunos ejemplos de los de mayor interés.

A principios de enero, los senadores Amy Klobuchar (D-MN), Patrick Leahy (D-VT), Ron Wyden (D-OR), Chris Van Hollen (D-MD), Jack Reed (D-RI), Jeff Merkley (D-OR), Sherrod Brown (D-OH), Martin Heinrich (D-NM), y Tina Smith (D-MN) le enviaron una carta al Secretario de Estado Mike Pompeo expresando su preocupación ante las informaciones referentes a la posible designación de Cuba como estado patrocinador del terrorismo. La carta está escrita en términos fuertes, menciona ventajas de la reanudación de relaciones entre los dos países en el 2015 y cómo las sanciones de la administración Trump en el 2017 lesionaron los derechos humanos en Cuba y abrieron espacios a Rusia y China. La misiva rechaza la forma en que se aceptan sin el debido análisis argumentos como los de norteamericanos fugitivos en Cuba y el apoyo de la Isla al ELN colombiano, y señala que la administración Trump no ha hecho nada al respecto en cuatro años. Por último, conmina fuertemente al Departamento de Estado a rechazar esta medida tendente a politizar la seguridad nacional.

El 11 de enero los senadores Leahy y Klobuchar publican sendos comunicados de prensa criticando en fuertes términos la decisión de la administración Trump de designar a Cuba como estado patrocinador del terrorismo, diciendo que no existe nada  que justifique tal decisión, que se está politizando el asunto y que de hecho el terrorismo doméstico es mucho más peligroso para Estados Unidos que Cuba (Leahy); que la administración Trump ha revertido todo el progreso alcanzado desde que se reanudaron las relaciones diplomáticas en 2015 (Klobuchar).

El 19 de enero el congresista James P. McGovern (D-MA), Presidente del Comité de Reglas de la Cámara de Representantes le envió una carta al presidente electo Joe Biden pidiéndole restaurar y reparar las relaciones entre Cuba y los Estados Unidos. Es una carta muy larga y con mucha argumentación. En ella destaca que las relaciones normales facilitan los progresos en derechos humanos en Cuba y estimulan los procesos internos de cambio, mientras la hostilidad y la confrontación hacen lo contrario. Conmina a Biden a revertir enseguida, rápido y adecuadamente todas las políticas, restricciones y sanciones contra Cuba, restaurando las transacciones financieras y bancarias y eliminado las trabas, lo que permitirá que el envío de remesas nuevamente sirvan de respaldo al pueblo cubano y al sector privado.  Eliminar el Título III de la Ley Helms-Burton y brindar al sector privado norteamericano espacio para avanzar las relaciones, programas y proyectos. Señala que no existe justificación para mantener casi sin personal la Embajada en la Habana y le sugiere desacoplar las relaciones con Cuba de la política hacia Venezuela y de la política doméstica en la Florida.

En informe a la prensa, la congresista María Elvira Salazar, el 9 de febrero, a raíz de su designación para servir en los Subcomités de Asuntos Exteriores del Hemisferio Occidental y en el de Medio Orienta, África del Norte y Terrorismo Internacional de la Cámara de Representantes, manifestó que su comunidad está llena de personas que han huido de la tiranía y la opresión, que ella como periodista ha reportado la brutalidad y crueldad de las dictaduras socialistas en el mundo, y que trabajará sin descanso para enfrentar los brutales regímenes de Cuba, Venezuela y Nicaragua, hombro a hombro con aliados como Colombia y el querido y democrático estado de Israel.(Salazar, María Elvira, febrero 9, 2021, Sitio Web).

El 17 de febrero, tuvo lugar una conferencia auspiciada por la ONG Fundación Inspire América para analizar el tema de las relaciones con Cuba, en la cual participaron varios congresistas de origen cubano. Asistieron también alcaldes, comisionados, organizaciones contrarrevolucionarias como Brigada 2506, Directorio Democrático, etc, todos de la Florida, y disidentes cubanos como Marta Beatriz Roque y José Daniel Ferrer, desde Cuba mediante mensajes por video. Todos en general pidieron democracia, libertades y respeto por los derechos humanos en Cuba, y los congresistas republicanos rechazaron abiertamente retomar el proceso de normalización con Cuba o pidieron condicionarlo a la liberación de presos políticos y la realización de elecciones libres. Mario Díaz-Balart calificó a la política de acercamiento promovida por Obama de desastrosa. Rubio dijo que tratar de restablecer relaciones con Díaz-Canel, el títere de Raúl Castro, no es viable y mucho menos razonable teniendo en cuenta sus vínculos con grupos terroristas como las FARC, el ELN y el narco-régimen de Maduro. Menéndez por su parte dijo que la política estadounidense hacia la Isla debía obtener resultados concretos. Varios pidieron no sacar a Cuba de la lista de países que patrocinen el terrorismo. (17/2/21, Gámez Torres, Nora y Pentón, Mario J., El Nuevo Herald y 18/2/21, Chirinos, Henry, Cubanos por el Mundo).

El 18 de febrero el senador republicano por Florida Rick Scott le envió una carta al Secretario de Estado Blinken en la que le agradece la conversación personal que tuvieron sobre las prioridades del Departamento de Estado y la administración Biden en relación con la política de Estados Unidos hacia China comunista, Irán, Cuba y otros adversarios. Plantea en la misma que a través de Cuba, tanto Rusia como Irán, tienen acceso directo al Hemisferio Occidental, donde presentan una increíble amenaza a Estados Unidos. Señala que eliminar sanciones contra Cuba y restaurar la política Obama-Biden no ayudan al pueblo cubano y que no debe sacarse a Cuba de la lista de países que patrocinan el terrorismo. Que Cuba continúa dando amparo a terroristas que llevan a cabo ataques contra aliados de Estados Unidos. En el resto de la carta se manifiesta contra Venezuela, China e Irán.

Los representantes Mark Green (R-Tnn), August Pfluger (R-Tx) y María Elvira Salazar enviaron una carta al presidente Joe Biden a fines del mes de febrero urgiéndolo a que aumente la presión sobre La Habana y citando los abusos en derechos humanos y el apoyo al terrorismo y la dictadura en Venezuela por parte del régimen cubano, y advirtiéndole de las amenazas que representa Cuba para la estabilidad de la región si se regresa a las fallidas políticas de Obama. También solicitan a Biden no sacar a Cuba de la lista de países que patrocinan el terrorismo.

El 2 de marzo, un grupo de ochenta representantes, todos demócratas, encabezados por Bobby Rush (Ill), Gwen Moore (WIS), Barbara Lee (CA) y Steve Cohen (TN), así como los presidentes de los comités de Asuntos Exteriores, de Servicios Financieros, y de Asignaciones, enviaron una carta al presidente Biden, solicitándole rechazar las crueles sanciones de Donald Trump a Cuba y regresar a una política de negociaciones. Le piden firmar sin demora una orden ejecutiva para acabar con las prohibiciones de viajes y envío de remesas y llevar a cabo una política de acercamiento más constructiva. También le piden revertir la decisión de Trump de incluir a Cuba en la lista de países patrocinadores de terrorismo, reabrir la embajada en la Habana con toda la plantilla de funcionarios y restablecer acuerdos diplomáticos en áreas de mutuo interés como salud y seguridad.

El 10 de marzo, los senadores republicanos de origen cubano Marco Rubio y Ted Cruz, y el también republicano por Florida Rick Scott, enviaron cartas a los líderes de la mayoría y la minoría del Senado, Chuck Schumer (D-NY) y Mitch McConnell (R-Ky) respectivamente. En dichas misivas expresan su objeción a cualquier legislación que pretenda cambiar la actual política hacia Cuba, y dicen que se debe continuar promoviendo la libertad y la democracia en Cuba, responsabilizando a la dictadura Castro/Díaz-Canel por su terrible record en derechos humanos, dar refugio a norteamericanos prófugos de la justicia, contrabando de armas y tráfico de personal médico. La carta hace mención a las medidas positivas tomadas por la administración Trump para restringir las transacciones financieras con los militares cubanos.

El 15 de marzo, el senador Bob Menéndez conversando con la agencia EFE expresó que en los próximos meses no habrá acercamiento entre los Estados Unidos y Cuba, y en cualquier caso nunca sería en los términos de Obama. Dijo que al respecto tuvo conversaciones, que la administración está haciendo una revisión de la política hacia Cuba, que él ha dado algunas ideas y que Biden lo ha llamado varias veces para conversar sobre Cuba. Dijo que con la apertura de Obama el régimen cubano no hizo absolutamente nada por cambiar ningún elemento referente a los derechos humanos ni aperturas económicas.

El 17 de marzo, el senador Patrick Leahy hizo unas declaraciones publicadas en su sitio Web sobre las relaciones de Estados Unidos y Cuba donde critica el laberinto de sanciones económicas impuesto a la Isla, el cual ha empobrecido a sus 11 millones de habitantes, en un intento por presionar al gobierno a llevar a cabo elecciones democráticas. Se refiere a los cambios introducidos por Obama y todas las ventajas que aportó: aperturas en Cuba y los muchos acuerdos firmados entre los dos países beneficiosos para ambas partes, pero posteriormente revertidos por Trump en su afán de conquistar votos en la Florida. Se refiere a la necesidad de cambios por parte de la nueva administración y sugiere que Biden no condicione los cambios a respuestas por parte de Cuba que la Isla nunca aceptaría. Concluye diciendo que si Estados Unidos no lo hace, no habrá más alternativas a que otros competidores llenen el vacío.

El 18 de marzo el representante James McGovern, quien por mucho tiempo ha mantenido posiciones muy favorables hacia Cuba, solicitó permiso para hablar al Congreso por espacio de un minuto. En su intervención se dirige al Speaker y le dice que es necesario conminar al presidente Biden a moverse rápidamente a restablecer las relaciones con Cuba. Se refiere la explosión de cambios positivos que tuvo lugar en Cuba durante los dos últimos años de la administración Obama, mencionando algunos. Dijo que es necesario de inmediato eliminar las restricciones en viajes, remesas, transacciones financieras e intercambios culturales, científicos y educacionales, así como sacar a Cuba de la lista de países patrocinadores del terrorismo y eliminar las sanciones que impiden enviar ayuda humanitaria a la Isla.

El 7 de abril el senador Bob Menéndez publicó una declaración en relación con la designación de Sylvia Rosabal como Directora de Radiodifusión de Cuba (Office of Cuba Broadcasting (OCB)) a cargo de Radio y Televisión Martí. Señala que considera que ella no es la persona indicada pues tiene criterios conciliatorios con el régimen cubano en lugar de críticos de las violaciones de derechos humanos y falta de libertades del pueblo de la Isla. Dijo que pedirá detalles de cómo ella piensa promover las causas de libertad de prensa y expresión en Cuba, y que de no complacerle seguirá luchando contra los esfuerzos por socavar a Radio y TV Martí en hacer llegar información al pueblo cubano.

El 29 de abril el senador Marco Rubio publicó una declaración a raíz del discurso del presidente Biden a una sesión conjunta del Congreso en la que no mencionó las crisis permanentes causadas por los regímenes de Castro-Díaz- Canel, Maduro y Ortega, ignorando las amenazas y desafíos provocados por estos diabólicos y corruptos regímenes en el propio traspatio de Estados Unidos. Agregó que ello envía una peligrosa señal a los dictadores en América Latina que alientan a Putin, el Ayatollah y Xi, mientras continúan oprimiendo brutalmente a sus pueblos.

A mediados del mes de mayo los senadores Marco Rubio y Bob Menéndez enviaron una carta al Departamento del Tesoro solicitando se persiga a las empresas fantasmas creadas por el régimen cubano para burlar el embargo; empresas que según una investigación llevada a cabo por el Miami Herald, constituyen una red controlada por la poderosa familia López-Callejas, y que sirven para enriquecer a la élite corrupta del país y ampliar el control militar sobre la economía de Cuba. En la carta piden se trabaje con los socios europeos de Estados Unidos para impedir que el régimen cubano continúe violando el embargo y que se inicie una investigación sobre el caso Acemex, una empresa con nombre genérico en el paraíso fiscal de Liechtenstein durante los últimos 37 años como centro de operaciones de transporte marítimo global para el gobierno de Cuba.

El 16 de junio el senador Bob Menéndez acudió al pleno del Senado para solicitar que la Organización Panamericana de la Salud(OPS) rinda cuentas sobre su complicidad en facilitar la trata de personal médico cubano. Dijo que la participación de la OPS en esta trata de médicos no puede ser ignorada. Condenó las iniciativas de la Organización que obligó a más de diez mil profesionales de la salud cubanos a trabajar en condiciones forzosas en Brasil y pidió al Presidente y al Secretario de Estado a que redoblen sus esfuerzos para presionar a Cuba a que termine su programa de trata de médicos y de los otros muchos abusos que siguen cometiendo contra el pueblo cubano.

El 30 de junio la representante María Elvira Salazar publicó una declaración planteando que las realiza a la luz de unas declaraciones de Juan González, Director para el Hemisferio Occidental en el Consejo de Seguridad Nacional, donde éste reveló que el Presidente había dado instrucciones de suavizar la política actual de Estados Unidos hacia Cuba, incluyendo la reanudación de viajes y remesas, y la reapertura de la embajada en la Habana. En la misma la congresista dice que el régimen de Castro reprime violentamente a su pueblo, patrocina el terrorismo en toda la región, ataca a los diplomáticos estadounidenses, y por lo tanto cambiar la política actual sería imprudente y envalentonaría a la dictadura. Recordó que en marzo el Secretario de Estado Blinken dijo bajo juramento que no cambiaría la política hacia Cuba sin consultar primero con el Congreso.

El 1 de julio el senador Marco Rubio publicó en su sitio Web que él y el representante Díaz-Balart enviaron una carta bipartidista y bicameral al Presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, al Alto Representante de la Unión Europea, Josep Borrell, y al Presidente del Parlamento Europeo, David Sassoli, donde se destaca la actual represión por parte del régimen Castro/Díaz-Canel contra miembros del Movimiento San Isidro y otros activistas de derechos humanos en Cuba. Otros firmantes son: el senador Rick Scott y los representantes Albio Sires, Alex Mooney, Carlos Giménez y Debbie Wasserman Schultz.

El 7 de julio el senador Marco Rubio publicó en su sitio Web que él con el senador Ted Cruz y los senadores demócratas Bob Menéndez, Dick Durbin (D-Ill), Ben Cardin (D-MD) y Mark Warner (D-VA) instaron a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) a completar su investigación sobre los sucesos que provocaron la muerte del líder opositor cubano defensor de los DDHH, fundador del Movimiento Cristiano de Liberación (MCL), Oswaldo Payá, cuya organización creó el Proyecto Varela que procuraba avanzar reformas democráticas, y falleció hace casi 9 años cuando su automóvil fue embestido por detrás por un vehículo de la dictadura que lo seguía.

El 11 de julio el senador Bob Menéndez leyó una declaración suya en el Comité de Relaciones Exteriores del Senado, expresando que ese era un día histórico de protestas por miles de cubanos que habían tomado las calles para solicitar el fin de la dictadura, quienes desafiando las continuas persecuciones se unían al clamor por vivir con seguridad y expresar sus opiniones libremente y sin temores. Que por décadas la dictadura ha utilizado la violencia y la represión para silenciar a su pueblo en lugar de permitir el libre ejercicio de la democracia y sus derechos básicos; que esto debe terminar, y la dictadura entender que Estados Unidos no tolerará el uso de la fuerza bruta para silenciar las aspiraciones del pueblo y continuará mostrando solidaridad con el valiente pueblo cubano que hoy arriesga sus vidas por un cambio en su país y un futuro de Patria y Vida.

El 12 de julio el representante Gregory W. Meeks, demócrata por el estado de New York y Presidente del Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes, leyó una declaración suya en relación con las protestas en Cuba. En la misma señala que alaba a los bravos manifestantes que en cualquier parte del mundo reclaman respeto por la democracia, incluyendo aquí en Estados Unidos. Que los cubanos enfrentan profundas penalidades por el impacto del Covid-19 en la salud y la economía, la enraizada cultura de corrupción e ineficiencia entre sus dirigentes y las duras sanciones impuestas por la administración Trump. Los cubanos están irritados y tienen derecho a expresar sus frustraciones a través de protestas pacíficas, lo cual es un derecho humano básico que debe ser respetado y no reprimido. Termina haciendo un llamado al presidente Biden para que alivie el sufrimiento en Cuba, eliminando las sanciones impuestas por Trump y ofreciendo ayuda humanitaria adicional y vacunas al pueblos cubano.

El 12 de julio el congresista James P. McGovern, Presidente del Comité de Reglas de la Cámara de Representantes publicó una declaración suya sobre las protestas en Cuba, instando al gobierno cubano a respetar las protestas pacíficas y legítimas. Dijo que aunque Estados Unidos ha dicho repetidamente que está con el pueblo cubano, aún no ha hecho nada por empoderar al pueblo de la Isla y por aliviar su sufrimiento; que los desacuerdos con el régimen cubano deben solucionarse mediante la diplomacia y la comunicación, no con sanciones que de manera desproporcionada dañan a las familias cubanas. Agregó que resulta profundamente decepcionante que el presidente Biden no haya revertido las órdenes ejecutivas de Trump que respaldan un embargo que sólo añade sufrimiento al pueblo cubano. Concluye instando a Biden a retomar el liderazgo en la región e inmediatamente revertir las mal intencionadas y contraproducentes políticas de Trump.

El 12 de julio el senador Patrick Leahy publicó en su sitio Web una amplia y detallada declaración suya en el Senado sobre la política de Estados Unidos hacia Cuba. Dijo que la demanda de libertades y oportunidades económicas expresadas por los cubanos en las calles, ilustran la amplitud de las carencias y el hambre, y la necesidad de cambios fundamentales. Mencionó la anunciada revisión de la política hacia Cuba y que ya se está a mediados de julio sin que nada se haya hecho. Encomió las políticas de Obama y los amplios resultados favorables que se obtuvieron para Cuba y para las relaciones entre ambos países. Que la actual política lo que ha hecho es fortalecer a los que dentro de Cuba mantienen las posiciones de línea dura y les brindan pretextos para reprimir las protestas, al tiempo que crean un vacío que está siendo llenado por Rusia y China. Que ya es hora de que Biden revierta las políticas de Trump que tanto dañan al pueblo cubano y nada hacen por avanzar la democracia y los derechos humanos. Aboga por el diálogo y el retorno a las negociaciones y menciona aquellos aspectos que deben inmediatamente restaurarse como los viajes, las remesas, la eliminación del Título III de la Helms-Burton, sacar a Cuba de la lista de países patrocinadores del terrorismo, etc.

El 13 de julio la representante Barbara Lee publicó en su sitio Web una declaración suya donde dice apoyar el derecho de los cubanos a protestar pacíficamente sin interferencias del gobierno, y que para aliviar las necesidades del pueblo cubano los Estados Unidos deben inmediatamente autorizar el envío de remesas y transacciones financieras a familiares en Cuba, así como ayudar en vacunas, jeringuillas y alimentos. Urge al presidente Biden a inmediatamente revertir las fallidas políticas de Trump que sólo han servido para dañar al pueblo. Dice que los desacuerdos deben enfrentarse mediante la diplomacia, incluyendo derechos humanos, intercambios comerciales, viajes y la economía.

El 13 de julio el senador Menéndez hizo unas declaraciones donde dijo que a raíz de las protestas del 11 de julio en Cuba, algunos cubanos fuera de la Isla, estaban solicitando una intervención militar de Estados Unidos, pero que no iba a haber intervención militar en Cuba, que ninguna administración lo había hecho, ni republicana ni la más anticomunista, que lo que sí iba a haber era respaldo al pueblo cubano. 

A raíz de los hechos del 11 de julio en Cuba, los senadores Marco Rubio, Ted Cruz y Rick Scott y los representantes Díaz-Balart, María Elvira Salazar, Giménez y otros, emitieron numerosas declaraciones, enviaron cartas al presidente Biden, a la embajadora de Estados Unidos en las Naciones Unidas, publicaron tuits e hicieron declaraciones a la prensa, condenando las «represiones, torturas, desaparecidos, presos ,etc. por el brutal régimen Castro/Díaz-Canel» y solicitando mantener las sanciones de la administración Trump y que se busque apoyo para condenar e imponer sanciones a Cuba entre otros países aliados de Estados Unidos en Europa y el Hemisferio Occidental. Algunos sugieren pasos concretos que Estados Unidos debe dar. Las declaraciones y mensajes son numerosos y similares. Destaca de manera singular la solicitud que hiciera un grupo de congresistas republicanos por estar encabezados por Kevin McCarthy que es el líder de la minoría republicana en la Cámara Baja, al presidente Biden, para que tomase acciones concretas a favor de la oposición en Cuba. McCarthy fue además a Miami con otros seis congresistas republicanos, permaneciendo allí dos días. Estuvo en una actividad en el museo de la Brigada 2506, mantuvo encuentros con exiliados cubanos, y celebraron un mitin en las afueras del restaurante cubano Versalles en la Pequeña Habana. Además de los congresistas de origen cubano en algunas actividades participaron el gobernador de la Florida Ron DeSantis, líderes del exilio cubano e influencers como Otaola. (EFE, Miami, 5 de agosto de 2021).

El 21 de septiembre el senador Menéndez envió una carta al Secretario de Estado Anthony Blinken donde le solicita que se lleve a cabo una campaña diplomática para poner fin al tráfico de médicos cubanos, que parece haber proliferado a causa de la pandemia y está presente hoy en al menos 20 países. En la carta le implora a Blinken que lleve a cabo una campaña internacional para acabar con esta práctica. Menciona concretamente a México donde dice hay mil profesionales de la salud y solicita se le pida que ponga fin a este programa. Solicita así mismo que se pida colaboración a los Secretarios Generales de la ONU y la OEA, y que se busquen fórmulas de ayudar a estos países a resolver sus problemas de salud sin necesidad de acudir a los cubanos.

El 24 de septiembre el representante demócrata por New Jersey de origen cubano, Albio Sires publicó una declaración suya donde dice que más de 400 cubanos continúan arbitrariamente detenidos por una de las dictaduras más represivas del mundo; que más de 5000 fueron detenidos tras las protestas de julio, cuyo único crimen había sido ejercer pacíficamente sus fundamentales derechos de reunión y expresión. Agrega que el pueblo cubano merece continuo e indudable apoyo, y aplaude la reciente resolución del Parlamento Europeo condenando la represión de las protestas por el régimen.

El 29 de septiembre los senadores republicanos por Florida marco Rubio y Rick Scott enviaron una carta al presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador cuestionando su decisión de invitar a la celebración por los Días de la Independencia de México al narco-dictador Nicolás Maduro y al títere de la dictadura cubana Miguel Díaz-Canel, y señalan que esperan que ello no sea indicativo de su abandono a los principios de respeto a la democracia y a libertad de su país. Dicen en la carta que Maduro está pendiente de ser encausado por el Departamento de Justicia de los EE.UU. por conspirar para exportar cocaína a Estados Unidos y debió haber sido extraditado a este país; y que legitimar al antidemocrático régimen cubano irrespeta al pueblo cubano en su lucha por la libertad.

El 22 de octubre el senador Rick Scott le envió una carta al Secretario de Estado Anthony Blinken solicitándole información sobre los esfuerzos de la administración Biden para investigar las acusaciones a la Organización Panamericana de la Salud (OPS) por su participación en el tráfico humano de profesionales de la salud cubanos. (sitio Web del senador Rick Scott, 22/10/21).

CONCLUSIONES

Han transcurrido 10 meses desde que en los primeros días del presente año comenzó a sesionar el 117 Congreso de los Estados Unidos de América, y los frutos que exhibe en relación con la política hacia Cuba no son otra cosa que el resultado de un gobierno con un Ejecutivo inerte y un Congreso incapacitado de moverse, debido a una polarización extrema entre dos fuerzas muy parejas, un Partido Demócrata no carente de contradicciones internas, y la actitud del Presidente Biden que envía al Legislativo, especialmente a los líderes de ambas cámaras y de los diferentes comités, señales de su decisión de no querer avanzar con Cuba en el rumbo prometido durante su campaña electoral, para que permanezcan firmes bajo su liderazgo y no actúen en la dirección opuesta.

Con excepción de determinadas asignaciones económicas para programas subversivos o relacionadas con la Base Naval de Guantánamo, incluidos en presupuestos de los Departamentos de Estado o Defensa, y contemplados en proyectos de leyes que necesariamente debían ser aprobados, ningún otro proyecto sobre Cuba presentado en algún comité ha conseguido aprobación en las dos Cámaras, ni ha sido convertido en ley.

En el 117 Congreso, el tema Cuba ha constituido esencialmente, en la práctica, un asunto de propaganda e influencia política. La propaganda ha sido obra, sobre todo, de los que se oponen al mejoramiento de las relaciones de los Estados Unidos con Cuba, y especialmente de los congresistas republicanos de origen cubano de la Florida con una amplia base de electores de esta procedencia, promocionando las políticas más reaccionarias implementadas por Trump y acusando de contraproducentes las implementadas por Obama a finales de su mandato.

En cuanto a la labor de influencia han sido también los congresistas de origen cubano, y en este caso no sólo los de la Florida, quienes de manera más amplia y agresiva han llevado a cabo acciones a favor de sus causas anticubanas, teniendo entre sus objetivos principales al presidente Biden y al Secretario de Estado Blinken, para que no se muevan un ápice de las políticas de Trump, e incluso en ocasiones, para que incrementen las sanciones contra la Isla. También constituyen objetivos importantes de éstos, los nuevos funcionarios nombrados por la administración Biden que requieren de ratificación por el Senado, y los que son llamados para rendir cuentas ante los congresistas en comités o subcomités. En otras ocasiones lo han sido mandatarios de terceros países, secretarios generales y otros líderes de organismos internacionales y regionales, etc.

Todos los congresistas que de una forma u otra se han manifestado a favor de cambiar el curso actual de las relaciones con Cuba llevando a cabo acciones de influencia han sido demócratas, y lo han hecho básicamente, por consideraciones de tipo político ajenas a intereses electorales. Sus cartas, declaraciones, comunicados, etc., en esencia, piden a la Administración el cumplimiento de sus promesas de campaña o el retorno a las políticas de la administración Obama.

Como se ven hoy las cosas, las perspectivas para el año próximo son muy similares a las del actual. El estado de las fuerzas internas del órgano legislativo permanecerá igual, ya que este año no habrá elecciones que cambien la composición del 118 Congreso. Por otra parte, el presidente Biden, cuya administración lleva meses estudiando las nuevas medidas a implementar, no parece decidido a dar pasos significativos ni promover, o que estimulen, acciones legislativas en una dirección positiva. 

Sin embargo, en noviembre del 2022, tendrán lugar elecciones congresionales de medio término, por lo que para los años 2023 y 2024 tendremos un mismo Presidente en el Ejecutivo, pero una probable composición diferente en el Congreso. Por lo tanto, es factible que se produzca un comportamiento diferente y quizás unos resultados también diferentes; en una dirección y con una fuerza que dependerá de la orientación y magnitud de los cambios que como resultado de esas elecciones ocurran en el estado de las fuerzas de los partidos Demócrata y Republicano en dicho órgano legislativo.

A poco más de un año, se hace sumamente difícil tener un pronóstico con margen de seguridad confiable. Sin embargo, contamos con antecedentes, algunas encuestas a tomar en cuenta, cosas que conocemos están ocurriendo en estos momentos y que sabemos que de alguna forma van a afectar los resultados en algunos lugares, y las opiniones de algunos destacados analistas. No es el objetivo de este trabajo profundizar en estos aspectos, pero sí hacer algunas observaciones preliminares.

Un factor que se conoce influye considerablemente en este tipo de elecciones es el nivel de aceptación que tiene en la ciudadanía el presidente del país. En este aspecto, aunque Biden hasta recientemente tenía un nivel de aceptación bastante alto, según las últimas encuestas, «en los últimos dos meses éste ha descendido considerablemente a un 43-44% debido fundamentalmente a la inflación, la Covid, el caos en la frontera y Afganistán. Por supuesto que, con más de un año para las elecciones, Biden tiene tiempo de recuperarse.»(1)    

El comportamiento de las anteriores elecciones de medio término nos proporciona información a tener en cuenta, y podemos ver que, salvo muy pocas excepciones, el partido que controla la Casa Blanca pierde en las mismas una considerable cantidad de asientos. Por ejemplo, en la Cámara de Representantes, «entre 1978 y 2018 hubo 11 elecciones de medio término y en 9 de ellas el partido que controlaba la Casa Blanca perdió como promedio 18 asientos» (2). Aunque ha habido excepciones, éste índice no es para nada despreciable.

Por otra parte sabemos que este es un año donde en los estados tienen lugar procesos de redistribución de distritos (gerrymandering); «que a los republicanos corresponde hacerlo en 187 distritos por 75 a los demócratas»(3); de la agresividad de los republicanos particularmente después de las elecciones del 2020 en que Trump planteó que hubo fraude, y de las nuevas leyes y regulaciones que los mismos están aprobando en algunos estados con gobiernos bajo su control para, con el pretexto de evitar que se cometan fraudes, dificultar, mediante determinados requisitos, el acceso a las urnas de los electores; algo que se conoce daña fundamentalmente a los demócratas.                                                                                                                                                 

Por las razones apuntadas, algunos especialistas y analistas están considerando como probable que la Cámara de Representantes pase a control republicano, ya que para ello bastaría con que apenas 5 asientos cambien de azul a rojo. En el Senado donde las fuerzas están parejas con 50 escaños para cada partido, las expectativas son menos claras considerando que los demócratas deberán defender 14 escaños por 20 el Partido Republicano.

Falta más de un año para las elecciones y las condiciones pueden variar, incluso radicalmente. No obstante, si se confirman, y los republicanos pasan a controlar las dos cámaras del Congreso, o sólo la de Representantes, la situación para Cuba puede cambiar, y sería a favor de las fuerzas que pretenden mantener el status actual o agravarlo. El Senado, con su composición actual de 50-50 o ligeramente inclinado hacia cualquiera de los dos partidos, en determinadas circunstancias, probablemente se mostraría a favor de aprobar ciertas acciones punitivas contra Cuba.

Ante un presumible cambio de este tipo en la correlación de fuerzas del Congreso, y con un Presidente queriendo mostrarse básicamente negativo en su política hacia Cuba, el gobierno de la Isla deberá recordar cuánta similitud podría hallarse en un momento dado entre Biden y el también demócrata Clinton; entre la Helms-Burton, especialmente el Título III, y la Democracia Act.; y entre el derribo de las avionetas de Hermanos al Rescate y cualquier provocación o situación, ante la que Cuba se considerase compulsada a emplear una acción de fuerza, que pudiera servir de pretexto para aplicar contra ella sanciones de mayor envergadura.

(1) Cohn, Nate, Oct.23, 2021, The Pessimistic Electorate Behind Biden´s Approval Ratings, The New York Times.

(2) Ciaño Zanetti, Carlos, Julio 30, 2021, Los Partidos Demócrata y Republicano del Siglo XXI, CIPI sitio web.

(3) Ciaño Zanetti, Carlos, Julio 30, 2021, Los Partidos Demócrata y Republicano del Siglo XXI, CIPI sitio web

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

Investigaciones:

González Delgado, Dalia, 2021, Demócratas-Republicanos-Demócratas: escenarios de la política hacia Cuba en el 117 Congreso de los Estados Unidos.

Ciaño Zanetti, Carlos, 2020, Congreso: Elecciones y Perspectivas con relación a Cuba.

Ciaño Zanetti, Carlos, 2020 Las Eleccions Congresionales del 2020 en Estados Unidos

Ciaño Zanetti, Carlos, 2021, Los Partidos Demócrata y Republicano del Siglo XXI.

Sitios Web Órganos del Congreso:

Congreso de los Estados Unidos

Senado de los Estados Unidos

Comité de Relaciones Exteriores del Senado

Comité de Finanzas del Senado

Comité de Servicios Armados del Senado

Comités de Asignaciones del Senado y de la Cámara de Representantes

Comités del Sistema Judicial del Senado y de la Cámara de Representantes

Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes

Sitios Web de congresistas:

Senador Bob Menéndez

Senador Patrick Leahy 

Senadora Amy Klobuchar

Senador Mark Warner

Senador Marco Rubio

Senador Ted Cruz

Senador Rick Scott

Rep. James McGovern

Rep. Mario Díaz-Balart

Rep. María Elvira Salazar 

Rep. Albio Sires 

Rep. Barbara Lee

Agencias, blogs y órganos de prensa:

Prensa Latina, EFE, Reuters, CNN, FOX, CBS, Granma, Trabajadores, Miami Herald, El Nuevo Herald, The New York Times, The Washington Post, The Washington Times, Duluth News Tribune, UNIVISION, WOLA, Voz de América, Cubadebate, ADNCUBA, gpo.gov, US News and World Report, Newsweek, CIBERCUBA, The Hill, The Nation, 14 y MEDIO, Cubadebate, Babalú, Cubanos por el Mundo, CQ News, The Washington Free Beacon, America TEVE, Periódico Cubano, Cuba Money Project, The Global Liberty Alliance.


Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.