Cargando...

Conflicto

Seguridad, Geopolítica, y Teoría de la Guerra desde la visión rusa. Papel de EE.UU. y la OTAN en el conflicto ruso-ucraniano

Otros autores: MSc. Elio Perera Pena, investigador del CIPI
abril 22, 2022   0
expansión de la OTAN

Crédito: BBC Press

Introducción

El intento estadounidense por extender y mantener su hegemonía en el ámbito de la Unión Europea y la OTAN, el lograr ventajas económicas mediante el desarrollo del Complejo Militar Industrial, y comerciales con la venta, fundamentalmente, de gas a Europa, unido al afán de intentar aislar a Rusia y a China, posibilitó que los Estados Unidos haya estimulado y se  aprovechara de la expansión de la OTAN hacia las fronteras cercanas a Rusia, para promover la idea dentro de la Unión Europea y la organización Trasatlántica de que Ucrania podía ser para Rusia, lo que en América Latina representa Colombia para Venezuela; al servicio de los Estados Unidos, un portaaviones para cercar y aislar al inmenso país eslavo  desde todos los ámbitos.

En ese intento, apoyaron el golpe de estado al presidente Yanukovich en el 2014. La presencia de la subsecretaria de estado de los Estados Unidos, Victoria Nuland, en Kiev, unido al injerencismo abierto de la embajada estadounidense en el apoyo a los grupos económicos ucranianos pro occidentales, representó no solo un cambio de la situación de intercambio y cooperación entre Rusia y Ucrania, sino también un peligro mayor para Rusia que se vio obligada a adoptar nuevas medidas en los órdenes, político, económico, militar, desarrollar nuevas tácticas en su doctrina de Seguridad y Defensa, para, no solo frenar el intento de la cercanía de las fuerzas de la OTAN y de los efectivos militares estadounidenses a las fronteras rusas, sino también para garantizar sus intereses nacionales, en pos de contener la amenaza belicista.

El articulo pretende los siguientes objetivos: analizar el interés hegemónico estadounidense en el acercamiento a las fronteras rusas mediante la estimulación a Europa y la OTAN, conocer los principales planteamientos recogidos en los documentos rectores rusos en el ámbito de Seguridad y Defensa, y esbozar algunas características de como en la actual situación de asedio a Rusia, esta nación aborda la teoría de la Guerra. El artículo centra su análisis hasta los primeros días de abril de 2022.

Geopolítica europea en asedio a Rusia

El reposicionamiento de Rusia como potencia regional coincidió con la presencia de los Estados Unidos en Irak y Afganistán, y con el acercamiento alemán a Rusia, en el orden comercial. Rusia desarrolló una red de oleoductos y gasoductos que la convirtieron no solo en el gran suministrador de petróleo y gas para Europa, sino también para los grandes centros económicos y demográficos del Asia Oriental (China, India, Japón, Corea del Sur). El orden unipolar, del poder mundial, iba cediendo al multipolar.

Debido a los cambios en la correlación geopolítica de fuerzas, surgieron nuevas tendencias de alineamiento de los países europeos. Así, el corredor europeo oriental que comprende los Estados Bálticos, Polonia, República Checa, Eslovaquia, Hungría, Rumania y Bulgaria, emergió como un área de contención entre Rusia y los Estados Unidos. Significa que la línea que dividía Europa entre los dos bloques de la Guerra Fría, se movió hacia el Este y los países a lo largo de esa línea son aliados de Occidente (Gutiérrez del Cid, 2021).

Mackinder y Brzezinski en la geopolítica europea

Lo sucedido entre Rusia y Ucrania obedece, fundamentalmente, a lo acontecido entre los Estados Unidos, Europa, y la existencia de Rusia como una potencia fortalecida. Puede explicarse a través de los postulados del padre de la visión geopolítica británica, Halford Mackinder[1], y de los enunciados del teórico estadounidense Zbigniew Brzezinski[2].

Para Mackinder, Eurasia posee un significado clave y se le denomina “isla-mundo”, un espacio vital de la geopolítica mundial. El centro de este territorio lleva el nombre de “heartland” (corazón de la tierra), cuya localización se contrapone al “rimland”, extensión poli céntrica en forma de mosaico.

El “heartland” está representado por Rusia y constituye un monolito encuadrado interna y externamente por un territorio denominado “media luna”. La media luna interna son los países a lo largo del perímetro marítimo de Eurasia, del Báltico al Pacífico. La media luna externa está formada sobre todo por los países anglosajones: Estados Unidos, Canadá y el Reino Unido.

La argumentación más importante de Mackinder consiste en que quien domine Europa Oriental controlará el “heartland”, la isla mundo y quien la posea someterá al mundo. Aunque el hemisferio ha cambiado mucho desde tales afirmaciones, éstas aún conservan la esencia del pensamiento geopolítico occidental que sigue percibiendo a Rusia como una amenaza (Gutiérrez del Cid, 2021).

En “El Gran Tablero Mundial: la supremacía estadounidense y sus imperativos geoestratégicos”, Brzezinski refleja los postulados fundamentales de la geopolítica occidental contemporánea, al analizar el diseño de contención bajo control estadounidense de los grandes centros de poder en el litoral de Eurasia después de la Guerra Fría: China, Irán, Turquía y los países de la Unión Europea. Para lograr este fin Brzezinski plantea, ampliar la influencia estadounidense en los territorios postsoviéticos y avanzar en el debilitamiento de Rusia.

Lo anterior explica como Ucrania, en el actual conflicto con Rusia, es utilizada para cumplir con los intereses imperiales, según las tesis ya definidas desde hace años por los tanques pensantes y por algunos de sus principales teóricos. Cercar, imposibilitar su desarrollo y frenar a Rusia, para, en consecuencia, dominar a Eurasia. De eso se trata, fundamentalmente si tenemos en cuenta que desde finales de la década del 90 el objetivo de la estrategia de Moscú, se centró en frenar el declive en el que estaba inmerso, su país, desde la caída de la otrora Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS).  

Es innegable que el ejército ruso se ha transformado para recobrar su papel como una de las principales fuerzas militares del planeta convirtiéndose en una organización más compacta, tecnificada, flexible y poderosa. Esa realidad unida a la estabilización económica y política que ha logrado el gigante euroasiático, constituye un difícil obstáculo a las pretensiones occidentales (EEUU) de dominar Eurasia.

Rusia y Ucrania. Antecedentes de un conflicto evitable

En la medida en que Europa Oriental ha actuado para contener el resurgimiento de una Rusia poderosa en la región, Moscú antes del conflicto con Ucrania había respondido con negociaciones comerciales con algunos países europeos, entre ellos Alemania, una táctica que fortalecía los nexos bilaterales con la Unión Europea. Pero el conflicto con Ucrania revertió esta situación.

La negativa de Ucrania a formar parte del Acuerdo de Asociación Oriental (según estimados ucranianos, el FMI elevaría en un 40 por ciento el precio del gas para consumo doméstico y congelaría salarios y pensiones, en detrimento del nivel adquisitivo de la población) molestó sobremanera a la Unión Europea puesto que la firma de ese Acuerdo significaría un punto de quiebre en las relaciones entre Rusia y Europa, y alteraría drásticamente el balance de poder en Europa del Este (Cordero, 2022).

El Acuerdo consistía en vincular económica y políticamente a Ucrania con la Unión Europea, socavando la influencia rusa, y su cancelación fue un retroceso para el avance de la Unión Europea. Rusia ofreció a Ucrania la rebaja de un 30 por ciento en el precio del gas, y un préstamo por quince mil millones de dólares.

La situación agudizó las tensiones geopolíticas entre Rusia y las potencias occidentales. El ministro de defensa ruso, Sergei Shoigu, confirmó un reporte del diario alemán Bild en el que se anotaba que Rusia había desplegado misiles balísticos nucleares Iskander en Kaliningrad, en la frontera con Polonia y los Estados Bálticos, para contrarrestar los misiles de los Estados Unidos desplegados a lo largo de la frontera con Polonia.

La firma de un acuerdo multilateral de libre comercio entre Rusia y Ucrania, en el 2013, fortaleció las intenciones de ambas naciones por conformar un espacio económico y de confianza mutua, desde 1992 habían firmado un acuerdo inicial de libre comercio. Rusia pretendía que Ucrania formara parte del Proyecto de la Unión Eurasiática, un nuevo esquema de integración para el espacio postsoviético.

El objetivo ruso-ucraniano era aumentar la cooperación en la producción de aviones, particularmente en proyectos concretos que abarcaban a los AH-124, AH-140 y AH-148, medios aéreos pertenecientes a la línea Antonov, y que Rusia y Ucrania venían produciendo conjuntamente desde hacía muchos años.

A partir del ya mencionado golpe de estado del 2014 el panorama bilateral se alteró de manera dramática, innumerables proyectos conjuntos de colaboración se paralizaron, entre ellos:

  • Producción de naves espaciales y de partes de helicópteros.
  • Servicios de mantenimiento a cohetes intercontinentales y partes de aviones.
  • Mantenimiento de misiles balísticos intercontinentales.
  • Construcción de turbinas a gas para barcos.
  • Construcción del ciclo de combustible para energía atómica de sus plantas de producción de energía eléctrica.

Este nuevo escenario impidió a la parte ucraniana la obtención de fuertes ganancias económicas. La invitación rusa a Ucrania para que se incorporara a una Unión Aduanera, con participación de otras naciones europeas, posibilitaría a los ucranianos comprar gas a precio preferencial, tres veces más económico, sin el impuesto de exportación, y el libre acceso de los productos ucranianos al mercado ruso, ingresar en Rusia sus productos alimentarios sin control sanitario, la unificación de reglamentos tecnológicos y la supresión de barreras comerciales.

Mientras que para Rusia era también importante puesto que dependía de partes y agregados fabricados en Ucrania para la construcción de aeronaves, y otros equipos. El rompimiento de nexos de producción entre ambos países representó un gasto para ambas naciones.

En el caso de Ucrania, aumentó la dependencia de la Unión Europea, y de los Estados Unidos con la desventaja de la no coincidencia de las líneas técnicas y en los estándares de producción en las industrias, muy atrasadas en relación con las naciones de la Unión Europea. Rusia, por su parte, se vio obligada a invertir 20 mil millones de dólares para equiparar la pérdida del intercambio comercial con Ucrania.

Rusia con esa situación deja de ser el más grande socio comercial de Kiev, por su posición geográfica en el Mar Negro, Ucrania es clave para el acceso marítimo de Rusia pues ahí se encuentra Crimea, y en ésta la Flota Rusa del Mar Negro, además de que constituye un acceso al Medio Oriente y al Cáucaso. Es ampliamente conocido que el 97 por ciento de la población de Crimea, mediante un referendo, votó a favor de la reincorporación a Rusia, cuestión a la que el gobierno ruso accedió por cuestiones, entre otras, de Seguridad Nacional.

Estrategia de Seguridad Nacional de la Federación de Rusia

Cuando se desintegra la Unión Soviética, Moscú intenta acercarse a la Unión Europea y a la OTAN para abrir un nuevo camino de coexistencia. A finales de mayo de 1992, Rusia hizo causa común con Occidente para la aprobación en el Consejo de Seguridad de la ONU de una resolución que imponía sanciones a Yugoslavia; sería esa la última ocasión en que Moscú alcanzara un acuerdo de forma natural y sin problemas con las potencias occidentales. A los pocos días, la mayoría parlamentaria en el Soviet Supremo pidió al ejecutivo ruso una actitud de mayor firmeza frente a los Estados Unidos.

En los años sucesivos, se acumularon las fricciones entre Rusia y Occidente, que se agravaron por la ampliación hacia el este de la Alianza Atlántica. Dicha ampliación que ha sido el eje central en lo sucesivo de las relaciones entre Occidente y Rusia, constituye la razón estratégica fundamental de que se haya desatado la operación militar especial rusa contra el territorio de Ucrania. Los Estados Unidos y la OTAN en su acercamiento a las fronteras rusas, se encargaron de enemistar sistemáticamente a Ucrania con Rusia, para aprovechar a sus antojos el amplio territorio ucraniano.

Desde los inicios del siglo XXI la Federación rusa ha estado advirtiendo sobre la expansión de la OTAN cerca de sus fronteras. Es obligado acudir a la historia y retomar las palabras del presidente Vladimir Putin cuando expresó en la Conferencia de Seguridad de Múnich en el 2007, “creo que es obvio que la expansión de la OTAN no tiene ninguna relación con la modernización de la propia Alianza ni con la garantía de la seguridad en Europa. Por el contrario, representa una grave provocación que reduce el nivel de confianza mutua. Y tenemos el derecho a preguntarnos: ¿contra quién va dirigida esta expansión? ¿y qué pasó con las garantías que nuestros socios occidentales hicieron después de la disolución del Pacto de Varsovia? ¿dónde están esas declaraciones hoy? Nadie las recuerda”.

Más adelante en el discurso dijo que “la expansión de los activos militares hasta la frontera rusa no está conectada de ninguna manera con las opciones democráticas de los estados individuales”. (Barrios, 2022).

Las lógicas preocupaciones del estadista ruso no fueron tomadas en cuenta en ese momento, en el 2009 fueron aceptados Albania y Croacia, en el 2017 Bosnia y Herzegovina, Georgia y Macedonia, entre otros que fueron incorporados mucho antes, como Polonia, Hungría, República Checa, Bulgaria, Estonia, Letonia, Lituania, Rumanía, Eslovaquia y Eslovenia, que evidentemente han posibilitado la imposición de un gigantesco cerco militar alrededor de Rusia. En los momentos de escribir estas notas otras naciones se debaten alrededor de este espinoso tema de continuar en la clara provocación de los Estados Unidos, como son los casos de Suecia, Finlandia, Serbia, y lamentablemente Ucrania (Ver Mapa).

Fuente: BBC Press.

El acercamiento de la OTAN a sus fronteras ha obligado a Rusia a modificar en varias ocasiones su Doctrina de Seguridad, y sus postulados en Defensa, para irla adecuando a las nuevas condiciones, dado el peligro potencial agresivo que representa esa expansión para la estabilidad del estado ruso.

Las tensiones de Rusia con Occidente se mantuvieron a pesar de la adhesión rusa a la Asociación para la Paz en junio de 1994, y del inicio de un nuevo nivel de entendimiento ruso-occidental con la firma del Acta Fundacional sobre las relaciones, la cooperación y la seguridad mutuas en mayo de 1997, así como con la constitución del Consejo Permanente Conjunto (López, 2022).

La adopción del Nuevo Concepto Estratégico de la Alianza en la cumbre de Washington, en 1999, y la intención manifiesta de la OTAN de intervenir en cualquier lugar del continente europeo en defensa de la estabilidad y los derechos humanos avivaron la observación y posterior reacción de Rusia ante tales intentos expansionistas.

El concepto de Seguridad Nacional recogido como Doctrina se va enriqueciendo desde la creación de la Federación de Rusia, y se llega a plasmar de forma más completa en la Estrategia de Seguridad Nacional del 2015; se enriquece aún más en la aprobada en julio del 2021.

Se conceptualiza a la Estrategia de Seguridad Nacional como un documento fundamental de planificación estratégica que determina, los intereses nacionales y las prioridades estratégicas de la Federación de Rusia, así como los fines, tareas y medidas en el ámbito de la política interior y exterior encaminadas a reforzar la seguridad nacional y a garantizar el desarrollo estable del país a largo plazo.

Queda plasmado el concepto de Seguridad Nacional como doctrina de la siguiente forma: el estado de protección de la persona, de la sociedad y del estado frente a amenazas internas y externas, gracias al cual se garantiza el ejercicio de los derechos constitucionales y libertades de los ciudadanos, con calidad y nivel de vida dignos, soberanía, independencia, integridad estatal y territorial, así como desarrollo socio económico de la Federación de Rusia (Savin, 2021).

La Seguridad Nacional incluye la defensa del país y todos los tipos de Seguridad previstos por la Constitución de la Federación, en particular la seguridad del estado, la informativa, la ecológica, la económica, la del transporte, la energética, y la seguridad de las personas; está íntimamente relacionada con la Estrategia de Desarrollo Socioeconómico. Es elaborada por el Consejo de Seguridad sobre la base de una previsión estratégica que incluye:

  • Valoración de riesgos y amenazas para la seguridad nacional de Rusia.  Creación de escenarios óptimos para hacer frente a los riesgos y amenazas
  • Previsión del probable estado del desarrollo económico social y de la seguridad nacional.
  • Valoración de la posición de Rusia en la comunidad mundial.
  • La inclusión de otros puntos a solicitud del Presidente o del Primer Ministro.

Ante la persistencia estadounidense y las crecientes sanciones provenientes de la Unión Europea contra Rusia, en la Estrategia de Seguridad Nacional se describen las principales amenazas:

  • el crecimiento del potencial militar de la OTAN y su orientación a funciones globales realizadas en violación al derecho internacional.
  • el acercamiento de la infraestructura militar de los países miembros de la OTAN a las fronteras de la Federación de Rusia por medio de la sistemática expansión del Bloque.
  • la desestabilización de la situación en determinados países y regiones y la ruptura de la estabilidad global y regional.
  • el despliegue y aumento de contingentes militares de países extranjeros (grupo de países) en territorios de países fronterizos con la Federación de Rusia y sus aliados y en aguas adyacentes entre otros objetivos con el de ejercer presión política y militar sobre la Federación.
  • creación y despliegue de sistemas estratégicos antimisiles que interfieren con la estabilidad global y desbalancean la correlación de fuerzas en la esfera nuclear con capacidad de un golpe global.
  • el despliegue de sistemas no nucleares de armas de alta precisión.

Fechas de tratamiento y aprobación de los principales documentos rusos de planificación estratégica en el ámbito de seguridad

 1(Yeltsin)*2(Putin)*3(Medvedev)*4(Putin)*5(Putin)*
Estrategia Seguridad Nacional          1997  2000     2009  2015  2021
Doctrina Militar          1993  2000     2010  2014  2021
Doctrina Marítima   2001   
Seguridad Informativa   2000    2021
Política Exterior   2000     2008   2013 
Lucha contraterrorista      2009 
Fuente: Elaboración de los autores con información de las Estrategias de Seguridad Nacional rusas.

Contexto en que se aprueban dichos documentos:

1(Yeltsin)*: Aprovechamiento de la herencia soviética. Desarrollo del aparato normativo del nuevo estado ruso.

2(Putin)*: Comienzo de la presidencia de Vladimir Putin. Creación de un sistema de documentos de planificación estratégica.Lecciones de los conflictos yugoslavos.

3(Medvedev)*: Ligera corrección de rumbo, para adaptarlo a las nuevas realidades del mundo a finales de la primera década del siglo XXI.Primeras lecciones del conflicto con Georgia en 2008 y de las revoluciones de colores.

4(Putin)*: Conflicto de Ucrania.Rusia se prepara para un largo período de confrontación con Occidente.

5(Putin)*: Se intensifica el accionar agresivo de los Estados Unidos y la OTAN.Avanza el acercamiento de fuerzas de la OTAN a las fronteras rusas, y se acrecienta el régimen de sanciones contra Rusia.

Intereses rusos, según la Estrategia de Seguridad Nacional

Estrategia 2015Estrategia 2021 (aprobada después de enmiendas a la Constitución)
Defensa del país, orden constitucional, soberanía, independencia.Defensa del país, fortalecimiento de la condición de Estado soberano y resistencia a los intentos de ejercer presión externa.
Unidad nacional, estabilidad social y política, desarrollo democrático.Unidad nacional, estabilidad social y política, desarrollo democrático.
Calidad de vida de la población, salud, demografía.Calidad de vida de la población, salud, demografía.
Cultura, valores tradicionales rusos.Cultura, valores tradicionales rusos.
Competitividad de la economía rusa.Competitividad de la economía rusa.
Consolidación de Rusia como una de las grandes potencias mundiales.Consolidación de Rusia como una de las grandes potencias mundiales. Rusia se define como un estado social gobernado por el imperio de la Ley.
 Nuevos centros de poder que están provocando cambios en la estructura del orden mundial.
 Cooperación multilateral sin líneas divisorias bajo el rol central de coordinación de la ONU.
 Liderazgo moral y creación de una base ideológica atractiva para un futuro orden mundial.
 Desarrollo de la Seguridad de la Información.
Fuente: Elaboración de los autores con información de las Estrategias de Seguridad Nacional rusas.

Del análisis de los documentos anteriores, encontramos que Ucrania se menciona solamente dos veces, la primera en la Estrategia 2009 como límite fronterizo con Rusia, y la segunda en la Estrategia 2015, en la que Rusia critica el golpe de estado a Yanukovich, y el afán instigador contra Rusia por los Estados Unidos y la Unión Europea. Por lo tanto, aun después del golpe de estado y la situación de boicot contra Rusia, el ejecutivo de Vladimir Putin no tiene considerada a Ucrania, por sí sola como nación, una amenaza a la seguridad nacional, al menos públicamente (Palacios, Arana, 2021).

Lo anterior lo refuerzan las declaraciones del ministro de Relaciones Exteriores Serguei Lavrov durante un intercambio con estudiantes y profesores del Instituto Superior de Relaciones Internacionales de Moscú, marzo 2022, en el sentido de que “la situación actual no se trata tanto de Ucrania, sino al deseo de Estados Unidos de dominar al mundo” (Sputniknews, 2022).

Enfatizó Lavrov, en que “Occidente comenzó a exigir el respeto del orden mundial basado en reglas, pero esas reglas no existen, se crean para cada caso específico. Buscan la contención de cualquier competidor o de los que se comporten de manera independiente en el escenario mundial. Ahora es Rusia; China se avecina. Ucrania fue elegida como herramienta para reprimir la independencia rusa” (Sputniknews, 2022).

Visión rusa sobre la doctrina militar y la teoría de la guerra

La conceptualización de la doctrina militar rusa actual proviene del Diccionario Enciclopédico Militar de 1987; “un sistema de enfoques sobre la esencia, finalidades y carácter de una posible guerra futura, sobre la preparación del país para ella y sobre las formas de conducirla”. Consta de dos aspectos estrechamente relacionados, el sociopolítico y el técnico militar. El sociopolítico, reflejo de la naturaleza de clase y las finalidades políticas del Estado. El aspecto técnico militar, subordinado al sociopolítico, abarca las cuestiones directamente relacionadas con la organización de las fuerzas armadas, su dotación e instrucción, así como las formas de conducción de las operaciones militares y de la guerra en su conjunto (Palacios, Arana, 2021).

Salvo en el mencionado Diccionario, no se recogió el concepto en ningún documento oficial, se convirtió en un compendio de sobreentendidos, lo bastante flexibles como para admitir en todo momento una lectura adaptada a las necesidades políticas coyunturales.

El mariscal Ajromeyiev[3], en una entrevista publicada en 1987, se refirió a este concepto como un sistema de puntos de vista fundamentales, desde el punto de vista defensivo, sobre la esencia y la prevención de la guerra (Ortega, 2021).

En la década del 90, desde la Academia de Ciencias Militares, se debatió reiteradamente sobre el concepto y los diferentes tipos de amenazas o riesgos posibles a enfrentar por la Federación; en el 2000 se retoma esa conceptualización de doctrina militar, y se le define entonces de la siguiente forma: “conjunto de posturas oficiales que determinan los fundamentos político militares, estratégicos militares y económico militares de la garantía de la seguridad militar de la Federación de Rusia”. En esta conceptualización desaparece toda referencia expresa a la guerra, incluso a la prevención de la guerra, y la conceptualización de esta doctrina comienza a reflejarse en las formulaciones de las Estrategias de Seguridad Nacional.

En debates sucesivos, se recoge desde la propia academia militar la posibilidad de que las fuerzas armadas apoyen a las fuerzas de Ministerio del Interior en el enfrentamiento a posibles disturbios internos, algo que estaba sucediendo en la práctica pero que no estaba recogido ni en la doctrina militar ni en la Estrategia de Seguridad Nacional.

Consecuencia de múltiples debates teóricos sobre los asuntos de la defensa, se elabora la doctrina militar del 1993 (no se cuestiona nada de lo que aparecía conceptualizado anteriormente) en la que además del apoyo a las fuerzas del Ministerio del Interior, se enumeran las siguientes fuentes de riesgo:

  • Las armas nucleares de otras potencias, orientadas contra Rusia. El peligro de la proliferación del armamento nuclear.
  • La política a largo plazo de las grandes potencias, cuyo objetivo es limitar la independencia de Rusia actuando desde dentro, mediante el fomento del terrorismo y de los conflictos internos o fronterizos. Aspiraciones de dominar el mundo por parte de algunos países.
  • Existencia de fuertes concentraciones militares en la proximidad de las fronteras rusas. Ampliación de la OTAN.

Como se aprecia, las directrices contenidas obedecen mucho más al ámbito político diplomático que al puramente militar, y el planteamiento desde el punto de vista político es completamente enfocado en el aspecto defensivo de la Federación.

En el 2000 se analiza en la Academia de Ciencias Militares rusa la doctrina militar, y se incorporan los aspectos anteriormente mencionados al concepto de Política de Seguridad, aprobado el 17 de diciembre de 1999, que a su vez posteriormente se agrega al concepto ruso de Política Exterior. Este último concepto refuerza la idea de que en la escena internacional se observan dos tendencias enfrentadas: la unipolar liderada por los Estados Unidos y sus aliados; y la multipolar.

El nuevo concepto acoge que, objetivamente existe una comunidad de intereses entre Rusia y otros estados en muchos problemas de seguridad internacional, incluyendo la resistencia a la proliferación de armas de destrucción masiva, la prevención y resolución de conflictos internacionales, la lucha contra el terrorismo internacional y el tráfico de drogas y reitera que, algunos estados han incrementado sus esfuerzos para debilitar la posición de Rusia, entre otros, en los terrenos político, económico y militar.

Estos intentos, señala el concepto de Política Exterior, de ignorar los intereses de Rusia en el tratamiento de los principales problemas de las relaciones multilaterales, incluyendo las situaciones de conflictos, pueden minar la seguridad y la estabilidad global, y ralentizar los cambios positivos en las relaciones internacionales.

Desde el Occidente, los teóricos militares señalan que lo que prima en Rusia desde el punto de vista militar, es la llamada Doctrina Gerasimov (Calderón, 2020). Al respecto, Valeri Gerasimov[4] enfatiza: “Actualmente en la época de la globalización, del debilitamiento de las fronteras entre estados, del desarrollo de los medios de comunicación, el cambio de las formas de resolver las contradicciones entre estados ha pasado a ser un factor de la máxima importancia. En los conflictos contemporáneos es cada vez más frecuente que se dé prioridad a un uso conjunto de medidas de carácter no militar, políticas, económicas, informativas y de otro tipo, que se ponen en práctica con el sostén de la fuerza militar. Las mismas leyes de guerra han cambiado. El papel que desempeñan los medios no militares para lograr metas políticas y estratégicas ha aumentado y, en muchos casos, ha superado el poder de la fuerza de las armas en cuanto a su eficacia. El valor de la ciencia está en la capacidad de prever lo que sucederá o podría suceder en el futuro” (Coalson, 2014).

A pesar de lo expresado por teóricos occidentales, no hemos encontrado referencias explicitas a que prime, ni la llamada teoría Gerasimov[5], ni la denominada guerra de sexta generación, esbozada por algunos teóricos rusos en la década del 90, en el siglo pasado (Thomas, 2017).  

En la Estrategia de Seguridad Nacional rusa del 2021 no se menciona el vocablo guerra; se habla de la Defensa de la Federación, identificadas en ese ámbito las siguientes prioridades (Savin, 2021):  

  • Estar atentos a las acciones injerencistas desde el exterior; fundamentalmente de los Estados Unidos y la OTAN.
  • Contrarrestar otros intentos desde el exterior, que intenten influir en la situación interna rusa, aprovechando diversos problemas y dificultades socioeconómicas.
  • Trabajar en el campo de la Información, como elemento de fortalecimiento de la soberanía.
  • Detectar y desmantelar el efecto que puedan derivarse del empleo por el enemigo de tecnologías y equipos de comunicación para provocar la vulnerabilidad en los recursos rusos de información.
  • Establecer una constante interacción entre las autoridades públicas, las organizaciones y la sociedad civil, conjuntamente con los servicios de inteligencia y el ejecutivo ruso al máximo nivel.

La Operación Militar Especial rusa en Ucrania encaja con el esquema teórico del Realismo. Rusia denunció, en múltiples ocasiones, que la expansión de la OTAN hacia el este estaba socavando su seguridad. La expansión de la OTAN muestra que ni los Estados Unidos ni los países europeos se tomaron en serio el problema ruso de seguridad. Consideraron que la decisión de entrar en la alianza incumbía únicamente al país que lo pedía (Ucrania), sin hacerse cargo de la amenaza que representa para Rusia.

Teóricos realistas como John Mearsheimer[6], han argumentado con fuerza que la expansión de la OTAN ha sido un error. Mearsheimer argumenta que no hay nada sorprendente en la reacción de Rusia: para garantizar su seguridad ha hecho lo que habría hecho cualquier potencia militar en condiciones similares (Marwege, Rebecca, 2022).

Vladimir Putin ha declarado que la operación militar contra Ucrania fue inevitable, ante la expansión de la OTAN hacia el este, no le quedó más remedio que atacar Ucrania para proteger la región de habla rusa de Donbass, e insistió en que sus fuerzas están ayudando a los oprimidos en las regiones separatistas de Ucrania. “Por un lado, estamos ayudando y salvando a la gente, y por el otro simplemente estamos tomando medidas para garantizar la seguridad de Rusia” (BBC News Mundo, 2022).

Conclusiones

El conflicto bélico entre Rusia y Ucrania no es el eje central de lo que sucede actualmente como peligro para la estabilidad internacional. Lo primordial en ese sentido es la expansión de las fuerzas de la OTAN, estimulada por la injerencia estadounidense, a las fuerzas de la Alianza y al conglomerado de la Unión Europea. Ahora es Ucrania, mañana el pretexto puede ser China, u otra nación.

A pesar de las denuncias rusas, reiteradas en el sentido de amenazas o riesgos para su seguridad nacional, la doctrina militar rusa mantiene un sentido defensivo en cuanto a espíritu de materialización; la palabra guerra no aparece en los documentos rectores actuales.

La doctrina militar rusa ha sido objeto de análisis, en ocasiones distorsionado, por teóricos occidentales, puesto que han dado por sentado que la fuerza mayor en el ámbito de defensa lo conforman la llamada teoría Gerasimov enfilada hacia la guerra hibrida tal y como se entiende en el mundo occidental, o los planteamientos de otros teóricos en el sentido de guerra de sexta generación. Los autores no encontraron un solo documento desde la óptica rusa que hiciera mención a la absolutización de dichos planteamientos.

Es curioso cómo a pesar de ser Rusia una nación fuertemente asediada, sus principales postulados en Defensa se recogen en las diferentes Estrategias de Seguridad Nacional, y no se particularizan en la conformación de una Teoría definida de la Guerra que responda como enfrentamiento a las amenazas que la circundan.

Bibliografía

BBC News Mundo. Guerra en Ucrania: Putin dice que las conversaciones de paz con los ucranianos están en un callejón sin salida. 12.4.2022. Recuperado el 23.3.2022.

BBC Press- Mapa. Expansión de la OTAN.

Baqués, Josep. Rusia y la Zona Gris. En Estrategia Militar. Revista Ejércitos. www.revistaejercitos.com Recuperado el 20.3.2022.

Barrios, Lucía. Advertencia de Putin en Múnich sobre la expansión de OTAN debe ser tomada en serio. 10.2.2022. En https://mundo.sputniknews.com Recuperado el 24.3.2022.

Bermúdez, Ángel. 3 claves que explican por qué Ucrania es tan importante para Rusia. BBC News Mundo. En www-bbc-com.cdn.ampproject.org. Recuperado el 28.3.2022.

Calderón, Marcelo Javier. El Pensamiento Militar de Valery Gerasimov sobre los actuales conflictos armados (2011-2015). Revista Estrategia. Recuperado el 21.3.2022.

Caldora, Enzo. El vaticinio de Henry Kissinger sobre la guerra de Ucrania y Rusia. En PolíticaHoy. Políticahoy-com.cdn.ampproject.org. Recuperado el 1.4.2022.

Coalson, Robert. Editor traductor de intervención del General Valery Gerasimov. Tomado de la Revista Military-Industrial Kurier. Publicado y revisado de Voienno-Promysehlenny Kurier. 21.6.2014. En Military Review. Recuperado el 24.3.2022.

Cordero, Álvaro. Historia de Ucrania: una nación marcada por su relación con Rusia. 4.3.2022. En www.france24.com Recuperado el 2.4.2022.

Gutiérrez del Cid, Ana Teresa. Las claves del conflicto entre Rusia y Occidente después de Crimea y el conflicto con Ucrania. En Foro Internacional.  forointernacional.colmex.mx. 14.8.2021. Recuperado el 3.4.2022.

López Bejarano, Joaquín Mauricio. La expansión de la OTAN en Europa, uno de los puntos de Putin para iniciar la invasión. En www.larepublica.co Recuperado el 20.3.2022.

Ortega, Andrés. La actitud de la URSS ante el desarme, consecuencia de una evolución de su doctrina. 5.12.87. El País. En https://elpais.com Recuperado el 18.3.2022.

Marwege, Rebecca. ¿O qué tiene de malo la narrativa realista en Ucrania? Foreign Affairs Latinoamérica. marzo 2022. En https://revistafal.com Recuperado el 18.3.2022.

Mearsheimer, John. The Tragedy of Great Power Politics. 2001. En https://www.britannica.com Recuperado el 20.3.2022.

Palacios, José Miguel. La Doctrina Gerasimov: Segunda Entrega. Traduccion publicada el 11.4.2016. Tomada del Voienno-Promysehlenny Kurier. Publicado por el Grupo de Estudios en Seguridad Internacional. GESI. En www.seguridadinternacional.es Recuperado el 26.3.2022.

Palacios, José Miguel. Paloma Arana. Doctrina militar rusa: herencia soviética, realidades postsoviéticas, perspectiva europea. En Fundación CIDOB. www.cidob.org Revista No 59. P.81-103. 3-2021. Recuperado el 20.3.2022.  

Ruiz-Healy, Eduardo. Para entender a Putin hay que leer a Kissinger. En El Economista. En www-eleconomista-com-mx.cdn.ampproject.org. 25.2.2022. Recuperado el 1.4.2022.

Sánchez-Cuenca, Ignacio. ¿Qué puede decir la teoría sobre la guerra de Ucrania? 5.3.2022. En CTXT Contexto y Acción. En Básico ctxt.es. Recuperado el 27.3.2022.

Savin, Leonid. La nueva Estrategia de Seguridad Nacional de Rusia. Instituto de Política Internacional. En politicainternacional.com.mx. 15.7.2021. Recuperado el 2.4.2022.

Sputniknews. Lo que pasa ahora no se refiere a Ucrania, sino al deseo de Estados Unidos de dominar el mundo. Declaraciones de Serguei Lavrov a estudiantes del Instituto de Relaciones Internacionales de Moscú. 23.3.2022. En https://mundo.sputniknews.com Recuperado el 23.3.2022. 

Thomas, Timothy. Coronel US Army. El carácter evolutivo de cómo Rusia hace la guerra. Revista Military Review. 31.10.2017. En www.armyupress.army Recuperado el 20.3.2022.

Wilhelm Tom. Planteamiento de las Fuerzas Armadas rusas sobre el empleo de la influencia en períodos de competencia. En Influencia Rusa. En Wilhelm-SPA-Q2-2021-A.pdf 4-2021. Recuperado el 19.3.2022.


[1] Halford John Mackinder. Geopolítico y geógrafo inglés. Nacido el 15 de febrero de 1861. Considerado padre de la visión geopolítica británica.

[2] Zbigniew Kazimierz Brzezinski. Politólogo estadounidense de origen polaco. Consejero de Seguridad Nacional del gobierno de James Carter.

[3] Serguei Ajromeyev. Mariscal de la Unión Soviética. Fue Jefe de Estado Mayor del Ejército.

[4] Valeri Vasilievich Gerasimov. General ruso. Jefe de Estado Mayor de las Fuerzas Armadas de Rusia. Primer viceministro de Defensa.

[5] Es típico achacar una teoría nueva, con el sello de cada uno de los jefes de Estado Mayor. Sin embargo, esto no está respaldado por los documentos oficiales rusos.

[6] John J. Mearsheimer. Profesor de Ciencias Políticas en la Universidad de Chicago. Teórico de las Relaciones Internacionales. Considerado miembro de la escuela neorrealista en Relaciones Internacionales.


Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.