Cargando...

La batalla por el Presupuesto de Defensa de EE UU.

mayo 18, 2021   0

Recientemente, el gobierno del actual presidente Joe Biden presentó ante el Congreso de los Estados Unidos (EE.UU.) su propuesta de presupuesto del Estado para el año fiscal 2022 (FY 2022 según las siglas en inglés). La discusión sobre el presupuesto es un proceso que se realiza todos los años; en las diferentes instancias del principal órgano legislativo de esa nación, donde se discuten los montos de las asignaciones de fondos para los diferentes Departamentos, Agencias, programas, etc, en que se va a invertir el dinero de los contribuyentes de la nación más rica y poderosa del mundo.

No siempre los diferentes legisladores (de ambos partidos) defienden con igual intensidad los fondos que se asignan a cuestiones de interés nacional, en comparación con aquellos que benefician a regiones o áreas que pueden representarles votos para ser reelectos, o que pueden ser asignados a empresas que contribuyen generosamente a sus campañas electorales, o que en muchas ocasiones les ofrecen lo que se conoce como “puerta giratoria (revolving door)”, ya que muchos congresistas y funcionarios gubernamentales norteamericanos han trabajado en empresas del llamado Complejo Militar Industrial (CMI), ó cuando concluyen su mandato pasan a formar parte de las directivas de muchas de esas empresas.

Una de las asignaciones más grandes dentro del presupuesto de EE.UU. desde hace muchos años es la destinada a “la defensa”, que incluye el presupuesto del Departamento de Defensa (DOD) de ese país, y el de otras instituciones que tienen relación con asuntos de la denominada “seguridad nacional”.

De acuerdo a la tabla número uno, página 39 de dicho documento, para el presupuesto del FY 2022 se solicitan un billón 521 mil millones de dólares, de los cuales 753 mil millones de dólares estarán destinados a la defensa, y 769 mil millones de dólares a las demás asignaciones; según esa misma tabla, para el presupuesto del FY 2021 (vigente hasta el 30 de Septiembre de este año), se aprobaron 1 billón 591 mil millones de dólares, de ellos, 740,5 mil millones para la defensa.

El dinero solicitado para los gastos de defensa representa un incremento del 1,68 % respecto al presupuesto aprobado para el año fiscal en curso, manteniendo la tendencia al crecimiento registrado en años anteriores, especialmente durante la anterior administración de Donald Trump. De acuerdo a los documentos consultados, ese gasto equivale al 3,3% del PIB de ese país; comparativamente, según los datos del Instituto de Estudios sobre la Paz Internacional de Estocolmo (SIPRI por las siglas en inglés) disponibles, en el año 2020 el gasto militar de EE.UU. equivalió al 3,7% de su PIB, el de la República Popular China (RPCH) al 1,7 % de su PIB, y el de la Federación de Rusia al 4,3 %

Si se compara los datos anteriores con el reporte presentado recientemente por el SIPRI, se puede constatar que EE.UU, es la nación que invierte más dinero a nivel mundial en los asuntos militares o relacionados con la defensa. Textualmente plantearon en un comunicado de prensa hecho público el 26 de Abril de 2021: En 2020, el gasto militar de EE. UU. llegó a los 778 mil millones de dólares estimados, que representan un incremento del 4,4 % respecto a 2019. Como país con el mayor gasto militar del mundo, EE. UU. contabilizó el 39 % del total de 2020. Este fue el tercer año de crecimiento consecutivo del gasto militar estadounidense, después de siete años de reducciones continuadas.

De acuerdo a los datos obtenidos por el autor en la base de datos del SIPRI, el gasto militar de EE.UU. en el 2020 fue equivalente a tres veces el gasto militar del país que ocupó el segundo lugar en ese “ranking” (la RPCH con 252 mil 232 millones de dólares)    y superior a la sumatoria de los gastos militares de los doce países que siguen en ese rubro, de acuerdo a los cálculos hechos por el autor según los datos que ofrece la base de datos citada, y que ascendieron a  760 mil 514 millones de dólares.

Si se va a las regiones o continentes, de acuerdo a la base de datos que el autor ha estado citando, la zona de mayor gasto militar fue América del Norte (donde se incluye EE.UU.),  con 783 mil millones de dólares; le siguió Asia, con  519 mil millones de dólares (inferior al gasto de EE.UU. en mas de 200 mil millones de dólares); Europa, con 378 mil millones de dólares (aproximadamente la mitad de lo que gastó EE.UU.); América Latina y África tuvieron gastos poco significativos, y la base de datos no ofrece datos sobre el gasto militar del Medio Oriente,

Según cálculos del autor, y restando al total mundial de gastos militares en el año 2020 (un billón 981 mil millones de dólares de acuerdo a los datos del SIPRI), los gastos militares de América del Norte, Asia y Europa, en el resto del planeta se gastron 301 mil millones de dólares en aspectos relacionados con los asuntos militares (regiones donde vive mas de la mitad de la población del planeta).

Si se suma a todo esto que EE.UU. es considerado la principal potencia militar del planeta, de acuerdo a los estimados de diferentes “tanques pensantes” internacionales: (junto a la Federación de Rusia tienen más del 90% de todas las armas nucleares existentes actualmente), posee las mayores fuerzas aéreas y navales (entre ellos, más de la mitad de todos los portaaviones existentes, y todos son más grandes y llevan más aviones que ningún otro buque de ese tipo en cualquier otro país del mundo), además de ser el único país del mundo que tiene bases militares en todos los continentes (de acuerdo al Reporte sobre Estructura de Bases del Departamento de Defensa del año 2018, último disponible, las FF.AA. de EE.UU. tienen 111 bases militares en 8 territorios bajo soberanía norteamericana fuera del territorio continental de EE.UU., y 514 bases en 45 países extranjeros[i]; algunas fuentes hablan de 800 bases militares, pero no hemos encontrado documentos que  confirmen esa información).

Cualquiera de las personas que han tenido la paciencia de leer hasta aquí, pudiera pensar que en Washington y otros sitios de EE.UU. deben tener una gran tranquilidad, pensando que su poderío militar los resguarda de cualquier amenaza.

Pues realmente no es así. Inmediatamente que fue hecho público el proyecto de presupuesto de defensa comenzaron a surgir críticos expresando que el incremento  del 1,68 % del gasto de defensa previsto (unos 28 mil 500 millones de dólares, equivalente al gasto militar de Italia en el año 2020, que ocupó el lugar 11 a nivel mundial) eran totalmente insuficientes, y que se necesitaban incrementos de entre el 3 y el 5% anuales en los próximos 5-10 años para evitar ser superados por China, Rusia, Irán, la República Popular Democrática de Corea (RPDC) u otro cualquier país.

En particular, un conocido tanque pensante estadounidense de la vertiente más conservadora, la HERITAGE FOUNDATION, hizo severas críticas a esta propuesta de presupuesto, planteando que: El presupuesto de defensa de la Administración Biden no cubre los gastos para operar y mantener la actual estructura de fuerzas , y mucho menos hace las  inversiones necesarias para seguir modernizando la fuerza. (…) El presupuesto de defensa propuesto por la Administración Biden obligaría al Departamento de Defensa a reducir el músculo para poder cumplir con todas las misiones añadidas y el aumento de los costes de personal con un presupuesto limitado. Afortunadamente,  el Congreso desempeña un papel importante en la dotación de recursos la defensa nacional y puede actuar para corregir los errores  en este esquema de presupuesto de defensa. 

Otros “think tanks” norteamericanos, como el CSIS (Centro para Estudios Estratégicos  e Internacionales, Center for Strategic and International Studies) hacen conclusiones similares.

En los últimos tiempos, en determinados círculos políticos, académicos e incluso en una parte de la prensa norteamericana,  se han hecho comunes determinados criterios sobre la declinación del poderío global y del dominio a nivel planetario de la principal superpotencia imperialista. Ello contrasta con otras voces, sobre todo de los principales gobernantes de ese país, que alardean acerca de la fuerza y el papel global de esa nación, especialmente en el plano militar.

Como actuales competidores objeto de la preocupación de los círculos de poder estadounidenses,  se señalan la ya mencionada RPCH y la Federación de Rusia (FR), que son presentadas como potencias rivales que pretenden variar el status global, favorable al dominio imperialista norteamericano y de sus aliados, con lo cual el papel de “liderazgo” ejercido por EE.UU. sería sustituido por un orden mundial “multipolar”; así como se hace mención, regresando a la terminología que utilizaba la administración de George W. Bush, de un grupo de llamados “estados villanos”: La RPDC y la República Islámica de Irán.

El anteriormente citado “Think Tank” estadounidense, la Fundación Heritage, considerado de extrema derecha (dentro de los propios cánones norteamericanos, donde cualquier idea tímidamente progresista es fichada como “izquierdista”, “socialista” o peor aún, “comunista”), elabora cada año un extenso y detallado informe sobre las capacidades militares y de  dominio de los EE.UU., denominado índice de la Fuerza Militar de los EE. UU.

En dicho documento, de más de 500 páginas en formato pdf, se dice textualmente que: las Fuerzas Armadas de EE. UU. son sólo marginalmente capaces de satisfacer las demandas de defender los intereses nacionales vitales de Estados Unidos»[ii]. Según dicho documento, la actual estructura, composición y capacidades de las FF.AA. de la principal superpotencia imperialista a nivel planetario no garantizan que la misma sea capaz de vencer a eventuales adversarios en dos teatros de operaciones militares de forma simultánea o casi simultánea. El autor significa que se refieren a regiones fuera del territorio de EE.UU., o sea, en Europa, Asia, Medio Oriente, África, América Latina, etc.; pudiera pensarse que EE.UU. prevé estar en guerra con todo el mundo, pues en todo el planeta están los “intereses nacionales” de EE.UU.; incluso más allá, considerando que ya tienen un Comando Espacial.

En el mencionado documento, además de hacer un detallado análisis de las capacidades militares de EE.UU., se hacen extensas valoraciones sobre los llamados “rivales estratégicos” ya señalados anteriormente, así como la situación de las diferentes regiones del planeta, las principales alianzas de EE.UU. y otros elementos.

En la misma cuerda,  el recientemente emitido Reporte Anual de Amenazas  presentado por la Directora de Inteligencia Nacional de EE.UU., en determinados aspectos, siguiendo la tendencia manifiesta en otros sectores de los EE.UU., como son algunos llamados “tanques pensantes”, se magnifican a nuestro criterio acciones o avances de determinados países, especialmente políticas internacionales o el desarrollo militar de países como la RPCH p Rusia, por poner ejemplos; esto puede estar vinculado a la necesidad de tener “enemigos”, para evitar que el imperio se “acomode”.

Igualmente, tales magnificaciones pueden tener como objetivo influir en la conducta de aliados y socios en regiones de especial interés para EE.UU., como lo son el llamado Indo Pacífico ó Europa, respecto a aquellos países o fenómenos que preocupan a las élites norteamericanas, y que estos perciben como “amenazas”.

CONCLUSIONES

Dentro de las élites de poder estadounidense existen preocupaciones derivadas del avance económico de la RPCH y otras naciones, así como de las capacidades militares y otro tipo en renglones donde se consideraba que la superpotencia imperialista tenía una superioridad incontestable.

Además, el llamado CMI estadounidense, por mucho el mayor del planeta, tiene importantes nexos en la estructura gubernamental de esa nación, y se beneficia de las multimillonarias adquisiciones de armas y servicios que hacen las FF.AA. de ese país, que son las que reciben más fondos a nivel mundial.

Por ello, diferentes políticos y tanques pensantes norteamericanos critican y consideran insuficientes los gastos previstos para la “defensa”  en la propuesta de presupuesto para el FY 2022, por lo que es previsible que en los próximos meses se desarrollen acalorados debates en los diferentes comités y en los plenos de la Cámara de Representantes respecto a la asignación de dinero para más armas y sistemas de destrucción, en lugar de asignar dinero para paliar las necesidades de una parte importante de la población del país más rico del mundo.

Finalmente, el autor considera que estas discusiones reflejan aquellos aspectos que son de importancia para las élites que gobiernan EE.UU. en especial aquellos países y fenómenos considerados como amenazas para el denominado “liderazgo” a nivel global como principal potencia imperialista, cuestión persistente en diferentes documentos y reportes emitidos por sus agencias y tanques pensantes, y que no deben variar mientras exista el sistema imperialista en nuestro planeta.

BIBLIOGRAFÍA

Department of Defense. Base Structure Report FY 2018 BASELINE , Página DoD 7, Washington,2018  (https://www.acq.osd.mil/eie/Downloads/ BSI/Base%20Structure%20Report%20FY18.pdf   )

Kurt M. Campbell y Rush Doshi The China Challenge Can Help America Avert Decline. Foreign Affairs, 3 de diciembre de 2020 (https://www.foreignaffairs.com/articles/china/2020-12-03/china-challenge-can-help-america-avert-decline)

Office of the Director of National Intelligence. Annual Threat Assesment of the US Intelligence Community. Washington, April 9, 2021 https://www.dni.gov/ files/ODNI/documents/assessments/ATA-2021-Unclassified-Report.pdf

Office of the Director of National Intelligence. Remarks as prepared for delivery by The Honorable Avril Haines Director of National Intelligence. Washington, April 14, 2021 (https://www.odni.gov/files/documents/ Newsroom/ Testimonies/ 2021-04-14-ATA-Opening-Statement-FINAL.pdf )

 SIPRI Military Expenditure Database. Stockholm, 26 Abril 2021 (  https://sipri.org/sites/default/files/Data%20for%20world%20regions%20from%201988%E2%80%932020%20%28pdf%29.pdf)

SIPRI PRESS RELEASE. En 2020, el gasto militar mundial creció hasta los casi 2 billones de dólares. Stockholm, 26 Abril 2021, (https://sipri.org/sites/default/files/2021-04/sipri_milex_press_release_esp.pdf)

SIPRI. Trends in International Arms Transfers, 2019. Stockholm, March 2020 (https://www.sipri.org/sites/default/files/2020-03/fs_2003_at_2019.pdf)

The Heritage Foundation, 2021 Index of U.S. Military Strength,  Washington, November 2020. (https://www.heritage.org/sites/default/files/2020-11/2021_IndexOfUSMilitaryStrength _WEB_0.pdf )

The Heritage Foundation, The Administration’s FY 2022 Defense Budget Outline, Washington, April 10, 2021. (https://www.heritage.org/defense/report/the-administrations-fy-2022-defense-budget-outline )

 The White House. The National Security Strategy of the United States of America.   Washington, December 2017 (https://www.whitehouse.gov/wp-content/uploads/2017/12/NSS-Final-12-18-2017-0905.pdf)                                                                                                                                                                                                           


[i] Department of Defense Base Structure Report FY 2018 Baseline, página DoD 7

[ii] The Heritage Foundation, 2021 Index of U.S. Military Strength,  página 9. (https://www.heritage.org/sites/default/files/2020-11/2021_IndexOfUSMilitaryStrength _WEB_0.pdf )


Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.